Despliega el menú
Deportes
Suscríbete

Solo faltó Ewerthon

Pese a las numerosas bajas en el equipo, Marcelino no citó anoche al brasileño. Sin embargo, sí puso como titular a Franck Songo'o y contó con Paredes y Pulido a lo largo de la segunda mitad

El zaragocista Songo'o se prepara para intervenir en un córner, en el partido de ayer ante el Lazio.
Solo faltó Ewerthon
oliver duch

La noche definió el estado de las cosas en el vestuario zaragocista respecto de los jugadores cuya situación no es cómoda tras lo ocurrido durante el verano. El partido de ayer frente al Lazio era la primera cita tras el cierre del mercado estival de fichajes y, por ello, un termómetro para conocer la postura de Marcelino con los tres futbolistas apartados durante la mayor parte de la pretemporada: Paredes, Pulido y Songo'o (solo Antonio Hidalgo, del cuarteto de descartados por el técnico, salió del equipo rumbo a Albacete el último día). Y, simultáneamente, también se iba a ver en qué posición queda el goleador Ewerthon, a quien el club intentó traspasar hasta el último segundo al club qatarí del Al-Sadd y que, por diferencias económicas de última hora con el futbolista brasileño, no acabó cuajando cuando todo estaba hecho.

 

No caben conclusiones definitivas en ningún caso, aunque se pueda deducir que Ewerthon lo va a tener muy difícil para jugar algún minuto en lo sucesivo. Pese a que resultó harto llamativa su ausencia en la convocatoria de ayer, en su caso existe una coartada que deja abierta la puerta a una reconsideración hasta mitad de mes. El Al-Sadd de Qatar, club que le ha pretendido hasta el día 31, aún podría ficharle dado que el periodo de contrataciones en la lejana liga del país asiático no concluye hasta el día 15. En el Zaragoza todavía se contempla esa vía de salida para el paulista que, tras una semana llena de fuertes encontronazos verbales entre directivos, ejecutivos, jugador y agente (Augusto Castro), es mirado desde la dirección como un elemento de fricción. Si tuviera que quedarse hasta que el mercado vuelva a a brirse el 1 de enero, no está nada claro que Ewerthon tenga opciones de jugar más como blanquillo. No alineándolo ayer, cabe considerar que se evitó una posible lesión que dé al traste con esa hipotética y deseada marcha y, de paso, se le advirtió lo que le espera.

 

Pese a que, media hora antes del inicio del choque, Paredes no aparecía en las alineaciones oficiales, en el calentamiento de los suplentes durante el descanso se vio que sí estaba en el banquillo, junto con Pulido. Ese detalle, junto con la presencia en el once inicial de Songo'o, quizá pueda hacer creer que están en una posición algo más favorable para que el preparador zaragocista pueda reconsiderar su postura en casos de máxima necesidad (como era el duelo amistoso de anoche) y ver, en cierta medida, modificada su difícil ubicación dentro de la plantilla tras no haber consumado ninguna de las opciones que tuvieron para salir traspasados o cedidos a otros clubes.

 

Las diferencias de índole personal son tan profundas entre Paredes y Marcelino desde el final de la temporada pasada que, pese a las sugerencias de la dirección del club, el entrenador no está dispuesto a variar su radical postura de no contar para nada con su paisano astur. Pero ayer abrió la mano y le dio media hora. Pulido disputó los últimos 12 minutos. Y Songo'o, el único que fue titular, jugó los primeros 60. Tras el conflictivo verano, los tres vivieron ayer un pequeño oasis de esperanza. En competición, quizá las cosas sean de otro modo.

Etiquetas