Despliega el menú
Economía

Estudio de coyuntura económica en Aragón 2013

Los economistas aragoneses también piden ampliar la edad de jubilación a los 70 años

Ascienden del 26 al 65% los que demandan un aumento en la edad de jubilación.

El Colegio de Economistas de Aragón ha pedido aumentar la edad de jubilación hasta los 70, disminuir la administración y reducir cotizaciones sociales en un contexto en el que el 92,5% del colectivo considera que la situación de la economía aragonesa es "mala o muy mala".

Éstos son resultados de la encuesta de coyuntura económica en Aragón 2013, elaborada por el Colegio de Economistas en la que, no obstante, la percepción sobre la economía aragonesa es 5,5 puntos mejor que en el caso de la española, pero continúa siendo mucho más pesimista con respecto a la europea, que la mitad de los encuestados considera como "buena o muy buena".

Sin embargo, el colectivo observa una mejoría "bastante significativa" de cara a 2014, año para el que el porcentaje de encuestados que perciben la situación económica como "mala o muy mala" desciende hasta el 74% en el caso de Aragón, 77% para el conjunto de España y solo un 30% para Europa.

En cuanto a las medidas a tomar frente a la actual coyuntura, destaca la disminución de la estructura de las administraciones públicas, que más del 70% considera "imprescindible", una cifra similar a la de hace un año, por lo que han interpretado que "ese trabajo falta por hacer".

Asimismo, ascienden del 26 al 65% los que demandan un aumento en la edad de jubilación y se mantienen en un 55% los que abogan por una reducción en las cotizaciones sociales.

"Para que nuestros hijos cobren una jubilación hay que coger el toro por los cuernos y hacerlo sostenible", ha manifestado el vicedecano del Colegio, Francisco Gracia, quien ha mantenido que esta medida daría la imagen de "un país responsable que acomete sus problemas con tiempo".

Del mismo modo, también son más los que consideran que subir los impuestos son medidas negativas, tanto los indirectos -del 65% el año pasado al 75 en 2013- como los directos -del 56 al 72,4%-.

"Bajar los impuestos no quiere decir recaudar menos", ha asegurado el decano del Colegio de Economistas de Aragón, Javier Nieto, quien ha puesto como ejemplo al gobierno de José María Aznar y a la Comunidad de Madrid, que recauda más que Cataluña con cuatro puntos menos de IRPF.

Reforma laboral

A la hora de juzgar las medidas aplicadas por el gobierno, la reforma laboral, que el 62% de los economistas aragoneses encuestados veían como positiva o imprescindible hace un año, ahora solamente un 45,7% creen que el resultado ha satisfactorio, lo que han traducido o bien como una decepción tras ver que no se ha creado empleo, o bien porque piensan que "se ha quedado corta".

En este sentido, Nieto ha apuntado que si bien la reforma no ha contribuido a la creación de empleo, sí que ha evitado el cierre de muchas empresas y, aunque ha reconocido que supone "menos derechos al trabajador y más a las empresas", la medida "era necesaria".

Así, el vicedecano ha añadido que "el empleo crecerá cuando crezca la economía" y que, hasta entonces, todos los esfuerzos han de ir centrados en la empresa y que ya se recuperarán los derechos sociales perdidos "más adelante".

Sistema financiero

También disminuye el apoyo a la reforma del sistema financiero llevada a cabo por el Gobierno de España tras su aplicación -de un 71% a un 60-, lo que los economistas apoyan en la falta de crédito que aún padecen las empresas.

Por contra, la necesidad de reducir el déficit presupuestario, que era vista como positiva o imprescindible en 2012 por un 64% de la muestra, ahora lo es para un 80%, motivada por el descenso de la prima de riesgo, según los representantes del Colegio.

En cuanto a los problemas específicos de la economía aragonesa, destaca por encima del resto el paro, que preocupa al 99,5% de los encuestados, seguido de la dependencia de sectores concretos, la inadecuada dimensión de las empresas, la falta de competitividad y el déficit de infraestructuras y comunicaciones.

Para ello, instan al sector empresarial aragonés a potenciar la productividad y calidad o la diversificación de productos y áreas geográficas, mientras que la reducción de costes pasa a ser percibida como "imprescindible" para el 35% -15 puntos menos que hace un año-, porque "los costes ya se han reducido mucho en las empresas", han afirmado.

Al ejecutivo autonómico le piden sobre todo que favorezca la creación y atracción de empresas -pasan del 85 al 97%, lo que han calificado como "llamada de atención-, que disminuya el peso del sector público, el fomento de redes de microempresas, incentivos fiscales autonómicos y adecuar la formación del capital humano al empleo.

Por ello, el decano de los economistas aragoneses ha reclamado una distribución más eficiente de los recursos públicos porque "igual la administración no la podemos pagar".

Un reparto en el que, según Francisco Gracia, la educación y la sanidad están en un "incuestionable" primer lugar, pero se ha preguntado si "solo con gasto público" y ha reiterado que "lo primero" es la empresa.

"Los economistas no somos muy amigos de incentivos ni subvenciones", ha reconocido el decano de los economistas aragoneses, pero ha añadido que son medidas necesarias "en estos tiempos".

Además, han solicitado a la Unión Europea que favorezca una política monetaria expansiva en este momento en el que la inflación está contenida porque supondría un acicate a la creación de empleo.

Con respecto al gobierno central, el Javier Nieto ha lamentado que no haya podido cumplir su programa electoral "por las limitaciones presupuestarias" y que "ojalá lo ejecuten cuando puedan". EFE

Etiquetas