Despliega el menú
Deportes
Suscríbete

REAL ZARAGOZA

Una sede imposible

>> Sin un nuevo estadio, Zaragoza no tiene sitio en la candidatura de España y Portugal para organizar el Mundial 2018 que Villar ya ha hecho oficial >> El retraso de las obras puede resultar fatal para la ciudad

Vista aérea del estadio de La Romareda, cada vez más obsoleto y totalmente fuera de las normas de la UEFA y la FIFA para albergar grandes acontecimientos futbolísticos.
Una sede imposible
OLIVER DUCH

“Vamos a presentar una candidatura fuerte, consistente y ganadora para el Mundial 2018 que, personalmente, opino que debe ser conjuntamente con Portugal”. Ángel María Villar, reelegido presidente de la Real Federación Española de Fútbol (RFEF) hace escasas semanas, ha comunicado ya oficialmente al presidente de la FIFA, Joseph Blatter, su iniciativa. De hecho, en los últimos 20 días ya se ha producido una puesta en común entre el máximo dirigente del balompié español y su homólogo portugués, Gilberto Madail, con el trabaja hombro con hombro para arrancar este gran proyecto.

En principio, España será el gran motor de la candidatura. Según se recoge en un boceto inicial, Portugal podría aportar un mínimo de cuatro sedes mientras que España llegaría a las ocho o, incluso, a las diez. También se baraja que el encuentro inaugural sea en Lisboa y la final, por supuesto, en Madrid.

Y en este punto aparece Zaragoza como protagonista de una situación ahora mismo imposible y cuyo futuro depende directamente de la prisa que se den los políticos aragoneses en poner en marcha las obras del nuevo estadio de San José que venga a sustituir al obsoleto coliseo de La Romareda.

Portugal, que cuenta con unas modernísimas infraestructuras fruto de la organización de la reciente Eurocopa de 2004, tiene claro que los estadios Da Luz (Benfica) y José Alvalade (Sporting), ambos en Lisboa; Dragao (Oporto) y AXA (Braga) son sus cuatro joyas arquitectónicas que aportar de inmediato al evento.

Por parte española, las dudas son mucho mayores. La organización del Mundial de 1982 queda ya tan lejana que la mayor parte de los estadios que acogieron aquella histórica cita han quedado desfasados y clubes y ayuntamientos se hallan sumidos hace un tiempo en proyectos para su remodelación o sustitución.

La Federación trabaja todavía con hipótesis, basadas todas en la importacia de las ciudades, la tradición de los clubes y el soporte hotelero y de servicios que tienen alrededor. Así, Madrid, Barcelona, Valencia, Sevilla, Zaragoza, Bilbao, Málaga, La Coruña y Valladolid (todas sedes en el 82) son fijas en el punto de partida de la idea de acoger el Campeonato del Mundo en 2018. Murcia y Palma de Mallorca aspiran a ser las grandes novedades respecto de aquella cita que tuvo lugar hace ya 27 años en territorio español.

En Madrid, el estadio Santiago Bernabéu es un cinco estrellas que está capacitado de inmediato para un compromiso del más alto nivel. El segundo campo, el Vicente Calderón, está sentenciado a desaparecer pero su sustituto, La Peineta, ya está en obras de moderna remodelación. En Barcelona, el Camp Nou y Montjuic dan la talla y, además, el Espanyol va a inaugurar en breve su nueva casa en Cornellá. Sevilla también tiene tres ofertas: un Sánchez Pizjuán fácilmente remozable, La Cartuja y el Ruiz de Lopera que está a medio reconstruir. Valencia y Bilbao avanzan hace días en las obras de sus nuevos campos, ambos grandes y lujosos.

 

La gran y preocupante duda en este elenco de opciones que maneja la RFEF es, para todo el mundo, el caso de Zaragoza. ¿Cuándo se verán por fin los primeros movimientos de tierras para hacer un nuevo campo que sustituya a la ya inservible Romareda? ¿Será San José una realidad a tiempo? Quedan 9 años para la cita mundialista que aspira a organizar España, pero el cierre de los detalles de la candidatura deberá llegar muchísimo antes. Blatter hará público quién organiza el Mundial 2018 el año que viene, en la cita de Sudáfrica 2010. A la pelea también anuncian su presentación Inglaterra, Australia, Estados Unidos y la alianza Holanda-Bélgica que ya organizó la Eurocopa de 2000. Todavía hay tiempo suficiente para que Zaragoza llegue a tiempo de sumarse al tren, pero la cuenta atrás es ya veloz. La FIFA necesitarán en pocos meses certezas que, ahora mismo, no se pueden aportar desde aquí.

Etiquetas