Despliega el menú
Economía

España crecerá el 0,7 % en el cuarto trimestre

El Banco de España prevé que la economía mantenga este ritmo de crecimiento gracias a la buena evolución de la demanda interna.

El Banco de España en una imagen de archivo.
El Banco de España en una imagen de archivo
Efe

El Banco de España prevé que la economía mantenga un ritmo de crecimiento del 0,7 % en el cuarto trimestre gracias a la buena evolución de la demanda interna y, en especial, al dinamismo del consumo de los hogares.

La entidad explica en su boletín económico mensual que la fortaleza del consumo de las familias es consecuencia de la prolongación del intenso proceso de generación de empleo y de la persistencia de unas condiciones financieras favorables. El empleo sigue aumentando a tasas elevadas que están en línea con el crecimiento de la economía y que al cierre del año serán del 0,7 % intertrimestral y del 3,1 % interanual.

Según el Banco de España, el consumo de los hogares en el cuarto trimestre subirá el 0,6 %, a lo que se sumará una mejora de la situación patrimonial de las familias, así como de su riqueza neta, impulsada fundamentalmente por la revalorización de la vivienda.

La inversión empresarialestá recobrando un mayor dinamismo en los últimos meses del año, tras el frenazo registrado en el tercer trimestre, con un avance trimestral que se acercará al 1%, al tiempo que seguirá mejorando también la situación patrimonial de las empresas no financieras.

La inversión en construcción y la residencial se están reactivando también en un contexto de mayor dinamismo de los visados de obra nueva y de aumento de la venta de viviendas, sobre todo de segunda mano, tanto a ciudadanos extranjeros como a residentes españoles.

El Banco de España recalca que la información del cuarto trimestre del sector exterior es aún muy limitada, pero apunta a un aumento del comercio con el resto del mundo, tras la notable desaceleración en el verano, sobre todo en los flujos de exportaciones e importaciones con las economías emergentes. No obstante, la aportación del sector exterior en el cuarto trimestre será nula, con lo que todo el crecimiento trimestral (0,7%) será aportado íntegramente por la demanda interna (consumo e inversión).

El boletín destaca que la incertidumbre acerca del rumbo de las políticas económicas ha empezado a aminorar con la constitución del nuevo Gobierno, sobre todo en el terreno fiscal tras la reciente aprobación del decreto ley que reforma el impuesto de sociedades, sube los tributos sobre el alcohol y el tabaco e incrementa las bases máximas de cotización a la Seguridad Social. Estas medidas deberían contribuir "a una reducción apreciable" del déficit público en 2017, cuyo objetivo se sitúa en el 3,1% del PIB, después de que en 2016 descendiera al 4,4% del PIB, dos décimas por debajo de la meta comprometida, avanzó el Banco de España en sus últimas proyecciones macroeconómicas.

Las medidas pueden llevar aparejado "algún coste de corto plazo en términos de actividad", pero la entidad considera que la corrección del desequilibrio presupuestario es prioritaria para atenuar la vulnerabilidad de la economía española, dada su dependencia de la financiación exterior. Asimismo, señala que siguen las dudas en el ámbito de la definición de la agenda de reformas estructurales, "necesarias para elevar el ritmo de expansión de la actividad y de creación de empleo de manera duradera".

El coste de los préstamos bancarios a hogares y empresas no muestran cambios apreciables hasta el momento, aunque la actividad crediticia se está desacelerando, lo que la entidad achaca a la caída de demanda de crédito bancario por parte de las empresas, que recurren en mayor medida a fuentes alternativas de financiación.

Los precios de consumo mantienen su progresivo ritmo de avance, tras el retorno a tasas interanuales positivas desde septiembre, lo que se debe al encarecimiento de los precios de la energía, mientras que los de los alimentos y los bienes industriales se están ralentizando.

Etiquetas
Comentarios