Despliega el menú
Deportes
Suscríbete

REAL ZARAGOZA

Una jornada redonda

El adiós de febrero ha dejado el mejor fin de semana para el Real Zaragoza desde que el equipo entró en crisis y se hundió en el fondo de la tabla clasificatoria. A su importante victoria en Getafe se han añadido las positivas consecuencias de la casi totalidad de los resultados de sus rivales directos en el lío del descenso.

El dato más relevante de esta sensación de alivio que disfruta el zaragocismo desde ayer se produjo en el estadio de Zorrilla. El Valladolid, que ganaba 1-0 mediada la segunda parte, acabó perdiendo _1-2 contra el Mallorca y, de este modo, se queda atascado en la tercera plaza de descenso con 20 puntos, 4 menos de los que ya suma el Zaragoza. La derrota de los pucelanos significa que el cuadro aragonés ha adquirido en esta jornada un colchón sobre la zona mortal que supera el alcance de tiro de un partido.

Desde anoche, el vértigo _-el que se padeció aquí durante los dos largos meses de diciembre y enero- abruma a los vallisoletanos, al Tenerife (que perdió con estrépito el sábado 1-5 ante el Real Madrid) y al ya desahuciado Xerez, que volvió a pinchar en su campo al empatar 1-1 con el Espanyol. Los tres son, a falta de 14 partidos para el final del torneo, los que se han desenganchado peligrosamente del pelotón de rezagados.

Pero las buenas noticias para los intereses zaragocistas no se circunscribieron únicamente a los patinazos de los tres que circulan por la Liga a su espalda. Por delante también hubo grandes nuevas. La combinación de resultados ha provocado una melé de equipos que se rozan en la clasificación como hacía días no sucedía.

La derrota del Racing de Santander en El Sardinero ante el Almería (0-2), en el único partido de esta 24ª jornada que enfrentaba a dos equipos del grupo de los que están en permanente huida del abismo, encalla a los cántabros en los 25 puntos, justo uno por delante de los blanquillos, y son los primeros que se han puesto al alcance directo del Real Zaragoza.

El Espanyol, que estuvo a punto de escapar del fuego en Jerez -ganaba 0-1 hasta la recta final del partido, se dejó empatar por el colista y, con 27 puntos, también entra dentro del alcance de los de Gay en una sola jornada. Lo mismo había ocurrido con el Málaga el sábado en el Camp Nou. Los andaluces perdieron 2-1 con el Barcelona y, tal y como estaba previsto -pese a que dieron mucha guerra y estuvieron a punto de provocar la gran sorpresa del fin de semana- también se han quedado frenados en 27 puntos, solo 3 más que los que ya tiene el Zaragoza.

El único que ha salido potenciado de esta fecha es el Almería de Lillo, que se ha ido a los 29 puntos tras su exitazo en Santander. El Atlético ganó anoche al Valencia y también disipó sus eternas dudas.

El próximo domingo, propicio

El Real Zaragoza ha conseguido abrir brecha con el descenso en una jornada en la que, a priori, la predicción indicaba una tendencia inversa: los aragoneses jugaban fuera de casa en un campo muy difícil y el Tenerife y el Valladolid lo hacían como locales (cierto es que los canarios lo tenían dificilísimo ante el Madrid).

Ahora toca al revés. El éxito zaragocista en este último fin de semana de febrero puede tener una continuidad más positiva todavía dentro de solo seis días. Esta vez, el Zaragoza será el que juegue como local (recibe al Atlético de Madrid) y serán los agobiados Valladolid y Tenerife los que deban buscar oxígeno fuera de sus feudos. Los castellanos en Bilbao y los insulares en La Coruña, dos campos muy complicados para sumar.

Si el equipo zaragozano fuese capaz de capturar los 3 puntos ante los colchoneros es probable que pudiera establecer una distancia de 7 puntos con la zona del descenso. Algo impensable hace tan solo tres semanas. Ese es el gran reto del Zaragoza a partir de este momento. Impedir que los que le persiguen le echen de nuevo el guante e intentar, en cualquier momento que se torne propicio_(el del próximo domingo es uno clarísimo), aumentar la distancia con el pozo.

Las visitas consecutivas a La Romareda en marzo de Atlético de Madrid, Valencia y Barcelona son un riesgo tremendo para los de Gay. Los desplazamientos a Santander y Almería se presentan, tal y como se ha puesto la tabla, como dos finales a cara de perro.


Etiquetas