Economía

Economía

Rosell: "Mejor poner un subsidio a los funcionarios que sobran que tenerlos gastando teléfono"

El presidente de la patronal opinó que hay muchas personas sin intención de trabajar "como los amos y amas de casa" que se apuntan al paro para "obtener alguna cosa".

La CEOE quiere menos políticos, mejor pagados
EFE

El presidente de la CEOE, Juan Rosell, suscitó este jueves la polémica la declarar en un encuentro ante los periodistas que sobran "unos trescientos o cuatrocientos mil" empleados públicos y al descalificar, tal y como publica el diario El País, los resultados de la Encuesta de Población Activa (EPA).

Rosell restó credibilidad a los datos del Instituto Nacional de Estadística sobre el desempleo porque, según asegura, al tratarse de una estadística, no es fiable: "La EPA de los seis millones de parados no es verdad. Para saber los parados lo mejor es ir al registro porque hay muy pocos parados que no se apunten".

El número de personas inscritas en las oficinas de empleo no alcanza los cinco millones, sin embargo la EPA está homologada internacionalmente como el mejor termómetro del mercado laboral porque hace una aproximación bastante fiable contabilizando también a las personas que no están apuntadas al paro, como muchos jóvenes recién licenciados que empiezan a buscar trabajo.

Paradójicamente, el presidente de la patronal contradijo su propia tesis sobre la fiabilidad del registro de desempleados al asegurar: "Hay quienes no tienen intención de trabajar y se apuntan, como los amos y amas de casa cuando en la crisis han visto que hay posibilidad de obtener alguna cosa por estar apuntados".

Rosell se reservó también polémicas declaraciones para la Administración Pública, donde según su opinión sobran "unos trescientos o cuatroscientos mil funcionarios a los que sería mejor ponerles un subsidio y mandarlos a casa que tenerlos gastando en papel y teléfono".

En declaraciones posteriores Rosell ha puntualizado que se refiere a los funcionarios que siguen ocupando sus puestos de trabajo "cuando, en realidad, no tienen trabajo efectivo", como aquellos que se dedican a materias cuyas competencias han sido cedidas a las comunidades autónomas.

"Pero que siguen ahí", ha dicho el presidente de la patronal, quien ha culpado de esta situación a la propia Administración y no a los trabajadores, y se ha mostrado encantado de abrir debates que la gente "tiene miedo a poner encima de la mesa".

A su parecer, existe mucho empleo público que en este momento ni tiene competencias ni trabajo por hacer. "Ese, digo yo que sobra", ha dicho Rosell al insistir en que preferiría que estuviesen en su casa cobrando un subsidio que en sus puestos "sin nada que hacer gastando bolígrafos y teléfono".

Por último el presidente de la patronal se mostró defensor de los miniempleos "aunque sean de una hora".

Etiquetas