Despliega el menú
Economía

Teka invierte 20 millones en una plataforma nueva de hornos en su fábrica de Zaragoza

El objetivo es una mayor eficiencia en los procesos para que sean flexibles y se adapten mejor a la demanda. La exportación representa el 60% de las ventas y el mercado doméstico, el 40%.

Un operario ayer en la fábrica de Teka en Zaragoza, que produce hornos para todo el mundo.
Un operario ayer en la fábrica de Teka en Zaragoza, que produce hornos para todo el mundo.
Enrique Navarro

El grupo alemán Teka Industrial ha ejecutado estos tres últimos años una inversión de 20 millones en su fábrica de Zaragoza para dotarla de una plataforma industrial de hornos completamente automatizada que permite fabricar cualquier tipo de horno que hay en el mercado. Si la antigua línea solo permitía una referencia, la plataforma actual es polivalente y las puede hacer todas de distintos tamaños y diseños. Así lo destacó ayer Jaime Ruiz de Azagra, director general de esta planta, cuyo equipo humano ha desarrollado un esfuerzo "tremendo", dijo, para optimizar los procesos, reubicar la antigua línea y hacerle sitio al nuevo equipamiento sin parar la producción.

"Es la inversión más potente de los últimos años, la mitad ha sido para costear la moderna línea de soldadura. Y nos va a permitir seguir la tendencia de crecimiento que llevamos impulsada sobre todo por la exportación, ya que el mercado doméstico supone un 40% de nuestras ventas y los mercados de fuera el 60%", indicó el directivo, que recordó que además la planta zaragozana es desde 2005 centro de competencia en I+D+i en la sección de hornos para todo el grupo a nivel mundial. "Toda la tecnología está aquí y eso es muy importante ya que fabricamos piezas también para otras plantas del grupo", añadió.

Producir 500.000 unidades

La fábrica de Teka en Zaragoza –heredera de la antigua Industrias Zala, que en los años 70 pasó a convertirse en Industrias Lackey y tras integrarse en Teka, acabaría siendo absorbida del todo en 2009– suma 295 empleos directos (incluidos una treintena de ETT). En 2015 se fabricaron unos 306.400 hornos, el año pasado esa cifra bajo un poquito por el arranque de la nueva plataforma y tener que acoplar los dos procesos el antiguo y el nuevo. De hecho, este año todavía será de transición, explicaron desde la compañía, si bien la expectativa es alcanzar las 500.000 unidades de todo tipo de hornos, principalmente el eléctrico y el de gas. A la vuelta del verano, la estrategia pasa por lanzar la gama más alta, la marca Küpperbusch y fabricarla sobre todo para el mercado alemán, adelantó el director general de Teka en Zaragoza. Lo que se pretende, explicó, con la nueva plataforma industrial es mejorar la competitividad del producto sobre todo en mercados internacionales y ganar en eficiencia disponiendo de procesos de fabricación flexibles y adaptables a la demanda. Además de hornos, las instalaciones para estampación, conformado y soldadura de la fábrica de Teka en Zaragoza permiten producir piezas para otras plantas como la de Simeco en Turquía o atender otro tipo de pedidos como planchas de hierro fundido para cocinas, tubos para estufas, microondas, campanas, etc.

La plataforma industrial de hornos que el grupo alemán con 93 años de existencia tiene en Zaragoza representa una de las líneas de negocio más importantes. Pablo Rodríguez, director industrial global de Teka, explicó que el peso de la fábrica zaragozana, que cuenta con 23.248 metros cuadrados de fábrica y 3.000 de oficinas, en el negocio de Teka Industrial, es del 11%. La fabricación de hornos, junto con el encastre de productos de integración para encimera y campanas es "muy relevante" para el grupo industrial, añadió Rodríguez, que precisó que la primera es la fabricación de barriles tanto para cervezas como para la industria farmacéutica y todo tipo de usos industriales. "La nueva plataforma de hornos nos permitirá un alto nivel de eficiencia industrial", subrayó el ejecutivo, que estuvo también al frente de la planta de Zaragoza y que ahora ocupa un puesto más alto al llevar el control y calidad de 15 fábricas de este grupo industrial alemán que tiene 24 plantas repartidas en tres continentes y 4.671 trabajadores en el mundo.

La búsqueda de la eficiencia

"Como está ahora la fábrica no se parece en nada a la que teníamos hace un par de años", añadió el director de la planta, Jaime Ruiz De Azagra. "Tenemos todo automatizado y podemos saber, también en control remoto, lo que se está produciendo en cada momento y resolver problemas en tiempo real". Asimismo, agradeció contar con "muy buenos profesionales" que han hecho posible esta inversión, que en 2015 el consejo de Gobierno de Aragón declaró de interés autonómico permitiéndoles una tramitación urgente de permisos.

Con una facturación global de Teka industrial de unos 700 millones, la planta zaragozana alcanzó en 2015 una cifra de ventas cercana a los 50 millones, mientras que en 2014 se quedó en 43,23 millones frente a los 63 que llegó a facturar en 2008. Los datos del pasado ejercicio están todavía pendientes de recabar. Aunque lleven cuatro años creciendo todavía no se está en el volumen de negocio de antes de la crisis, si bien, dijeron desde la compañía, la inversión ejecutada permitirá crecer más en exportación y atender un mayor número de pedidos.

Desde el comité de empresa, recordaron que los sacrificios asumidos por la plantilla durante los años de la crisis, han permitido también afianzar un futuro de crecimiento para la fábrica de Teka en Zaragoza.

Etiquetas
Comentarios