Despliega el menú
Economía
Suscríbete

Varios testigos dicen que se ofrecieron viviendas con descuentos a directivos

La Audiencia Provincial de Zaragoza ha retomado el juicio contra dos directivos de la CAI con las declaraciones de 8 testigos.

Juicio a tres exdirectivos de CAI.
Empieza el juicio a tres exdirectivos de CAI por administración desleal
José Miguel Marco

Varios testigos que han declarado en el juicio por administración desleal contra dos ex altos cargos de CAI han asegurado que no solo se ofrecieron viviendas con descuentos a los dos procesados, sino también a otros directivos de esta entidad financiera.

La Audiencia Provincial de Zaragoza ha retomado con la declaración de ocho testigos el juicio contra Tomás García Montes, director general de CAI entre 2005 y 2009, Javier Alfaro, exdirectivo de la entidad, y Ramón Marrero, socio en el negocio inmobiliario de la caja en Andalucía y exconsejero socialista de la Junta andaluza.

Se les juzga por un presunto delito de administración desleal por el que la fiscalía solicita 3 años de cárcel para cada uno y una fianza conjunta de 18 millones de euros, por la compra con descuentos del 50 por ciento de dos viviendas.

La investigación se inició en 2012 a raíz de una denuncia de la CAI -absorbida en 2014 por Ibercaja- por la compra de dos pisos en El Puerto de Santa María (Cádiz) por García Montes y Alfaro, cuya promoción y administración correspondía a la entidad financiera, y adquirieron con una rebaja de en torno a un 50 % (algo más de 220.000 euros), así como por cuatro facturas libradas supuestamente por dos sociedades participadas por CAI por una viaje a Egipto por cerca de 200.000 euros.

Además, se denunció una operación de reestructuración de los negocios participados por CAI Inmuebles y Marrero el verano de 2009 que supuso según la fiscalía y la entidad un perjuicio a la caja de 12,6 millones de euros.

José Luis Paesa, trabajador de CAI durante más 35 años y consejero a partir del año 2010 de la empresa Arcai, una de las 69 sociedades participadas por CAI Inmuebles, ha declarado hoy se sabía "suficientemente" que existía una oferta para adquirir viviendas para directivos.

Ha corroborado que además de García Montes y Alfaro compraron en la promoción de Cádiz otros directivos, mientras que el director general de la caja anterior a García Montes, Luis Calvera, y otro alto cargo lo hicieron en otra promoción en Estepona (Málaga) y que fue "una idea de la dirección general de Zaragoza" que altos directivos de la CAI pudieran comprar viviendas con determinadas ventajas económicas.

También ha declarado respecto a los viajes que hacían los directivos de CAI y de las participadas que era una "costumbre" y ha subrayado, en relación con la reestructuración de las sociedades con Marrero que el acuerdo que se alcanzó fue "la mejor" solución para la caja y que de no haberse hecho en aquel momento "el quebrando habría sido mucho mayor".

Otro empleado de la CAI y consejero de Arcai y CAI Inmuebles, Eusebio Cezón, ha asegurado que los descuentos a los directivos se aplicaron en todos los casos, y se conocía en la entidad; que los viajes incluso para empleados era un "tema común" en el sector y que desconoce si se compensó a Marrero por la reestructuración con un millón de euros más 500.000 para sufragar sus gastos fiscales.

En la sesión también ha declarado Julián Puente Paniagua, quien fuera director del departamento de Vivienda de CAI, que el también quiso comprar una vivienda a precio ventajoso y que se le respetó el precio del inicio de la promoción, en coincidencia con lo manifestado ayer por García Montes y Alfaro.

Raimundo García Figueras, que fue cinco años director de Recursos Humanos de CAI y estuvo en la oficina de la entidad en El Puerto de Santa María, ha asegurado que el acuerdo de reestructuración de las empresas con Marrero fue bueno para CAI Inmuebles pero un "palo durísimo" para el empresario, que su opinión "podía haber obtenido más".

Asimismo, ha declarado el presidente del consejo de administración de CAI entre 2008 y 2010, Antonio Aznar, quien ha manifestado que el despido de García Montes en 2009 se debió a unas relaciones con el personal "insostenibles", no a irregularidades en la entidad.

García Montes y Alfaro adquirieron las viviendas en 2007, año en el que Aznar era vicepresidente primero de la entidad, y ha asegurado que a él no le llegó que existía la posibilidad de comparar viviendas con un descuento del 50 %.

Respecto a los viajes, Aznar ha indicado que no era habitual en las sociedades participadas pero sí para los miembros del consejo de administración de CAI, como una medida de mejor funcionamiento de los órganos de gobierno de la entidad, ya que solo se veían una vez al mes, y que él también participó en viajes organizados por la Confederación Española de Cajas de Ahorro (Ceca) o la Asociación Técnica de Cajas de Ahorro.

En la jornada de han declarado además un constructor y dos auditores y finalmente no ha tenido que testificar el ex director general de CAI Luis Calvera anterior a García Montes al renunciar las defensas.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión