Despliega el menú
Economía
Suscríbete

Crisis económica

El Gobierno ordenará el Estado de las autonomías para evitar despilfarros

El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, considera que el Estado de las autonomías se ha desarrollado con "un gran descontrol" y aboga por revisarlo y ordenar las competencias autonómicas para evitar "nuevos despilfarros".

El ministro de Hacienda y Administraciones Públicas, Cristóbal Montoro, considera que el Estado de las autonomías se ha desarrollado con "un gran descontrol" y aboga por revisarlo y ordenar las competencias autonómicas para evitar "nuevos despilfarros".

En una entrevista que publica el diario 'El Mundo', Montoro insiste en que las autonomías cumplirán "sí o sí" con los objetivos de déficit público "porque la ley les obliga" y porque saben que no tienen otra salida para volver a ganar prestigio y lograr financiación.

Para Montoro, el Estado de las autonomías, es el "gran invento" de la democracia, aunque "se ha desarrollado con un gran descontrol", a lo que añade que hay que reformarlo para reequilibrar las competencias y evitar nuevos despilfarros.Ley de Estabilidad Presupuestaria

Lo primero que ha hecho el Gobierno en este sentido ha sido poner en marcha la Ley de Estabilidad Presupuestaria.

"En segundo lugar, vamos a acometer la revisión de las competencias superpuestas, el reequilibrio de las competencias y lo vamos a hacer muy pronto", afirma el ministro de Hacienda.

Según Montoro, la reforma de los servicios públicos impactará en los Presupuestos de este año y explica que, en colaboración con las autonomías, se va a definir qué servicios públicos se deben prestar en Sanidad, Educación o prestaciones sociales.

Esta revisión hará viable la consecución de los objetivos de déficit para las autonomías, "que tienen que renunciar a gastar mucho de lo que están haciendo", asegura Montoro, que aboga por que determinadas operaciones no sean cubiertas por la sanidad pública.

Además, las comunidades "tendrán que renunciar a proyectos que hayan ido más lejos de lo que deberían", como por ejemplo, las televisiones autonómicas o las embajadas en el exterior.

Respecto a la amnistía fiscal, reconoce que no es lo que más le gusta, pero que se ha aprobado porque hay que recaudar, a lo que añade que si no hubiera economía sumergida, dinero negro o dinero en los paraísos fiscales, "no podría aspirar a traerlo".

"Me iba a costar muchísimo por procedimientos ordinarios. Por eso voy a acometer un plan antifraude que será realmente el más duro que hayamos tenido porque vamos a limitar el uso de efectivo. También voy a limitar algunas operaciones", señala Montoro, que avanza que los detalles de este plan se sabrán esta semana.

Etiquetas