Economía

Medio siglo alimentando al detalle en Zaragoza

Mercasa y el Ayuntamiento de la ciudad firmaban el 9 de febrero de 1968 la constitución de la sociedad que daría lugar a la unidad alimentaria.

Intensa actividad en el mercado central de frutas y hortalizas de Mercazaragoza.
Guillermo Mestre

A las 12.00 del 9 de febrero de 1968 en el salón de comisiones del Ayuntamiento de Zaragoza, el alcalde de la ciudad, Cesáreo Alierta, y el vicepresidente segundo de Mercasa, José Luis Morés Marrodán, firmaban el acta por la que quedaba constituida la sociedad mixta que haría realidad la construcción de la "unidad alimentaria" de la capital aragonesa. Así comenzó la historia de Mercazaragoza. Y así la recogía HERALDO, que señalaba entonces que dichas instalaciones estarían situadas en 35 hectáreas de terreno entre la carretera de Castellón y la línea férrea de Madrid y Barcelona y en ellas "quedarán agrupados los mercados central de frutas y verduras, de carnes y pescados, matadero, un instituto para la mejor enseñanza del aprovechamiento de las carnes, frigoríficos, apartaderos y cuanto sea preciso para la mejor comercialización y distribución de artículos perecederos de consumo y de primera necesidad en buenas condiciones higiénicas y con posibles ventajas económicas para el público".

Cinco décadas después y una trayectoria cuajada de decisiones y propuestas estratégicas han transformado aquella unidad alimentaria en la más importante plataforma del sector agroalimentario del valle del Ebro. Eso sí, sin perder la esencia de aquel mercado de abastos de frenética actividad (especialmente nocturna) que ahora alberga a más de 150 empresas, que abastece a más de 1.700 detallistas y en la que unas 4.000 personas realizan diariamente su labor ya sea en trabajos de producción, de transformación y, por supuesto, de distribución.

Muchos han sido los significativos cambios que ha vivido Mercazaragoza durante estos 50 años en los que se ha preparado para ser una plataforma de vanguardia, tecnificada y preparada para abastecer a cualquier tipo de mercado por los más diversos modelos de transporte. Prueba de ello es que aquella empresa que nació con una duración determinada –exactamente 50 años– celebra este aniversario ya convertida en una empresa de duración indefinida.

En continuo crecimiento

Si algo ha caracterizado la andadura de Mercazaragoza durante este medio siglo es su constante mejora, modernización y crecimiento. Son numerosas las fechas señaladas en su calendario. En 1972 de inauguraba el complejo y con él su mercado central de frutas de hortalizas. Cuatro años después llegaría el matadero, aunque este no se pondría en marcha hasta 1980 y que en 1986 lograría las homologaciones necesarias y exigidas para exportar a la entonces Comunidad Económica Europea. A estas dos unidades se uniría en 1984 el mercado de pescados completando así el servicio al sector mayorista.

Una fecha destacada en la historia de esta plataforma agroalimentaria fue la constitución de la Terminal Marítima de Zaragoza (TMZ) de la que Mercazaragoza es accionista mayoritario. Corría el año 2001 y esta infraestructura conectada de forma directa con los puertos de toda España y desde la que se pueden mover contenedores bajo temperatura controlada ha permitido añadir a la ya importante plataforma logística agroalimentaria el calificativo de exportadora. Seis años después se creaba y se ponía en marcha la terminal ferroviaria de la TMZ y dos años después y ante el éxito que alcanzaba su actividad se decidía acometer una ampliación de las vías. Y no ha dejado de actuar en esta infraestructura en los últimos años. En 2014 la plancha de maniobras de la terminal marítima ganaba otros 12.000 metros cuadrados y dos años después se volvía a acometer una nueva ampliación para dar respuesta al aumento de la actividad y se ponía en marcha un canal de frío para la logística de mercancías con temperatura controlada.

Negocios y mercados

2003 también supuso un hito para el mercado de abastos. Como prueba del dinamismo del sector agroalimentario el 5 de junio de aquel año se inauguraba Centrorigen, unas modernas instalaciones que ocupan 1.800 metros cuadrados en el Centro de Negocios de Mercazaragoza para potenciar la comercialización de los productos aragoneses de calidad.

La trayectoria de Mercazaragoza no se entendería sin el apoyo que esta empresa presta al sector detallista. Lo ha hecho durante este medio siglo con la gestión y remodelación de los mercados públicos, como San Vicente de Paúl, Mercado Central y Valdespartera, del que es propietaria.

Proyectos de futuro

Sus responsables no han concretado todavía cómo celebrarán tal efemérides, pero mientras soplan las 50 velas que conmemoran su existencia, la más importante plataforma agroalimentaria del valle del Ebro ya está sentando las bases para afianzar su futuro.

Así encara este recién estrenado 2018 con el objetivo de diseñar su nuevo plan estratégico, aquel que recogerá las actuaciones a desarrollar hasta 2022.

Será también este año cuando comience la construcción del nuevo matadero de porcino. Una inversión de seis millones de euros que permitirá a Mercazaragoza disponer de un edificio, aledaño al matadero actual, de 1.450 metros cuadrados construidos en dos plantas y diseñado para mejorar la calidad del faenado y minimizar el espacio necesario, y que tendrá en cuenta la posibilidad de nuevas ampliaciones, modificaciones legislativas o mecanizaciones.

Y además este ejercicio será el que impulse la necesaria ampliación de Mercazaragoza, en 100.000 m2 en el corto plazo y en unos 300.000 en el medio plazo.

Etiquetas
Comentarios