Despliega el menú
Deportes
Suscríbete

MOTOCICLISMO

Un buen augurio para Motorland

El circuito de Alcañiz deja atrás una semana protagonizada por las dos ruedas, un ensayo general de cara al Gran Premio de Aragón.

El aparcamiento de motocicletas facilitado en el mismo 'paddok', a rebosar.
Un buen augurio
HERALDO DE ARAGÓN

Arrancó la semana y el motociclismo comenzó a dejar su sello en Motorland. Llegaron a Alcañiz los pilotos del equipo Rizla Suzuki de MotoGP, Álvaro Bautista y Loris Capirossi, para un acto promocional. Por fin, se pudo ver a figuras de primer orden pasear por un circuito, el aragonés, que el próximo mes de septiembre afrontará una prueba con fuego real, el Gran Premio de Aragón del Mundial de motociclismo.

De la competición internacional más importante de este deporte rodaron en Motorland muchos de los pilotos. El martes y el miércoles, una buena parte de las parrillas de Moto2 y 125 centímetros cúbicos estuvieron en Alcañiz descubriendo y sorprendiéndose en el mismo trazado sobre el que se disputarán unos valiosos puntos.

La doble jornada de tests colectivos sirvió para fijar un crono de referencia, un tiempo, unos dígitos que intentarán superar el resto de pilotos en septiembre, cuando el circuito bajoaragonés albergue la decimotercera prueba del Mundial de motociclismo. Allí partirán con cierta ventaja Andrea Iannone (el más rápido de la categoría Moto2) y Marc Márquez (el que logró el menor tiempo en Motorland a lomos de una 125 cc). “No había estado nunca en Motorland. Me ha encantado. El circuito tiene muchas bajadas y subidas. Pensaba que sería más rápido”, comentó Márquez, líder del Mundial de 125 cc.

La semana avanzó con la visita de un ilustre. El bicampeón del Mundo Álex Crivillé, embajador de Buckler 0.0, probó el trazado diseñado por Hermann Tilke y Pedro Martínez de la Rosa. El satisfactorio reconocimiento, que empezó con un paseo en coche, se realizó a bordo de una Kawasaki ZX-10R biplaza. “Me parece un circuito muy largo y exigente. El piloto necesita máxima concentración y valor”, apuntó el ex piloto, que pudo maravillarse con unas instalaciones que, ya el viernes, conocieron los participantes del Campeonato de España de Velocidad, la competición encargada de ponerle la guinda a una semana de intensa actividad en Motorland, una serie de actividades que han servido para medir, para calcular, cómo avanza la preparación de Alcañiz de cara al casi inminente Gran Premio de Aragón. Un aperitivo de lujo. El resultado: un buen augurio.

Un descubrimiento

El Campeonato de España de Velocidad, como el Mundial de motociclismo, fijó en esta temporada 2010 una cita en Motorland por primera vez. Y el CEV Buckler 2010 se marchó ayer de Alcañiz tras un fin de semana de intensa competición. Sus 139 participantes abandonaron la Ciudad del Motor alcañizana después de haberse partido la cara ante siete mil miradas, siete mil aficionados que no quisieron perderse la cuarta prueba de esta prestigiosa competición que, por primera vez, pasó por Motorland.

Emoción no faltó sobre el asfalto. Los aficionados tuvieron la oportunidad de gozar con más de dos horas de competición casi ininterrumpida. Forés en Stock Extreme, la categoría reina, Kev Coghlan en Moto2, el portugués Miguel Oliveira en 125GP y Ángel Molero fueron los cuatro vencedores de la cuarta prueba del CEV Buckler 2010. El otro aragonés, Óscar Ibáñez, cruzó la meta en decimoquinta posición del Stock Extreme, en la culminación de un fin de semana plagado, para él, de problemas y caídas.

Etiquetas