Despliega el menú
Deportes
Suscríbete

ALPINISMO

Pauner ya piensa en subir el Annapurna la próxima primavera

Pauner, en Zaragoza
Pauner ya piensa en subir el Annapurna la próxima primavera
JAVIER CEBOLLADA

El montañero aragonés Carlos Pauner, que sufrió una caída cuando intentaba ascender el Shisha Pangma (8.027 metros) y se fracturó tres costillas, se recupera en Zaragoza de sus lesiones y ya piensa en ascender el Annapurna (8.091) esta primavera.

Así lo ha anunciado hoy en una rueda de prensa celebrada en el Hospital Clínico Lozano Blesa, donde ha sido examinado para determinar los daños que ha sufrido en el accidente, después de que ayer llegará a la capital aragonesa tras un largo viaje.

La doctora María Antonia Nerín, de la Unidad de Congelados del Hospital Clínico, ha dado conocer hoy el parte médico que indica que Pauner tiene fracturadas tres costillas, la séptima, octava y novena del lado derecho, y varios hematomas en otras.

Nerín ha señalado que estas lesiones son "muy dolorosas" e impiden "completamente" la actividad física durante las próximas semanas, por lo que el montañero deberá guardar reposo durante, por lo menos, un mes.

Pauner, que llegó ayer a Zaragoza acompañado del también montañero aragonés Javier Pérez, ha asegurado estar abatido por haber regresado sin ascender el Shisha Pangma, después de "todo el esfuerzo que había puesto", a la vez que ha pedido "perdón" por no cumplir con las expectativas iniciales.

"Me fastidia porque era un accidente que no tenía que haber ocurrido, pero este deporte es así, hay temporadas buenas y temporadas malas", ha comentado.

Pauner sufrió la caída el domingo 13 de septiembre a unos 5.800 metros cuando, acompañado de Javier Pérez, se dirigía a establecer el campamento uno a 6.400 metros.

En el trayecto, Pauner cayó al moverse un bloque de roca sobre el que caminaba y se golpeó fuertemente el costado derecho contra varias piedras, por lo que regresaron al campo base después de permanecer una hora en el lugar del accidente.

Por medio del teléfono satélite contactaron con el doctor Ramón Morandeira y la doctora María Antonia Nerín, del Hospital Clínico, quienes a través de una exploración dirigida descartaron lesiones más graves y le recetaron calmantes para sobrellevar el dolor.

"Fue un momento difícil. Tenía taquicardia y la tensión muy baja, y pensé que me iba a quedar allí porque creía que me estaba desangrando por dentro", ha explicado.

El día 14 de septiembre emprendieron el lento descenso, "a pie, a caballo y en jeep", una vuelta que Pauner afrontó "tranquilo", pese a los dolores, haciendo gala de la capacidad del montañero para "aguantar situaciones de dolor".

Una vez en casa, Pauner ha reconocido que no le ha gustado "demasiado" la vertiente norte del Shisha Pangma" por la larga distancia que separa el campamento base de la falda de la montaña y ha anunciado que la próxima vez planteará la subida por el sur.

El montañero aragonés ha indicado que ante la adversidad se echa para adelante y, por ello, planea ya ascender esta primavera el pico del Annapurna, que ya intentó en el año 2002 sin éxito.

Pauner coincidió en esta expedición con el escalador Juanito Oiarzabal, a quien le une "una relación de amistad" y con quien espera coincidir en el futuro, ya que es un "gran alpinista", ha destacado.

Etiquetas