Deportes
Suscríbete

ATLETISMO

Rudisha acaba con el mito

La plusmarca de Kipketer en los 800 metros ha estado vigente 13 años.

Nuevo triunfo de Semenya.
Rudisha acaba con el mito
AFP PHOTO

El keniano David Rudisha, de 21 años, puso ayer su sello a la reunión de Berlín rompiendo el récord mundial de los 800 metros al correr la distancia en 1:41.09, dos centésimas por debajo del registro que tenía el danés -también nacido en Kenia- Wilson Kipketer desde el 24 de agosto de 1997. La gesta de Rudisha hizo pasar a un segundo plano el regreso a la capital alemana de la sudafricana Caster Semenya, campeona mundial de 800, que corrió ayer su tercera competición desde que regresó a las pistas tras un calvario de 11 meses en los que tuvo que someterse a diversas pruebas médicas para confirmar su feminidad. Semenya ganó los 800 metros y consiguió bajar de los dos minutos (1:59.90). "Mi meta era correr por debajo de los dos minutos y lo conseguí", dijo la atleta, que se declaró, además, "satisfecha" de volver a estar en Berlín tras su triunfo en los Mundiales hace un año.

El personaje de ayer, sin embargo, fue Rudisha con su fulminante récord del mundo: una auténtica demostración de superioridad sobre todos sus rivales, corriendo los últimos 300 metros en solitario. La mejor marca personal de mediofondista era hasta ahora de 1:41.51, el segundo mejor registro de todos los tiempos. El ex campeón juvenil del mundo llamó la atención por primera vez en 2007 en Zúrich. En 2008 y 2010 ganó los campeonatos africanos. Su padre, Daniel, fue medallista de plata en 1968 en los relevos de 4x400 metros. "Sabía que era mi día. Le pedí a la liebre que corriera la primera vuelta en menos de 49 segundos e hizo un gran trabajo. Cuando vi el cronómetro en 1:41.09 me sentí muy bien. Fantástico". Rudisha le sacó más de tres segundos a su más inmediato perseguidor, su compatriota Boaz Kiplagat Lalang. En los años 70, el cubano Alberto Juantorena batió en dos ocasiones el récord (1:43.50 y 1:43.40), pero fue destronado por el británico Sebastian Coe, que lo hizo también dos veces (1:42.33 y 1:41.73). La última plusmarca mundial estuvo vigente 16 años, de 1981 a 1997, cuando llegaron los tres récords sucesivos de Kipketer: 1:41:73, 1:41:24 y 1:41.11.

Otro de los protagonistas de la jornada de ayer fue el etíope Tariku Bekele, que se impuso con claridad en los 3.000 metros y firmó la mejor marca mundial del año (7:28.99). Del lado español, lo más destacado fue la reaparición del campeón europeo de los 1.500 metros, el madrileño Arturo Casado, que terminó la prueba en el cuarto lugar y mejoró su marca personal para dejarla en 3:32.70 y que le sitúa noveno en el escalafón español de todos los tiempos.

Etiquetas