Despliega el menú
Deportes
Suscríbete

DAKAR

Un español, en coma

Seis días después de la muerte del francés Pascal Henry, un accidente del motorista andaluz, Cristóbal Guerrero, siembra la incertidumbre en la competición

Cristobal Guerrero, antendido tras su caída
Un español, en coma
AFP

Apenas una semana después de conocerse la muerte del piloto francés Pascal Terry, el Dakar volvió a sobrecogerse, esta vez por una caída del motorista español Cristóbal Guerrero en el temido desierto de Atacama que le dejó en coma. Andaluz de 48 años, disfrutaba de su primera participación en el Dakar sufrió un grave accidente en el kilómetro 160 de la décima etapa que le dejó inconsciente tras sufrir un traumatismo craneoencefálico. Según fuentes de la organización, a última hora de la tarde estaba siendo sometido a un escáner en un hospital de Copiapó (Chile), a fin de determinar la gravedad de sus lesiones y si tenía que ser intervenido de urgencia.

La incertidumbre se apoderó de toda la caravana, puso un nudo en la garganta de aficionados y competidores. El terrible accidente convirtió en una triste anécdota el resto de una etapa que tuvo que ser acortada en casi 200 kilómetros debido a que la arena por la que debía discurrir se encontraba demasiado blanda y constituía un peligro para los protagonistas. Además, la salida tuvo que retrasarse unos minutos por culpa de la espesa niebla en la zona.

La noticia trascendió antes de que los pilotos llegaran a su destino, tras la disputa de 476 kilómetros de especial, y generó el lógico dramatismo en la familia del aficionado motero malagueño.

Uno de sus cuatro hijos, campeón de España de Enduro, recibió la información a través de la organización pero apenas sabía más que los medios de comunicación desplazados a la zona. “Me han llamado esta tarde. Me han dicho que mi padre ha tenido un accidente y que le llevaban al hospital. Estaba inconsciente y estamos esperando los resultados de un TAC”, declaró desde Ronda.

“Dios quiera que termine este primer Dakar y sólo entonces podré pensar en volver”, dijo el piloto español, del equipo Epsilon, cuando estaba a punto de tomar la salida en Buenos Aires a lomos de su KTM. Sus ilusiones de poder llegar a la meta se cercenaron cuando se cayó en la que se presuponía etapa más dura del Dakar. Tras la novena etapa, celebrada el lunes, ocupaba el puesto 76, a 15 horas y 38 minutos del líder, el catalán Marc Coma.

El accidente de Guerrero se produjo horas después de que varios participantes en esta edición del Dakar se quejasen del serio peligro que pasan al tener que competir juntos coches, motos y camiones durante las etapas. “Se está llegando al límite de jugar con la vida de los pilotos”, denunció Josep Nicolás González, Niko, que la pasada semana tuvo que abandonar la prueba tras ser arrollado por un camión. Un choque tremendo que dejó su vehículo destrozado y tanto a Niko como a su compañero Ignasi Bosch con un susto inolvidable.

Sainz sigue intratable

Por su parte, el piloto español Carlos Sáinz (Volkswagen) continúa imponiendo su dominio en la categoría de coches del Rally Dakar 2009 tras adjudicarse la décima etapa, con salida y llegada en Copiapó (Chile), después de cubrir el recorrido en un tiempo de 5 horas, 32 minutos y 55 segundos, aventajando en 21 segundos al estadounidense Gordon (Hummer), y reafirmandose como líder de la general.

En motos, el español Jordi Viladoms ganó la etapa, en la que su compatriota Marc Coma, que fue sexto, mantuvo el liderato de la clasificación general. Coma, que junto a otros corredores de punta anduvo extraviado por un error de navegación, llegó a 12 minutos y 17 segundos del ganador de la etapa, pero conservó el liderato, con una ventaja de una hora 31 minutos y 11 segundos sobre el francés Cyril Despres, que ayer fue quinto.

Etiquetas