Despliega el menú
Economía

La economía aragonesa crece menos que la española, pero "con matices más positivos"

El informe del CESA destaca que, por primera vez desde que comenzó la crisis, todos los sectores productivos contribuyeron al avance del PIB el pasado año.

La presidenta de las Cortes, Violeta Barba, y el presidente del CESA, José Manuel Lasierra.
La presidenta de las Cortes, Violeta Barba, y el presidente del CESA, José Manuel Lasierra.
Juan Ignacio Pére

La economía aragonesa cerró el pasado año con un crecimiento del 3,1%, una décima por debajo de la media nacional. Pero por ser menor, el avance de la economía aragonesa no es peor. Todo lo contrario. Sus grandes cifras económicas y laborales muestran "matices mucho más positivos y con un reparto de la riqueza más igualitario" que las del conjunto del país. Así comenzó ayer José Manuel Lasierra, presidente del Consejo Económico y Social de Aragón (CESA), la presentación del informe anual que este órgano consultivo de la Comunidad elabora ininterrumpidamente desde 1991.

El documento evidencia que "el cambio de ciclo parece consolidado". Prueba de ello es que el pasado ejercicio la economía de la Comunidad duplicó su crecimiento medio. Un avance al que, por primera vez desde que comenzara la crisis, contribuyeron a impulsar todos los sectores productivos. Y lo que es más positivo, destacó Lasierra, fue el sector industrial el que lideró este crecimiento, en el que también jugó papel protagonista el "extraordinario comportamiento" del sector exterior, con unas marcas de récord histórico tanto en las exportaciones (10.567 millones de euros, un 12,5% más que en 2014) como en las importaciones (10.084 millones, un 18% más), que demuestran "la capacidad competitiva de la economía aragonesa", insistió el responsable del CESA.

Existen otros indicadores que permiten el optimismo. Aragón ha recuperado ya el 45% del PIB perdido desde el inicio de la recesión, y aunque es cierto que eso significa que "todavía queda camino por recorrer" para disponer del 55% restante, lo cierto es que el reparto de la riqueza ha sido más igualitario. Lo dicen las cifras recogidas en el informe, que señala que la renta media por persona no solo ha continuado creciendo (mientras permanece estancada en el conjunto de España) sino que además la desigualdad es menor en Aragón que en la media del país y se acerca a los niveles europeos. "Ha aumentado también el grado de emancipación de los jóvenes y el esfuerzo de este colectivo para acceder a la vivienda es menor", insistió Lasierra."Hay que mejorar"

Aunque el mercado laboral también ha dado alegrías, el presidente del CESA reconoció que en este escenario "todavía hay que mejorar". Se ha reducido en un 30% el número de inactivos desanimados –aquellos que no buscan empleo porque creen que no lo van a encontrar–, y se ha multiplicado por cinco, hasta 22.000, los 4.100 puestos de trabajo que se crearon en 2014. Hay, sin embargo, peros. La población activa ha perdido 4.000 activos, que en una Comunidad tan envejecida como la aragonesa "puede ser una amenaza". El empleo femenino presenta peores tasas de paro que el masculino (19,9% frente a 13,3%), de temporalidad (24,7% frente a 21,1%) y sobre todo de empleo parcial (27,7% frente a solo 6,3%). Y aunque el desempleo entre los jóvenes descendió en 10 puntos durante 2015, el paro sigue afectando todavía a más del 40%.Perspectivas de crecimiento

Aun con estas sombras, los aragoneses tienen una valoración más positiva de su situación económica que el resto de españoles. Según el barómetro del CIS, destacó Lasierra, mientras que el 72% de los españoles consideran "mala o muy mala" su situación económica, solo un 42% de los aragoneses la califican así.

Con estos mimbres, las perspectivas de la economía aragonesa dibujan una senda de crecimiento, a pesar de que, reconoció el presidente del CESA, son muchas las incertidumbres nacionales e internacionales que amenazan con la ralentización del crecimiento.

Pese a ello, Lasierra se mostró convencido de que Aragón tiene fortalezas internas con las que hacer frente "más y mejor" a un contexto desfavorable por lo que auguró que lo que está por venir "podría ser un periodo de crecimiento económico".

En la presentación del informe participó la consejera de Economía, Marta Gastón, que destacó que en Aragón "se empieza a percibir una cierta remontada", aunque insistió en que lo importante es que "la población aragonesa perciba cuanto antes, de manera directa, la mejora de la situación económica".

Etiquetas
Comentarios