Despliega el menú
Economía

Claves tras la caída del Dow Jones

Las bolsas europeas bajaban a media jornada en torno al 2%. Tal y como sostiene el director general de Abante Asesores Gestión, cuando las bolsas americanas "estornudan", en Europa "nos acabamos constipando".

El IBEX 35, principal indicador de la bolsa española, se situaba a mediodía a la cabeza de las caídas en Europa.
El IBEX 35, principal indicador de la bolsa española, se situaba a mediodía a la cabeza de las caídas en Europa.
Emilio Naranjo/EFE

El Dow Jones, el principal indicador de Wall Street, sufrió este lunes la mayor caída de su historia. A lo largo de la sesión llegó a perder más de 1.500 puntos y solo se recuperó parcialmente poco antes del cierre. Ocurrió el mismo día en que Jerome Powelll tomó posesión del cargo de nuevo presidente de la Reserva Federal estadounidense en sustitución de Janet Yellen. Ante un día de momentos de pánico en la Bolsa de Nueva York, la Casa Blanca intentó tranquilizar a los mercados y subrayó que el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, está centrado en las señales “de largo plazo” sobre la salud económica del país. “Estos indicadores siguen siendo excepcionalmente sólidos, con un crecimiento económico que se está fortaleciendo, una tasa de desempleo históricamente baja y un aumento de salarios para los trabajadores estadounidenses”, indicó la portavoz de la Casa Blanca, Sarah Huckabee Sanders. Ante esta jornada bursátil horribilis cabe preguntarse qué repercusión tiene en el resto del mundo porque, como dice Joaquín Casasús, director general de Abante Asesores Gestión, cuando las bolsas americanas “estornudan” en Europa “nos acabamos constipando”.

1. Caídas de las bolsas. En Japón, el índice Nikkei de la Bolsa de Tokio ha cerrado hoy la sesión con una caída del 4,73%, la peor desde el mes de noviembre de 2016 y equivale a la pérdida de 1.071,84 puntos arrastrado por el ‘lunes negro’ vivido en Wall Street. También en China, el índice de referencia de la Bolsa de Shanghái cerró la sesión con un retroceso del 3,35% (situándose en los 3.370, 65 puntos). Mientras, las bolsas europeas a media jornada moderaron las pérdidas y bajaban en torno al 2%. El Ibex 35, principal indicador de la Bolsa española, se situaba a la cabeza de las caídas en Europa y a las 13.30 retrocedía un 2,82% (se mantenía por debajo de los 9.900 puntos). “Después de mucho tiempo de tranquilidad, una caída fuerte como la registrada en Estados Unidos es como un terremoto y luego tiene alguna réplica”, señala Casasús, quien advierte que la situación no se tranquiliza al día siguiente “sino que tiene ciertos coletazos”. “Es probable que durante unos días o un tiempo veamos el mercado un poco más nervioso hasta que se termine de limpiar”, apunta. “La economía y las empresas americanas van a seguir haciéndolo bien este año. Pero sobre todo pienso que en Europa, donde el ciclo está mucho menos maduro y llevamos menos tiempo de recuperación, todavía el recorrido a mejorar es mayor. Soy bastante optimista con cómo va a ir la economía en Europa y, por tanto, eso repercutirá en que las compañías y los beneficios empresariales lo hagan bien”, indica. Además, considera que más allá de estas “sondas expansivas” después de una caída es una buena oportunidad de compra.

2. Subida de tipos de interés e inflación. El experto financiero de Abante Asesores Gestión avanza que Estados Unidos va a subir los tipos de interés. “Pero lo hará tal y como estaba previsto porque la economía lo está haciendo muy bien y la inflación está normalizada. Es compatible que suban los tipos gradualmente con que la economía lo vaya haciendo bien”, dice. En cuanto a Europa, estima que dicha subida no se va a producir de manera inminente. “No hay síntomas de inflación, que es lo que preocupa en EE. UU. Con lo cual estoy razonablemente tranquilo”, señala. Joaquín Casasús cree que el mercado americano necesitaba “alguna excusa” como explicación a la caída bursátil de este lunes. “Se han registrado más de 400 sesiones sin que la bolsa cayera más de un 5%, lo cual es muy atípico. El viernes salió un dato en la economía americana que refuerza la idea de que las cosas van bien: se creó más empleo del que se esperaba y los salarios aumentaron más de lo que el mercado estaba esperando. Eso que a priori es una buena noticia, el mercado le pudo dar una segunda lectura: esto va a hacer que suba la inflación y que la Reserva Federal tenga que aumentar los tipos de interés más de la cuenta. Fue una excusa como otra cualquiera”, asegura. “No creo que el problema de la inflación sea muy grande ni que la Fed tenga que subir los tipos muy a lo bestia”, indica.

Etiquetas
Comentarios