Despliega el menú
Deportes
Suscríbete

SELECCIÓN ESPAÑOLA

Un manjar ibérico

Portugal y España relanzan su apuesta al Mundial 2018 sin olvidar sus cuentas pendientes.

Los portugueses durante el entrenamiento de ayer.
Un manjar ibérico
ANTONIO COTRIM/EFE

Pocas veces un amistoso tuvo tanto valor tangible, y simbólico, como el que enfrenta hoy a Portugal y España en el estadio Da Luz, grandioso escenario del Benfica cercano al José Alvalade del Sporting. Dos viejos rivales ibéricos, con cuentas pendientes muy recientes por el éxito hispano en Sudáfrica, se unen ahora para dar un espaldarazo a su candidatura conjunta al Mundial 2018 y celebrar el centenario de la proclamación de la República lusa.

En su reto de albergar la siguiente Copa del Mundo en Europa, compiten contra Rusia, el gran enemigo según todas las quinielas, Inglaterra y la alianza entre belgas y holandeses. A escasas dos semanas de la votación de la FIFA, que tendrá lugar en Zúrich el 2 de diciembre, se promocionan con un duelo magnífico. "Queremos ofrecer un gran espectáculo entre dos grandes selecciones con enormes individualidades. Es de lo mejor que hoy se puede ver", insisten tanto Del Bosque como Paulo Bento.

La presencia de ocho jugadores del Barça en la selección nacional y de Carvalho, Pepe y del imponente Cristiano Ronaldo en el bando opuesto, nos trasladan al gran clásico que se avecina en el Camp Nou. Aunque los protagonistas se empeñen en proclamar a los cuatro vientos que lo único importante ahora es trabajar en la campaña de una candidatura, y por más que en la lista española haya cinco madridistas, es inevitable mirar ya hacia Barcelona. Y sobre todo si Mourinho está en boca de todos y resulta que no fue seleccionador de su país solo porque el Real Madrid cumplió con su obligación de aplicar la 'ley de incompatibilidades".

Del Bosque condimentó un poco más el partido al recordar sus "tonterías" de futbolista y compararlas con ciertos "recursos técnicos" de Cristiano como la 'espaldinha'. Y anticipó que no reservará a nadie pensando en los clubes y en la Liga. Por tanto, Xavi jugará hasta que sus cargados tendones de Aquiles digan basta. Torres lo tiene más difícil, ya que arrastra unas molestias en el tobillo que casi le dejan en casa, donde sí se quedó Mata por una dolencia de rodilla. Una baja menos sensible que la del local Fabio Coentrao, lateral del Benfica que estaba en la agenda de 'Mou'.

El recuerdo de Argentina

España guarda un recuerdo ingrato de su último amistoso, con derrota ante Argentina (4-1) en el Monumental de River. La albiceleste salió con mucha más intensidad pero los españoles consideran desmesuradas las críticas. "Fue un contratiempo pero nunca se puede dudar de nuestra profesionalidad. Tenemos el hándicap de que todos rivales quieren derrotar a los campeones del mundo", subrayó ayer Iker Casillas. "No cabe relajación. Sería una falta de respeto para el rival", apostilla Marchena, quien jugó una temporada en el Benfica y coincidió allí con un Mourinho que ya apuntaba maneras.

Los campeones defienden su prestigio y su estilo, esa forma de buscar siempre el gol que ha enamorado incluso a Joseph Blatter, el presidente de la FIFA. Lo hacen frente a los 'súbditos' del 'rey Cristiano'. Los de Del Bosque saben que es profundo, con regate, potencia y "multitud de cualidades que solo tienen los grandísimos delanteros". En la Eurocopa, Capdevila y Ramos, ayudados por los medios, le anularon. Y ganó España.

Etiquetas