Despliega el menú
Economía

En busca del sueño alemán

Los jóvenes participan en el curso intensivo de un idioma hasta ahora desconocido con el objetivo de cumplir una promesa laboral que podría prolongarse durante los próximos tres años.

Una de las clases de Formación Dual en Alemania en el Goethe Institute de Zaragoza
Una de las clases de Formación Dual en Alemania en el Goethe Institute de Zaragoza

Tres destinos, medio centenar de puestos de trabajo y la oportunidad de aprender un idioma con proyección de futuro. Estos son los atractivos del proyecto Formación Dual en Alemania, iniciado el pasado 10 de febrero en el centro examinador de Goethe Institut de Zaragoza que parte como iniciativa del Servicio Público de Empleo Alemán y el Servicio Público de Empleo Estatal a través de EURES y el INAEM.

El objetivo principal del proyecto -que se desarrolla por segunda vez en la comunidad aragonesa- es proporcionar un puesto de trabajo a jóvenes españoles de entre 18 y 35 años en situación de desempleo. Después de superar las pruebas de selección, los afortunados comenzaron hace unos días un curso intensivo de alemán que se desarrollará durante tres meses y cuya finalidad es que los alumnos alcancen un nivel básico del idioma.  

Nacho, Héctor y María son tres de los 35 jóvenes aragoneses que el próximo mes de mayo abandonarán tierras aragonesas en busca de una nueva oportunidad laboral. Los destinos posibles (todos al norte de Alemania) son: IFA, WeiBenhäuser o Clenze, Sleswing-Holstein o Veolia, donde se ofrecen 55 puestos de trabajo en diversos sectores como el turístico - con 46 empleos disponibles- además de conductores, técnicos de logística y operadores de máquinas entre otros. 

Una vez llegados a su destino, comenzarán otro curso de nivel más avanzado que durará dos meses más, para finalmente comenzar un periodo de prácticas con un contrato de formación que se puede prolongar hasta 3 o 3 años y medio. "El salario es de 818 euros al mes", explicaba María, "además te pagan el viaje ida y vuelta desde Barcelona". 

Para estos tres jóvenes, de entre 22 y 25 años, la razón principal de abandonar España es "Que resulta demasiado complicado encontrar empleo", así lo explica Nacho Ossa: "Aquí no hay trabajo y es muy frustrante saber que eres una persona válida y que ninguna empresa confíe en tí", asevera. Aprender una lengua nueva también constituye un aliciente para los aragoneses. "Es una lengua extra para el currículum, el trabajo no es la clave, ya que estaremos haciendo camas, en la cocina o desempeñando labores de limpieza. Lo importante es el idioma", concluye Ossa. 

María Jarné también desempeñará un cargo de Técnico de Hostelería. La zaragonzana de 22 años abandonará, al menos de manera temporal, sus estudios de Educación Social por la UNED para vivir esta experiencia. Para ella "lo más complicado es la pronunciación" pero se muestra con ganas y no descarta "quedarse a vivir allí". Héctor Ibáñez llevaba casi tres años en busca de un empleo. "Para mí esto es una oportunidad. Voy por la oferta de trabajo pero creo que acabaré volviendo a España". Para Ibáñez, que trabajará en Clenze como operario de maquinaria, resulta más complicado este primer contacto con el idioma: "Una vez estemos allí todo será más fácil".

Ninguno de ellos ha estado más de dos meses fuera de casa, sin embargo las ganas y la ilusión se palpan en el ambiente. "Yo me iría mañana mismo", aseguraba Ossa, "será complicado pero con sacrificio todo es posible".

Aprendiendo a desenvolverse, en alemán

Para Wiebke Bayer, coordinadora del plan de Formación Dual del Goethe Institute, "Tener ganas y trabajar duro es la clave". En estos momentos hay tres grupos en la academia, dos en turno de mañanas y uno de tardes de lunes a viernes que reciben "cuatro horas y media de clase al día" hasta el 30 de abril . 

"El grupo está muy equilibrado entre chicos y chicas, y provienen de distintos puntos de Aragón", concreta Bayer. Para la profesora de orígen alemán afincada en España desde hace 25 años, resulta fundamental "Viajar con la mente abierta a nuevas costumbres y a una vida distinta y que hagan a un lado los prejuicios". Además, advierte que "el peor enemigo en estos casos es la nostalgia pero que, al mismo tiempo, supone toda una aventura para los jóvenes". 

Cigdem Sag, también de orígen alemán, es una de las profesoras del instituto. En sus clases, los alumnos pueden aprender un poco de todo, y tan solo en una semana "ya saben presentarse y hablar de precios". En las sesiones aprenden "Gramática, vocabulario, expresiones útiles para la vida cotidiana y, sobre todo, a comunicarse en cualquier situación". Para Sag, resulta imprescidible que los alumnos dediquen tiempo en casa al estudio del idioma.

Según los últimos datos del censo electoral de españoles residentes en el extranjero (CERA), el número de aragoneses que se ha visto obligado a emigrar ya asciende a los 10.000, siendo Alemania uno de los nuevos destinos predilectos por los jóvenes de Aragón, donde ya residen unos 1.700. 

Etiquetas