Despliega el menú
Deportes

REAL ZARAGOZA

"No soy un salvador"

zaragoza. Humberto 'Chupete' Suazo, el hombre encargado de cicatrizar la herida goleadora del Real Zaragoza, ya late en su nuevo equipo. Su primera jornada en el club aragonés fue intensa y apasionada. Aterrizó en Barajas-Madrid, perdió las maletas, se subió al AVE, pisó Zaragoza, almorzó, marchó a la clínica Quirón a revisarse la salud, estampó su firma en el contrato y, por último, se presentó en La Romareda rodeado de casi doscientas personas, buena parte de ellos chilenos que acudieron al acto con todo tipo de simbolismo patrio: banderas y escudos de la nación, uniformes del Colo Colo, uno de los ex equipos de Suazo, y la camiseta encarnada de la selección chilena.Ese calor andino dibujó las primeras sonrisas de Suazo, quien, en sus primeras palabras, expuso una tonelada de confianza en sí mismo, "soy muy bueno", dijo; y asumió la responsabilidad del gol pero sin excesos mesiánicos: "Yo no me veo como un salvador. Simplemente vengo a aportar goles y a ofrecer trabajo para que la segunda etapa de la temporada sea buena para el Real Zaragoza".

Suazo llegó a La Romareda acompañado de su representante. Su familia, esposa, hijo de ocho años y mellizas de tres, llegarán próximamente. Acreditado por unas cifras goleadoras sobresalientes en Sudamérica, Suazo confirmó su fisonomía de goleador de bolsillo: tronco corto y robusto, y piernas gruesas y aceradas. De esos cañones deben salir los goles que salven al Zaragoza. "Soy un delantero completo, que marca goles con las dos piernas, técnicamente muy bueno y que destaca por su ubicación dentro del campo. Soy una persona tranquila, que se entrega dentro del campo y que, además de goles, aporta trabajo para el equipo", se definió el chileno, que portará el número 25 y ocupará la ficha federativa de Ewerthon, apartado debido a su condición de extracomunitario.

Además de sí mismo, el delantero chileno habló del Zaragoza y de las razones de su tardío salto a Europa. "El Zaragoza es un club que siempre tuvo buenos jugadores. Cuando se dio la oportunidad de venir a una institución como esta, no lo dudé. Ojalá el próximo domingo ya pueda estar en la cancha aportando la experiencia que adquirí estos años. Nunca se dio la oportunidad de saltar antes a Europa. Las opciones que surgieron nunca llegaron a un acuerdo. También quiero darle las gracias a Monterrey por abrirme la puerta para cumplir un sueño que tenía desde niño. Jugar en la Liga española es un sueño y quiero demostrar por qué confían en mí. Es una linda oportunidad", aseguró.

Las urgencias del Real Zaragoza provocan que, sin dilaciones, Suazo sea imprescindible desde ya. Jugar el domingo es el objetivo del chileno. "Llego en buena forma, con ganas de comenzar a trabajar, de conocer a mis compañeros, el ambiente y ponerme a disposición del entrenador para el domingo", indicó.

Ahora Suazo se queda con el gol. Esa será su labor. "No vengo a pasearme, sino a aportar goles. Ojalá pueda estar muchos años aquí", deseó feliz. Eso sería señal de goles y salvación.

Etiquetas