Despliega el menú
Deportes
Suscríbete

REAL ZARAGOZA

Partida de póker

>> Pequeños matices de forma provocan la ruptura de Agapito con el Betis y el Zaragoza vuelve a ofrecer a Oliveira al Villarreal>> Guilherme, el sustituto preparado por el accionista de referencia de la entidad, aterrizó anoche en Madrid, donde ha dormido

Partida de póker
Partida de póker
HERALDO

No hay acuerdo. En contra de lo que se preveía en la noche del miércoles cuando se levantó la reunión entre los representantes del Real Zaragoza y del Real Betis, el traspaso de Ricardo Oliveira del club aragonés al andaluz quedó totalmente paralizado ayer por la tarde por cuestiones de matiz económico relacionadas con las formas de pago.

 

Manuel Ruiz de Lopera, el dueño del club bético, apretó como es habitual en el momento postrero del trato en busca de un beneficio para sus intereses y provocó la reacción inmediata de Agapito Iglesias, su homólogo zaragocista, que no solo no aceptó la propuesta verdiblanca sino que aparcó todo lo avanzado en la jornada anterior y volvió a reabrir nuevos caminos de solución. Para ello, volvió a llamar a la puerta de algunos de los clubes que durante la semana participaron en la puja (Olympique de Lyon, Panathinaikos y Villarreal) por si, a última hora, aún están interesados en seguir discutiendo por el pase de Oliveira.

Como es lógico, la primera y prioritaria reapertura de negociaciones fue con el Villarreal, con quien el Zaragoza sabe que podría hacer una carambola a tres bandas de lograr un acuerdo. Además de obtener dinero líquido, estaría en disposición de finiquitar dos operaciones aplazadas que siguen vivas en la contabilidad de la empresa: las relativas al traspaso de Cani del Zaragoza al Villarreal y al de Ayala en sentido contrario.

Lopera, que a media tarde llegó a publicar en la página web del Betis (como es su estilo y ya llevó a cabo en el caso de Sergio García en verano) las condiciones de la oferta del cuadro bético al Zaragoza para fichar a Oliveira, se quedó con las ganas de anunciar la contratación definitiva del ariete por forzar demasiado la máquina.

En esa información el Betis exponía los detalles que ya avanzó ayer HERALDO DE ARAGÓN: “Manuel Ruiz de Lopera ha ofrecido 7 millones de euros por el 50% del pase del futbolista. La forma de pago sería de 3 millones a la firma del contrato y 4 millones en pagos aplazados con la posibilidad de que el Zaragoza lo negocie”, publicaron en boca de su director de comunicación, Iván Larriba. La nota añadía que el contrato ofrecido a Oliveira es hasta el año 2013. El Betis terminaba diciendo que “ahora será el Zaragoza el que tenga que contestar a la oferta”. Y minutos después contestó: lo de los plazos no era lo hablado y no sirve.

Oliveira, que pidió permiso para no entrenarse ayer en La Romareda “para resolver asuntos personales”, vio cómo se le venía abajo su sueño de marcharse de inmediato hacia Sevilla cuando ya tiene la cabeza más allí que aquí.

El Villarreal, al que la nueva llamada del Zaragoza le pilló de improviso, aplazó cualquier conversación al respecto hasta hoy por la mañana. Mientras tanto, Guilherme, el joven del Cruzeiro que Agapito ha elegido como sucesor de Oliveira si al final se va, llegó anoche a España en un vuelo desde Brasil y ha pernoctado en Madrid. Hoy por la mañana se le espera en Zaragoza.

Etiquetas