Deportes
Suscríbete

EUROBASKET DE LITUANIA

Un enemigo inesperado

España se juega el pase a la final del Europeo y una plaza para Londres 2012 contra Macedonia, el equipo revelación.

Marc Gasol se divierte con una pelota, durante el entrenamiento de ayer.
Un enemigo inesperado
JUANJO MARTIN/EFE

Macedonia es la inesperada puerta que permitirá hoy (16.30, La Sexta) a la selección española llegar a los Juegos Olímpicos de Londres 2012, acceder a la final del Europeo e intentar revalidar el oro conquistado en el Eurobasket de Polonia 2009. Nadie daba a Macedonia la opción de llegar a semifinales, donde su presencia se ha convertido en la gran sorpresa del torneo tras eliminar en cuartos de final a la anfitriona, la potente selección de Lituania.

Era imposible pensar que un equipo sin grandes figuras, a excepción del nacionalizado Lester 'Bo' McCalebb (Luisiana, Nueva Orleans, EEUU, 4 de mayo de 1985), pudiera planta cara a uno de los equipos favoritos y llegar hasta donde lo ha hecho. Ni siquiera después de haber pasado a la segunda fase con una sola derrota, la inicial ante Montenegro, y después de haber vencido a rivales de la talla de Croacia, Grecia, Finlandia y Bosnia.

La hipotética apuesta por Macedonia hubiera sido una locura en cualquier caso. También tras sus victorias ante Georgia y Eslovenia y la derrota ante Rusia en el último segundo, con un triple inverosímil a tablero. «Tenemos que analizar con mucha atención al rival, porque es el equipo revelación del campeonato y tiene un sistema de juego super atípico, con cinco jugadores por fuera de la línea de tres puntos», dijo Sergio Scariolo, entrenador de la selección española, nada más conocer al rival de semifinales.

McCalebb juega 34 minutos por partido y es más importante para Macedonia que Pau Gasol para España. El americano es, literalmente, Macedonia. De su mano nace todo el juego de su equipo y también es el máximo anotador, con 20,6 puntos de media. «Será importante controlar a McCalebb, pues es capaz de desequilibrar cada partido. Tenemos que mantenerlo fuera de la pintura y que el resto no coja ritmo. Para ello habrá que ser más agresivos. Si pueden mover el balón y tirar, cogen confianza y se vuelven más peligrosos», advirtió ayer Pau Gasol.

Tampoco podrán descuidar a Vlado Ilievski (37, y 8,4 puntos por partido), con pasado español tras jugar en el Barcelona y en el Tau, ni a Pero Antiv (34 minutos por partido y 11,3 puntos). Vodjan Stojanovski es otro de los fijos sobre el parqué y autor de cinco triples sin fallo en los cuartos de final contra Lituania, aunque su media puntos es de solo 7,4. Todor Gechevski y Gjorgi Chekovski completan su batería habitual de jugadores en pista. De todos ellos, solo McCalebb sería titular en cualquier gran equipo europeo, mientras que Ilievski y Antic estarían ya en un segundo plano.

Macedonia ha sabido, eso sí, insuflar a su equipo un gran espíritu de sacrificio en defensa, donde son duros, fuertes, rocosos, sabedores de sus limitaciones tácticas y técnicas. Lo fían casi todo al lanzamiento exterior y si pueden correr, lo hacen. A pesar de haberse convertido en la revelación del Eurobasket, el equipo de Marin Dokuzovski se presenta como un rival asequible para una selección española que ve una puerta inesperada en Macedonia para acceder a su principal objetivo: luchar por revalidar el oro y tener plaza para los Juegos Olímpicos de Londres.

Francia decidió regalar la victoria a España en la segunda fase para eludir a Lituania en unas hipotéticas semifinales y, según parece, la jugada ha favorecido al conjunto de Sergio Scariolo. Solo falta rematar la faena.

Etiquetas