Despliega el menú
Economía

Presupuestos 2013

Saz defiende unas cuentas que para la oposición declaran la "guerra a las políticas sociales"

El consejero de Hacienda, que ha presentado los presupuestos, defiende la apuesta por el gasto social, en contra de lo que piensa la oposición.

El consejero de Hacienda, José Luis Saz, en las Cortes.
El consejero de Hacienda, José Luis Saz, ayer, en las Cortes.
CORTES DE ARAGÓN

El consejero de Hacienda, José Luis Saz, ha defendido este lunes los presupuestos de la Comunidad para 2013, que con 4.587 millones de euros, 478 menos que en el ejercicio anterior, persiguen mantener el gasto social y contribuir a generar empleo, pero que para la oposición son los de los "recortes" y una "declaración de guerra a las políticas sociales".

Saz ha comparecido en la comisión de Hacienda de las Cortes para explicar el proyecto de presupuestos de la comunidad, marcados por el contexto económico, la estabilidad presupuestaria y el impacto que tienen las cuentas del Estado, y centrados en cuatro directrices: orientar los recursos a sostener el nivel de prestaciones sociales, contribuir a la creación de empleo, avanzar en el saneamiento de las cuentas y buscar nuevos nichos de eficiencia.

Ha admitido que no es suficiente el volumen de gasto que se desina a políticas sociales porque las necesidades son "casi ilimitadas", fundamentalmente sanitarias, pero el Gobierno cuenta con 487 millones menos y ha decidido una distribución con la que se puede mantener "perfectamente" la calidad de los servicios públicos.

Ha resaltado, en ese aspecto, que dos terceras partes se destinan a bienestar social, 2.823 millones de euros, y 484 millones a un plan para estimular el crecimiento y el empleo que afecta a las consejerías de Economía, Industria, Agricultura y Obras Públicas.

También ha llamado la atención sobre el gasto financiero en 2013, fijado en 250 millones de euros para intereses de la deuda y 513 millones para amortizaciones, que es una "barbaridad".

Ha insistido en que los Presupuestos cuentan con menos recursos que en 2012 porque esa es la realidad del país y de Aragón y el esfuerzo se centra en administrar lo mejor posible los recursos disponibles, con el compromiso "máximo" de mantener el gasto social y por poner en marcha el plan por el crecimiento y el empleo para contribuir a reducir el gran problema que tiene España, que es el desempleo, aunque la Comunidad presenta mejores datos.

En cuanto al céntimo sanitario, con una recaudación prevista de 40 millones de euros, ha reiterado que está presupuestado por si "hace falta" en el caso de una disminución notable de ingresos para poder destinarlo a políticas sociales, pero no estará el 1 de enero y si finalmente no se aplica, no causará ningún perjuicio en los gastos porque quedarían absorbidos con la falta de ejecución presupuestaria que se produce todos los años.

Sin embargo, la socialista Ana Fernández ha afirmado que los presupuestos le producen "tristeza", porque representan el mayor recorte de los últimos 15 años, "desconfianza", porque son "falsos", e "indignación", porque se presentan con el "engaño preventivo" del céntimo sanitario, que en su opinión sí se va a poner en marcha, y porque representan "una declaración de guerra a las políticas sociales".

José Luis Soro, de CHA, ha acusado al Gobierno de desarrollar una política de "tierra quemada" con el estado del bienestar que será dificilísimo reconstruir, y ha tachado de "insultante" que diga que no tiene culpa en las cuantías que se gestionan.

A este respecto, ha asegurado que disponer de casi 500 millones menos responde a una decisión "política", por la "obsesión" con el déficit y por decidir siempre actuar sobre los gastos y no sobre los ingresos, y ha añadido que lo que ha hecho el Gobierno con el céntimo sanitario es "una chapuza" y además se "acabará pagando".

El portavoz de IU, Adolfo Barrena, ha criticado que el Gobierno niegue el recorte diciendo que gasta 500 millones menos porque es "un atentado a la inteligencia", dado que son, ha dicho, los presupuestos "del recorte" en gasto social y con los que no se fomenta el empleo con inversión pública.

Ha reprochado a Saz que vea "ridículo" incrementar los impuestos a las rentas altas y que se permita "el lujo" de presupuestar el céntimo sanitario "por si hace falta".

Antonio Ruspira, del PAR, ha admitido que los presupuestos, enmarcados en la realidad económica y en la estabilidad presupuestaria, son "duros" por la caída en el gasto no financiero, pero los aragonesistas se sienten "identificados" con ellos porque recogen como prioridades la defensa del bienestar social, el crecimiento, la competitividad y el empleo y la eficiencia en la gestión, si bien tienen como "borrón" las transferencias corrientes en relación con las familias e instituciones sin fines de lucro.

Finalmente, Jorge Garasa, del PP, ha destacado que el presupuesto es "realista y ajustado", primando las políticas relacionadas con el estado de bienestar a pesar del difícil contexto económico, y ha matizado que recortar es "quitar de donde sobra" y "cuando no hay nada más que lo justo o menos, a lo sumo a lo que se puede llegar es a priorizar", a repartir "con criterio".

Etiquetas