Despliega el menú
Economía
Suscríbete

Oliván, presidente de la UCA, disputará a Alastuey el liderazgo de UGT Aragón

El sindicalista dice contar con los avales suficientes para ser candidato frente al actual secretario general. "Hay margen para que cualquiera de los dos gane", anticipa.

Oliván, presidente de la UCA, disputará a Alastuey el liderazgo de UGT Aragón
Oliván, presidente de la UCA, disputará a Alastuey el liderazgo de UGT Aragón
Guillermo Mestre

Los votos del 7º Congreso que celebrará UGT Aragón a partir de mañana van a a estar "más que reñidos", anticipa José Ángel Oliván, presidente de la Unión de Consumidores de Aragón (UCA), que ha decidido encabezar una candidatura alternativa frente a la del actual secretario general, Daniel Alastuey. "Fue en la celebración del Congreso Confederal de UGT, el 10 y 11 de marzo, cuando un grupo de compañeros nos lo planteamos. Se barajaron varios nombres y finalmente salió el mío", señaló ayer.

Aunque ha estado alejado desde hace 14 años de responsabilidades en la Ejecutiva del sindicato en Aragón, reconoce que UGT "siempre ha sido su casa" y aunque mucha gente lo ha olvidado, la actual UCA nació en tiempos de la Unión General de Consumidores, es decir, que está vinculada estrechamente a la Unión General de Trabajadores. Independientemente de eso, José Ángel Oliván explica que su rechazo a las "organizaciones monolíticas que intentan aparentar una unidad que no existe" es lo que le ha llevado a postularse como secretario general de UGT Aragón. "Dos candidaturas muestran que una organización está viva, que no es un rodillo y que gane el que gane, saldrá reforzada", apunta, aunque admite que el congreso va a estar muy disputado, con margen para que cualquiera de los dos salga elegido. Puede pasar, anticipa, como en el Congreso Confederal, en el que Josep Álvarez resultó triunfador por solo 16 votos de diferencia.

Otra palanca que ha empujado a Oliván a presentar candidatura alternativa a la dirección de UGT Aragón ha sido, señala, la necesidad de "tomar medidas cuanto antes para corregir el rumbo que ha tomado el sindicato durante la crisis con una afiliación que ha caído más de lo deseable y para que la acción sindical no se vea resentida", reconoce, por "la abultada deuda de la central". Tampoco comparte la decisión de la actual Ejecutiva de UGT de plantearse el traslado de la sede actual de la calle de Joaquín Costa al centro de formación Arsenio Jimeno en el Actur, que está infrautilizado, para reducir costes. "No debemos irnos de nuestro emplazamiento actual. Recibimos fondos europeos para el Arsenio Jimeno como centro de formación, no para una sede sindical, y lo que hay que hacer es buscarle una solución", anticipa Oliván, convencido de que el "debate es bueno". "Quiero incrementar la capacidad de los afiliados a la hora de participar en la toma de decisiones, así como volcar más UGT Aragón hacia afuera y fortalecer su estructura territorial". Ganar en afiliación y superar los 40.000 cotizantes que tiene hoy es otro de los desafíos que se marca este sindicalista, que quiere aportar a UGT su experiencia en la defensa de los consumidores, su conocimiento interno de la central, en la que ha tenido cargos de dirección y su capacidad de diálogo. "Prefiero que se me acuse de falta de autoridad que de autoritario", afirma.

Sin embargo, dice Oliván, lo que más le preocupa, más allá de la deuda del sindicato –"UGT podría estar arruinado, pero seguirían existiendo las secciones sindicales"– es frenar la pérdida en representación que los trabajadores han sufrido durante esta crisis. Con los miles de empleos destruidos, señala el presidente de la UCA, los delegados que están en los comités son menos en número y eso implica que el trabajador esté menos representado y, por tanto, menos defendido. "Hay que revertir ese proceso", indica.

Convencido de tener el respaldo de parte de las federaciones con más peso, no quiere quitar protagonismo al trabajo hecho por la actual Comisión Ejecutiva. "Ellos han parado el golpe –en relación al equipo de Alastuey– pero siguen sin resolverse los problemas estructurales. Hay que distribuir mejor los recursos o ser capaces de autofinanciarnos", plantea. Sobre si piensa adelgazar más la estructura del sindicato de salir elegido, dice que "ya se ha reducido bastante:lo que habrá que redefinir son las competencias y necesidades de cada organismo dentro de la UGT". Eso sí, con una ejecutiva de 7 personas, incluidas una en Huesca y otra en Teruel, cuyos nombres prefiere no dar.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión