Despliega el menú
Economía
Suscríbete

PSA se compromete a mantener los acuerdos de Opel en Europa si adquiere la compañía

El presidente del grupo de Peugeot dice que trabajará con los sindicatos para crear un "campeón europeo con raíces francesas y alemanas". El comité valora que acepte que Opel siga siendo una empresa independiente.

Logos de Opel y PSA.
Logos de Opel y PSA.
Afp

El presidente del grupo PSA Peugeot Citroën, Carlos Tavares, se ha propuesto allanar el camino para la adquisición de la filial europea de General Motors y, a tenor de las declaraciones de las partes afectadas, parece que lo está consiguiendo. El directivo portugués se reunió el lunes con representantes del comité europeo de Opel/Vauxhall, encabezados por Wolfgang Schäfer-Klug, y ahí se comprometió por primera vez públicamente a "respetar los acuerdos existentes en todos los países europeos" si se materializa la operación y se mostró dispuesto a "continuar con el proceso de diálogo de todas las partes implicadas".

PSA y el propio comité europeo de GM dieron cuenta del encuentro ayer en una nota de prensa conjunta en la que ambos pusieron de manifiesto "la voluntad de ambas partes de iniciar un diálogo sobre el futuro de Opel y de sus empleados", reconociendo que tienen como objetivo común "preparar el relanzamiento de la empresa" –es decir, trabajar para que ponga fin a 16 años de números rojos– "y de sus marcas emblemáticas (Opel en el continente europeo y Vauxhall en el Reino Unido).

"El grupo PSA tiene la intención de colaborar estrechamente con los representantes del personal de Opel (presentes en la reunión del lunes) y de IG Metall para encontrar, juntos, el camino que permita crear junto con la dirección de Opel un campeón europeo con raíces francesas y alemanas que posibilite proteger a la empresa y a sus trabajadores".

En el comunicado se recoge el compromiso de PSA de mantener los acuerdos previos de Opel después de que las partes hablaran de contactos "desarrollados en un clima de confianza y transparencia" y abordaran "el impacto que la compra potencial de Opel/Vauxhall por PSA tendría sobre los acuerdos ya existentes, la continuidad de las fábricas y la garantía de empleos". En la nota no se habla de fechas, pero el diario francés ‘Le Figaro’ publicó hace unos días que el compromiso es, al menos, hasta 2019.

De esa manera se puede concluir que de momento se mantendría la continuidad de todas las plantas (el Gobierno alemán ha hablado de las de su territorio, pero se entiende que todas las demás, incluida la española de Figueruelas), así como de los planes de inversiones y modelos, sobre todo de los más inmediatos.

Plataformas conjuntas

Este mismo año, GM y PSA lanzan dos modelos que comparten plataforma en la factoría aragonesa de GM en uno de los tres proyectos de la alianza firmada en 2012 por ambas compañías, el ‘crossover’ Opel Crossland X, que se producirá en serie desde la segunda quincena de abril, y el sucesor del C3 Picasso, que se lanzará a finales de agosto y cuyo nombre no ha sido desvelado por PSA. Los otros dos proyectos son el del Grandland X (que sustituye al Zafira) y el sucesor del Peugeot 308, que se harán en la planta de Peugeot en Sochaux (Francia) y el de los vehículos industriales Citroën Berlingo, Peugeot Partner y Opel Combo, que se ensamblarán en Vigo.

Nada se dijo en el comunicado, pero se entiende que también deberían respetarse otros acuerdos de inversión y planes de producción, entre ellos el traslado de la producción del Mokka de Zaragoza a Eisenach y el del Adam de esa planta alemana a la aragonesa, previstos en 2019. Así puede entenderse si, como sí recoge el comunicado conjunto enviado ayer a los medios, PSA cuenta con aceptar que Opel siga siendo una empresa independiente, según palabras de Wolfgang Schäfer-Klug, que valora el compromiso expresado por Carlos Tavares en ese sentido. "Los representantes de los empleados compartimos ese interés", indicó el responsable sindical alemán. "Por tanto, estamos dispuestos a estudiar todas las oportunidades para un potencial acercamiento", añadió.

Los sindicatos de la factoría de GM en Figueruelas mantienen su silencio y se limitan a reenviar a la prensa las notas que rubrica el comité europeo de Opel, constatando así que ese es el punto de vista que defienden en el proceso abierto entre GM y PSA para revisar su alianza y estudiar la posible venta de Opel.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión