Despliega el menú
Economía

El Gobierno y los sindicatos negocian un subsidio para parados mayores de 45 años

La prestación iría ligada a que el desempleado asista a cursos de formación y las centrales reclaman que tenga un año de duración.

Oficina del Inaem en Zaragoza
El Gobierno y los sindicatos negocian un subsidio para parados mayores de 45 años
A. Alcorta

El Ministerio de Empleo negocia con los sindicatos la introducción de un subsidio para parados de larga duración mayores de 45 años que hayan agotado todas las fórmulas de protección. Este subsidio estaría ligado al cumplimiento de cursos de formación o cualificación profesional y los sindicatos pretenden que tenga una duración de un año.

Este colectivo de parados mayores de 45 años es uno de los más desprotegidos porque a la ausencia de protección por desempleo, una vez agotado el periodo de cobro del seguro de paro, se une la gran dificultad para reincoproarse al mercado laboral. En 2012, el Gobierno recortó las prestaciones y subsidios por desempleo, elevando, entre otras medidas, a 55 años la edad para percibir un subsidio y vinculando el cobro del mismo a las rentas familiares y no a las rentas individuales.

La mitad de los parados mayores de 45 años lleva más de dos años sin empleo y el derecho a cobrar la prestación se les ha agotado. El pasado mes de julio, el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, firmó una declaración con los agentes sociales para ampliar la protección social a partir de este mes de octubre. 

El Ministerio de Empleo coincide con los sindicatos en que el primer colectivo a atender es el de parados de larga duración mayores de 45 años. Falta acordar los detalles. Todo indica que será una prestación vinculada a formación, ya que la mayoría sólo tienen la educación obligatoria y proceden del sector de la construcción o de servicios ligados a la construcción, donde no se va a volver a generar el nivel de empleo de los años del boom, por lo que deben reciclarse hacia otros puestos de trabajo. Los sindicatos defienden que el subsidio debe durar al menos un año para dar tiempo a formarse y a que la economía se recupere. Y su objetivo es que suba diez puntos porcentuales la tasa de cobertura, que actualmente no llega al 60%. En la actualidad, lo que existe es el PREPARA, un subsidio de seis meses para quienes han agotado el cobro del seguro de desempleo y que existirá mientras la tasa d eparo no descienda del 15%.

Por otro lado, en la declaración de julio también se incluyó la mejora de la protecciòn a las familias sin recursos, algo que los sindicatos quieren que se convierta en una renta mínima que beneficie al menos a medio millón de hogares sin ingresos laborales y donde la persona de referencia está en paro.

Durante la presentación del informe de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) sobre España, los presidentes de CEOE y Cepyme, Juan Rosell y Jesús Terciado, y los secretarios generales de UGT y CCOO, Cándido Mendez e Ignacio Fernández Toxo, respectivamente, mostraron su apoyo decidido a conseguir un acuerdo de negociación colectiva antes de final de año. Patronales y sindicatos coinciden en el diagnóstico de la situación.

Según el secretario general de UGT, Cándido Méndez, para noviembre es posible que haya acuerdo. En noviembre se celebrarán elecciones a la presidencia de CEOE y firmar un acuerdo de negociación colectiva podría suponer un respaldo para el actual presidente de la patronal, Juan Rosell.

El contenido del acuerdo sobre negociación colectiva incluiría una recomendación general de ganancia de poder adquisitivo de los salarios en las empresas y sectores que puedan subirlos, una solución al fin de la ultraactividad (aplicación ilimitada de un convenio colectivo) que introdujo la reforma laboral y que en la práctica no se está aplicando, un impulso a los convenios sectoriales en especial dirigidos a las pymes y nuevas vías de resolución de conflictos. La duración del acuerdo sería de tres años, la misma que tiene el actual (2012-2014).

"Queremos darle tres años de estabilidad a las relaciones de trabajo para consolidar la recuperación", aseguró el líder de CCOO. El presidente de CEOE también se mostró "firme partidario del diálogo social", aunque lamentó que muchas veces sea "incomprendido" y se les ataque por ello. El presidente de Cepyme se mostró "optimista" ante la posibilidad de lograr un acuerdo de negociación colectiva y reclamó medidas específicas para las microempresas y mejoras en su financiación. Por último, Cándido Méndez alertó del riesgo de entrar "en la tercera fase de la recesión" y avisó que se produciría una "falsa salida de la crisis si el empleo creado fuera de baja calidad". 

Etiquetas