Despliega el menú
Economía
Suscríbete

Crisis económica

Rajoy rechaza las dudas sobre España y pide sacrificios

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha rechazado las dudas sobre la intención de España de cumplir con su objetivo de déficit y ha pedido a los ciudadanos "sacrificios" y "generosidad",

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha rechazado las dudas sobre la intención de España de cumplir con su objetivo de déficit y ha pedido a los ciudadanos "sacrificios" y "generosidad", porque el país está todavía "en el kilómetro cero de una larga senda reformista".

Rajoy ha hecho estas declaraciones en la clausura de la asamblea anual del Instituto de Empresa Familiar (IEF), que ha elegido presidente al máximo responsable de Acciona, José Manuel Entrecanales.

"Nadie, ni gobernantes ni instituciones, dentro ni fuera de nuestro país, debe dudar, ni sembrar dudas, sobre el compromiso de España con el euro y la integración política europea", ha señalado, antes de advertir de que "tampoco nadie puede esperar que en pocas semanas se resuelvan cuestiones tan largamente enquistadas".

En un día en el que la prima de riesgo se ha disparado a máximos anuales y después de los recelos internacionales hacia España, Rajoy ha aseverado que "cumplirá y hará cumplir" la consolidación fiscal, y ha explicado que el incumplimiento de 2011 ha "hecho mucho daño a la economía española y ha generado muchas dudas".

Ha recalcado que es consciente de los "graves problemas" que afronta estos días la economía, pero ha subrayado que "el escenario ha cambiado", ya que preside un Ejecutivo con "una enorme fortaleza política derivada de las pasadas elecciones" y que, además, gobierna multitud de administraciones autonómicas y locales.

En ese sentido, ha destacado que ha percibido que los gobiernos autonómicos tienen la "mejor de las actitudes" para cumplir con el déficit o, al menos, están "resignadas".

Rajoy ha avanzado que las autonomías presentarán en breve sus nuevos presupuestos, que serán evaluados en el próximo Consejo de Política Fiscal y Financiera, en mayo.

A su Ejecutivo, ha dicho, "no se le podrá reprochar nunca la cobardía" de no cumplir con su deber por temor a la impopularidad, porque no dejará de hacer nada que sea necesario, ni abandonará el esfuerzo antes de que España esté recuperada. "No va a improvisar, ni se va a impacientar, pero tampoco se detendrá", ha apostillado.

"Sé que aún no estoy todavía en condiciones de ofrecer a los españoles buenas noticias", ha señalado, tras pedir confianza a los ciudadanos ante unas medidas que ha reconocido como "extraordinariamente duras" pero "necesarias".

Ha admitido que ante las "condiciones" que se encontraron al llegar al poder -un déficit del 8,51 % en lugar del 6 % previsto- las reformas "se están haciendo más deprisa y más a fondo de lo que habíamos previsto".

Rajoy se ha comprometido ante los empresarios a que su Gobierno defenderá como "propios" los intereses de las compañías españolas en el exterior -"allí donde haya una empresa española, allí estará el Gobierno", ha aseverado, aunque no ha aludido de manera expresa al caso de Repsol YPF en Argentina.

Ha insistido en que uno de los objetivos de la reforma educativa del Gobierno será fomentar la cultura empresarial.

A su juicio es preferible un emprendedor que fracasa varias veces y persevera que otro que lo consigue a la primera. "Si yo tuviera que contratar, contrataría al que ha fracasado una, dos o tres veces, pero ha seguido ahí con perseverancia", ha manifestado.

Por último, ha confiado en que el próximo año no tenga que congelar, como éste, la oferta pública de empleo, aunque ha precisado que habrá que estudiar qué sectores de la función pública son los que necesitan nuevas incorporaciones.

El nuevo presidente del IEF, José Manuel Entrecanales, ha respaldado las medidas del Ejecutivo porque, aunque sean "duras", son también "correctas y necesarias", y ha pedido "rehabilitar la imagen" de la figura del empresario.

El IEF agrupa a un centenar de empresas familiares cuya facturación media es de 1.400 millones de euros, lo que representa el 16 por ciento del PIB.

Etiquetas