Deportes

REAL ZARAGOZA

Prieto: "No queremos futbolistas sin ilusión ni ser un cementerio de elefantes"

El nuevo responsable del área deportiva explica su proyecto, su afán por construir un equipo atractivo y su apuesta por el gasto entendido como inversión

¿Sus primeras jornadas como director deportivo han transcurrido con más o menos complicaciones de las previstas?

No se trata tanto de dificultad, sino del ajetreo propio de las fechas. Después del ascenso, poner en marcha todo nos está llevando muchas horas de trabajo. Pero es lo natural a estas alturas de junio.

El club ha asociado su nombramiento a una nueva etapa de cambio. ¿Cuál va ser la profundidad de esas variaciones?

Van a cambiar cosas, sobre todo en el funcionamiento interno. Vamos a darle una vuelta a toda la parcela deportiva del club. Queremos poner unos cimientos sólidos para trabajar. Eso por un lado. Luego está el día a día: la composición de la plantilla, la pretemporada? La organización de la parcela deportiva se culminará en septiembre con otra serie de cambios.

Teniendo en cuenta que el proyecto actual está estrechamente marcado por Marcelino, ¿el proyecto de Antonio Prieto es a corto, medio o largo plazo?

La figura de Marcelino es muy importante. Esta temporada gira en torno a él, pero hay que sentar unas bases sólidas para el club, independientemente de quién sea el entrenador. Hay que hacer que este club vuelva a ser tan grande como lo ha sido siempre.

¿Hasta dónde alcanza su autonomía?

En los temas deportivos, tengo total capacidad para decidir junto a Marcelino. Pero hay un momento en que confluye el tema deportivo con el económico. Yo manejo unos parámetros que entran dentro de las partidas presupuestarias que hay para plantilla, pretemporada, fichajes... Y hay alguien por encima, el propietario, que decide.

¿Cuál es su relación con Pedro Herrera, secretario técnico?

Muy buena, no hay ningún problema. Cuando trabajas en un sitio, tienes tus dimes y diretes, pero como con todas las personas del club. Mi relación con todas las personas del club es excelente, como en los otros sitios donde he trabajado. No tengo ningún problema personal con nadie. Este es un reto profesional complicado y difícil en una situación complicada.

Al Zaragoza siempre se le ha achacado un déficit en el modelo de club. ¿Qué filosofía se ha propuesto implantar?

De buenos futbolistas. Nuestro éxito sería ver La Romareda llena y que, independientemente del resultado, la gente pueda irse contenta. Estamos en deuda con la afición. Queremos recuperar el apoyo y el cariño de la gente. Responderle con buen fútbol. Estamos en Primera División, en una situación económica complicada, pero eso no impide que vayan a venir buenos futbolistas.

Insiste en el mensaje de la ilusión, pero ¿cómo se concilia eso con el freno económico?

Más que un freno es un condicionante. Cuanto más presupuesto tienes, más posibilidades hay de ir a por determinados jugadores. No estamos en la mejor situación, pero el mercado es muy amplio y da para todo. Con una buena base de este año, vamos a hacer un buen equipo.

¿Habrá la revolución que se presume?

No. Hemos ascendido con una plantilla muy corta, no más allá de 18 jugadores profesionales. Tenemos tres jugadores lesionados graves (Diogo, Goni y Luccin) y tres que no siguen (Chus, Pignol y Caffa). Si queremos una plantilla de 22 futbolistas, sale un número de incorporaciones por su propio peso. No habrá excesivos cambios.

¿Será más complejo agilizar ciertas salidas que las entradas?

No queremos dar salida a ningún futbolista. A quienes finalizaban contrato ya les hemos comunicado su situación, y quienes tienen contrato en vigor entrenarán el día 20? si no sucede nada. Hablamos de fútbol, de la posibilidad de que algunos quieran cambiar de club o que otros clubes los quieran incorporar y sea interesante para nosotros. Pueden producirse movimientos, pero no tenemos necesidad de sacar a nadie.

En su presentación, cuando declaró único intransferible a Ander, no pareció esa la dirección de sus palabras. ¿Ha cambiado algo?

No. Con Ander Herrera, manejábamos una oferta económica importante y decidimos no traspasarlo. Fue el único con una oferta encima de la mesa en la que el Zaragoza dijo que no se vende. Si esa oferta se triplica, nos obligaría a recapacitar. Eso no quiere decir que el resto de jugadores esté en venta. Cada uno de ellos tiene un valor de mercado, si la situación es interesante deportiva y económicamente para el club y al jugador le interesa, se tomaría una decisión. Con Ander ya la hemos tomado.

Las cesiones, las operaciones conjuntas y la multipropiedad van a los nuevos mecanismos de acción del Zaragoza?

Pero no solo aquí. También en los grandes: en el Atlético, en el Villarreal…, cuando no hay dinero, hay otras formas de adquirir compromisos y contratos.

Estas fórmulas contienen una ventaja de tipo económico, pero también unos riesgos: la necesidad de estirar los plazos de espera hasta que se aclaren los descartes de otros clubes, la incapacidad de construir un bloque arraigado al club…

Sí, es un peaje que debemos pagar este año por nuestra situación. Vamos a tener jugadores a préstamo, cesiones con opción de compra, cesiones puras y duras, multipropiedad… es una forma de abaratar la plantilla. No es lo idóneo deportivamente, pero este año será así. Si el proceso sigue normal, al año que viene habrá menos cedidos y al siguiente, ninguno.

¿Planea alguna inversión seria?

Sí, la habrá.

Joven, ambicioso, con margen de revalorización… ¿Este es el patrón de búsqueda?

No buscamos ser un cementerio de elefantes, con gente que venga de vueltas, sin ilusión. La camiseta del Zaragoza merece ser defendida con orgullo y con dignidad. No vamos a traer nombres, ni gente mayor.

Se entiende que desea un Zaragoza que crezca con sus futbolistas…

Sí. Tenemos la ventaja de Marcelino que es un entrenador que saca mucho rendimiento a los jugadores. Pensamos que si le traemos jugadores de ese perfil, el rendimiento individual y colectivo va a ser muy bueno.

¿Cuál es su sintonía con Marcelino?

Nos conocemos desde hace años, cuando con el Getafe le "quitamos" el ascenso al Sporting. Tenemos una buena relación futbolística desde entonces… Ahora, en los últimos meses, hemos mantenido reuniones cotidianas, directas y con un trato muy cercano.

¿Va a dar el visto bueno a las incorporaciones?

Hay consenso. Nuestro cuerpo técnico tiene un año más de contrato, ojalá siga muchos más, pero los futbolistas que incorporemos tendrán contratos de al menos dos o tres años. Tenemos que ver que esos jugadores sean muy buenos para el Real Zaragoza, no solo para Marcelino. No vamos a traer a ningún futbolista que él no quiera, pero la dirección deportiva, junto al entrenador, debe decidir los futbolistas. Hay que buscar la forma de que esos futbolistas sean muy buenos para el Zaragoza. Hay determinados puestos en los que (Marcelino) no cree mucho y un perfil de futbolista no encaja en sus esquemas. Debemos ser inteligentes, o al menos no ser tan torpes, como para traer futbolistas que él no quiera.

El mercado de contrataciones del Zaragoza en la última década ha estado muy definido. ¿El margen de acción de su área deportiva será más versátil?

Este año no porque estamos muy condicionados por el tema económico. Para tener menos riesgos de equivocarnos vamos a buscar referencias directas, jugadores que conozcamos mucho, que sean españoles o conozcan la Liga. Evidentemente, habrá casos de otras ligas u otras competiciones, pero no estamos ni para fichajes exóticos ni apuestas arriesgadas.

El pasado verano no se cerró la plantilla hasta última hora. ¿Puede volver a ocurrir?

Este año será mejor en ese sentido. Un grueso importante de la plantilla estará el día 20. Evidentemente, habrá operaciones que madurarán después. El día 20 habrá varias incorporaciones y Marcelino podrá trabajar con ellos.

¿Se corre el riesgo de que no haya porteros el día 20?

Con Doblas, no hay acuerdo de renovación, y López Vallejo aún no ha contestado. Ahora, Diego García, del juvenil, pasa al primer equipo, la idea es que si tenemos solo dos porteros él sea el segundo, y si tenemos tres juegue en el filial. Debemos estar tranquilos.

Zapater y Ewerthon concluyen contrato en 2010. ¿Se plantean una renovación o una venta?

Este tema no nos urge. Tenemos todo el año para darle una solución y una salida. La idea es de aquí a Navidad, si siguen en la plantilla retomar el tema de la renovación. ¿Está ante el gran reto de su carrera?

Sí, tanto en el Getafe como en el Madrid y aquí este año me ha acompañado la suerte, me fueron bien las cosas. Esperemos que siga igual.

¿Cuánto tiempo se ve en el Real Zaragoza?

No es un cargo perpetuo en el tiempo. Los tiempos de ejecución son muy efímeros y me gustaría estar mucho tiempo en el Real Zaragoza como director deportivo, pero es complicado que eso suceda.

Etiquetas