Despliega el menú
Economía

La incertidumbre ensombrece el optimismo con el que las empresas aragonesas encaran 2016

El indicador de confianza empresarial confirma una recuperación en el último trimestre de 2015, ahora amenazada por las incógnitas en la formación del gobierno.

El sector terciario, que integra el turismo, es el que manifiesta mejores expectativas.
El sector terciario, que integra el turismo, es el que manifiesta mejores expectativas.
Heraldo

Las empresas aragonesas han recorrido los tres primeros meses de 2016 con el sabor a recuperación con el que dejaron el último trimestre del pasado ejercicio. Pese a ello su confianza empresarial, que había mejorado en los últimos pasos de 2015, comienza a mostrar fisuras por la situación de incertidumbre que están generando las incógnitas y dificultades que rodean la formación de un nuevo gobierno tras las elecciones generales del pasado 20 de diciembre.

Lo dice el indicador de confianza empresarial (ICE) elaborado por la Fundación Basilio Paraíso de la Cámara de Comercio, Industria y Servicios de Zaragoza con la colaboración de Ibercaja, que recoge la situación con la que las empresas aragonesas cerraron el último trimestre de 2015 y las expectativas para el primero de 2016. El ICE, que oscila entre +100 y -100, siendo los valores positivos avances en la actividad y los negativos, retrocesos, actualiza cada trimestre el análisis más detallado que existe sobre la opinión empresarial de Aragón, con una serie histórica de más de una década.

Así, aunque la confianza de los empresarios registra en los primeros meses de 2016 un ligero aumento, hasta 6,5, existen claras diferencias entre el indicador relativo a finales del pasado año (se alcanzó el 13, el mejor dato de la última década) y el inicio del actual ejercicio, en el que se ha quedado en un 0.

Los datos evidencian que la incertidumbre domina la opinión de los empresarios cuando se refieren a las perspectivas económicas. Con todo, señalan desde la Cámara, la recuperación de la confianza en trimestre anteriores "permite alcanzar un dato conjunto que consolida el final de las impresiones negativas". El sector servicios lidera las perspectivas más halagüeñas, o al menos es en este sector donde el optimismo, según este indicador, es más acentuado que entre los industriales o las empresas de la construcción. Incluso en el sector secundario, que mostró en el último trimestre un índice de confianza del 11,6, nivel no observado desde 2008, las expectativas del primer trimestre de 2016 entran en terreno negativo.

Inversión, empleo y ventas

No es el empleo ni las ventas las que muestran mejor comportamiento en el indicador de confianza empresarial. Es la inversión la que lidera los mejores porcentajes. Casi el 25% de las empresas aragonesas han incrementado sus inversiones, un porcentaje similar, señala la Cámara, al de las firmas que han recortado su facturación. Las expectativas en empleo presentan datos estables, con las del 65% de los empresarios mostrando los mismos niveles que en el trimestre anterior. Apenas un 5,7% reconoce que tiene previsto reducir plantillas.

Las expectativas no son, sin embargo, tan positivas. De hecho, el informe de la Fundación Basilio Paraíso destaca el primer trimestre del año evidencia la incertidumbre en sus indicadores: las compañías que invierten se reducen a la mitad (11,3%) y caen del 34,6% al 22% las empresas que esperan aumentar su volumen de facturación. Al menos, el empleo se mantiene en el 70% de los casos, ya que únicamente poco más del 10,7% de los empresarios consultados está convencido de que sus compañías generarán nuevos puestos de trabajos.

Las amenazas

Todas las empresas coinciden cuando se les pregunta sobre los factores que limitan el nivel de actividad de las empresas. En su conjunto, el 80,5% del tejido productivo, según el informe de la fundación cameral e Ibercaja, asegura que es la debilidad de la demanda la mayor amenaza para sus negocios. El aumento de la competencia (37,1%) y las dificultades de financiación o tesorería (19,5%) son también factores limitantes de su actividad.

Existen también otras causas, aunque a ellas solo se refieren un número menor de empresas. En concreto, para casi el 17% de los encuestados considera un freno los trámites administrativos que deben superar, mientras que 10,7% considera un riesgo las dificultades para encontrar mano de obra cualificada y especializada.

Etiquetas
Comentarios