Deportes
Suscríbete

CAI ZARAGOZA

Sam Van Rossom, a un paso

El base belga se desvincula del Olimpia Milano y fichará por el CAI Zaragoza.

Van Rossom galopa con la camiseta del Scavolini.
Sam Van Rossom, a un paso
LUCA TONI/VICTORIA LIBERTA

Desempeñará un rol básico, actuará como eje vertebrador del juego del CAI Zaragoza. Y, si todo va bien, será el próximo en llegar. La historia de amor entre el club rojillo y el base belga Sam Van Rossom va camino de estamparse y rubricarse, por fin, sobre las hojas de un contrato. El paso previo que debía producirse llegó ayer. El internacional con Bélgica acordó la rescisión de su relación contractual con el Olimpia Milano, club que era propietario del jugador y que ayer, a través de su página web, deseó "muy buena suerte con sinceridad" tras poner fin de mutuo acuerdo a una conexión de dos años de duración. Ahora deben fructificar las negociaciones entre el CAI y el jugador. Van por buen camino y solo la estancia del belga con su selección (se encuentra inmerso en el pre-Europeo) podría retrasarlo: Van Rossom es el base, el uno.

El rojillo no es el único equipo del baloncesto europeo que ha mostrado su interés por Van Rossom, jugador joven -24 años-, todavía en crecimiento, que abandonó la niñez en el Oostende de su país natal y que ha sabido madurar en Italia, en la Serie A de la Lega Basket. Allí es donde ha vivido sus dos últimos años como profesional, cedido por el Armani Jeans de Milán, escuadra de la que quedó desvinculado ayer, al Scavolini Spar de Pesaro, donde acumuló protagonismo. Su próximo reto es dar el salto a una liga de primer nivel como lo es la ACB. Para cumplirlo está tentado por el CAI Zaragoza. El técnico José Luis Abós le concederá el honor de pilotar su juego en la temporada del regreso a la mejor liga del Viejo Continente. Recibirá, cuando estampe su firma y ya sea jugador del CAI Zaragoza, galones y responsabilidad. Formará pareja con Joan Riera, su complemento en la plantilla, y recibirá un encargo comprometido: la creación del juego del CAI 2010-2011.

El acuerdo es cuestión de días, quizá de horas. La maquinaria del club rojillo trabaja por cerrar la contratación. Pero la estancia de Van Rossom con su selección puede demorar, que no negar, la consecución del objetivo. Fuentes de la entidad señalaron ayer que la negociación estaba en marcha y que podría concluir con éxito en cualquier momento. Su fichaje será el cuarto del mercado veraniego para el CAI. Han recalado en las filas rojillas Andrés Miso, Joan Riera y Chad Toppert. Quedan más, pero -al menos- el puesto de base quedará, en principio, cerrado a cal y canto con la pareja formada por Riera y Van Rossom. Con el belga se cerrará uno de los enigmas del club zaragozano de cara a la nueva temporada. Hay otros por resolver. Queda tiempo.

Etiquetas