Despliega el menú
Deportes
Suscríbete

TENIS

Rafa Nadal y Ferrer se jugarán los cuartos

El balear se deshizo del croata Marin Cilic y se enfrentará mañana al alicantino. David Ferrer se impuso en octavos de final al tenista canadiense Milan Raonic.

El tenista mallorquín Rafa Nadal.
Rafa Nadal y Ferrer se jugarán los cuartos
JOE CASTRO/EFE

Rafa Nadal, número uno del mundo, continúa intratable en el Abierto de Australia y mantiene intacto el objetivo de convertirse en el tercer hombre de la historia en lograr los cuatro 'Grand Slam' consecutivos. El balear se deshizo de un batallador Marin Cilic (6-2, 6-4 y 6-3), con quien tuvo que bregar más de lo que refleja el resultado final, y mañana jugará en cuartos de final contra David Ferrer, vencedor ante el canadiense Milan Raonic, lo que asegura un español en semifinales del primer grande del año, algo que no ocurría desde 1997, cuando Carlos Moyá venció a Félix Mantilla.

El manacorense, que el año pasado tuvo que abandonar en cuartos a causa de una lesión en la rodilla derecha, saldó cuentas con el croata, uno de los cuatro jugadores en activo que mantenía un saldo favorable en sus duelos, sin hacer un excesivo gasto de energía, algo importante tras los problemas físicos con los que lidió en el torneo de Doha y en los encuentros anteriores en este Abierto de Australia.

Nadal comenzó sin dar opciones y rompió rápidamente el servicio de su rival para encarrilar el primer set (6-2). La historia en el segundo parcial fue similar. El croata aguantó los primeros juegos y salvó dos bolas de 'break' antes de ceder su servicio (4-3) ante un Nadal que cada vez estaba más cómodo sobre la pista. El croata se iba mentalmente de un partido en el que el español le hacía moverse incesantemente de un lado a otro.

Poco a poco, Nadal fue minando la moral de su rival y no tardó en plasmar su superioridad en el marcador con una rotura en el séptimo juego (4-3) del tercer set para dejar sellado su pase a la siguiente ronda. El 'break' terminó con la resistencia del croata y permitió al español lograr su vigésimo quinto triunfo consecutivo en torneos del Grand Slam. «Antes del partido estaba un poco nervioso, porque Cilic puede ser muy agresivo y resulta muy peligroso. Intenté estar a mi mejor nivel y creo que jugué mi mejor partido hasta ahora en el Abierto de este año», dijo tras la victoria.

Además, también afirmó haber dado un salto hacia adelante en relación a los otros encuentros. «Me ha gustado todo mucho más que el otro día. Me ha gustado la intensidad de las piernas, la mental, el ritmo, que he cometido menos errores, he sacado mejor. En general he jugado muy serio, con menos fallos. He dado un salto muy grande hacia adelante», reconoció.

Pese a la victoria, si quiere derrotar a su próximo rival deberá buscar su mejor versión, ya que el alicantino se encuentra en un gran estado de forma y el balear no decide los encuentros con golpes decisivos sino con insistencia y solidez. Ferrer, que igualó su mejor registro en el Melbourne Park, acabó con el 'efecto' Raonic (4-6, 6-2, 6-3 y 6-4), una de las sensaciones del torneo, y ahora tiene una prueba de fuego ante el adversario de más entidad.

 

Tres victorias en doce partidos

Ferrer, uno de los mejores restadores del circuito, tendrá que luchar ante las estadísticas, ya que solo ha ganado tres de los doce partidos que ha disputado con Nadal. El último enfrentamiento data de la final del Masters de Roma del año pasado, donde Nadal se impuso a Ferrer por 7-5 y 6-2. El alicantino no cree que sea una cuestión mental, sino que el número uno del mundo es el mejor. «Cuando juego contra Rafa no es que no me lo crea, es que es muy bueno. Alguna vez se puede dar la oportunidad de poder ganarle; pero está claro que no es nada fácil: tanto Nadal como Federer están al alcance de muy pocos», subrayó Ferrer.

Etiquetas