Despliega el menú
Deportes
Suscríbete

VOLEIBOL

Orgullo de Teruel

El CAI Teruel se fundió con su afición en una fiesta en la plaza del Torico para celebrar la nueva Superliga. Fue un agasajo popular, envuelto en la magia del clásico "We are the champions".

Orgullo de Teruel
Orgullo de Teruel
ANTONIO GARCíA

Los negros nubarrones no impidieron que las estrellas brillaran en la plaza del Torico. Ni la lluvia llegó a aguar una fiesta que estaba destinada a reconocer a un equipo que ha llevado con enorme satisfacción el nombre de la ciudad, Teruel, por Europa. Que está en la élite nacional e internacional. Que es el mejor del país. Un equipo de 'Champions League', otra vez. Que el sábado se coronó por segunda vez consecutiva campeón de la Superliga, la máxima categoría, la primera, la más alta. El CAI Voleibol Teruel es el orgullo que una afición que en dos años asocia el comienzo de mayo a la palabra fiesta. Una marea naranja fiel que ha empujado a que su CAI levante en dos temporadas tres trofeos. Los jugadores, los entrenadores, la directiva de un club señor, saben que tienen una deuda con una hinchada maravillosa a la que tiene que agradecer lo que son. Y la mejor manera es brindar con su público por los éxitos. Como la pasada temporada. En el escenario más emblemático de la capital. Una comunión perfecta. Ya lo decía el rapero elSabe, micrófono en mano a las siete de la tarde: "Si yo digo CAI, tú dices Teruel; si digo orgullo, tu dices naranja".

Así empezó ayer el emotivo homenaje a un colectivo recibido con un himno universal, 'We are the Champions' que ya se asocia al "Yo soy de Teruel, de Teruel, de Teruel". "Pocos pensábamos que íbamos a ser campeones y estos machotes hicieron la proeza, por segundo año", arrancaba el presidente del club, José Luis Torán, para iniciar un turno de reconocimientos: a su directiva, a las autoridades, instituciones y empresas que hacen posible que el presupuesto cuadre, a los chicos y chicas de los equipos juveniles gestionados por Juan Carlos Doñate (ausentes al estar disputando los Nacionales)? Y la guinda, a la afición, la que reventó Los Planos, la que se tiñó de naranja los 620 kilómetros que separan Teruel de Almería: "La mejor". Aún tuvo tiempo para lanzar un guiño a los jugadores: "Todos tenéis que renovar la próxima temporada". "Que se queden, que se queden", gritaba la plaza.

Regalo de cumpleaños

A partir de entonces, el micrófono empezó a circular por las manos de los protagonistas. El primero, el entrenador, Óscar Novillo, que por segundo año recibió el 1 de mayo el mejor regalo de cumpleaños. "Ayer (por el sábado) era imposible no ganar. Solo teníamos dejarnos ir. Vosotros hicisteis el resto. Muchas gracias". Buena parte de culpa de la gloria deportiva hay que dársela también a su mano derecha, José Ignacio Marcos, el rey del ordenador y su 'Data volley'. "Parece que es fácil ganar en dos años tres títulos, pero lleva mucho trabajo, muchos saltos, muchas lesiones? De la junta directiva que trabaja de forma altruista y nos ha facilitado todo. Y, encima tengo una niña turolense? Va a ser complicado olvidar esta ciudad", expresaba Marcos, dando un punto de suspense a su continuidad.

Los aplausos daban calor a la fresca tarde en Teruel, especialmente recordada para el fisioterapeuta Miguel Ángel Orta, obsequiado con un sonoro "cumpleaños feliz" por su aniversario: "Personal y profesionalmente, lo mejor que he vivido es esto. Se lo agradezco a Óscar, que me llamó para formar parte del proyecto y bendita la hora en que lo hizo". Con la hinchada entregada, llegó el turno de los jugadores que abrió el capitán, Guille Hernán. Dos campañas, dos copas de campeón. El año pasado no pudo morderse la lengua y anunció que continuaba. Ayer no aventuró nada. "No sé si estaré otra temporada, pero las dos que he vivido han sido increíbles. Los partidos en casa son fáciles con vosotros; como el último, con cuatro mil personas y ante un toro salvaje (Unicaja)", resaltó el hombre que luce el 1 en la camiseta.

Del 1 al 2: "No tienes melenas, pero es el rey de las nenas -comunicaba el 'speaker'-. Frannnn Rodríguez". Y el 3, Julián García-Torres: "Esta ciudad empieza a hacer historia con títulos". "Que bote Teruel", solicitó el brasileño Haroldo Lino. Del 5 al 7, Daniel Rocamora, que no ha podido tener mejor estreno en la Superliga: "No lo voy a olvidar". Tampoco un artista en la pista de juego y de baile, un 'showman' con el micrófono: el dominicano Víctor Batista. Y el último en aterrizar, José Javier Subiela, que confirmó con una baja en el 'play off' el mal que asoló el vestuario esta temporada. "El deporte nace de la ilusión y de los sueños", proclamó Luis Pedro Suela. "Campeones", insistió Ibán Pérez. Y alguna lágrima escapó cuando habló José Torres, obligado a dejar el voleibol profesional por una lesión en el ojo: "Tengo que abrirme camino, pero voy a seguir viniendo. Van a estar siempre en mi corazón". No faltó el producto local: los juveniles Jorge Górriz y Fernando Mengod, que tuvieron la oportunidad de conocer la 'Champions' desde dentro, y un grande, Jesús Ariño, que con voz ronca ponderó alto y fuerte. "Sois lo más importante. Todo por vosotros".

Y, lamentablemente, no dio tiempo a más. El programa incluía actuaciones estelares, pero otra hinchada, la del fútbol, que vitoreaba al CD Teruel, campeón de Tercera División, sacó del escenario al verdadero héroe de la tarde: el CAI Voleibol Teruel. Una pena. La fiesta podría haber sido completa.

Etiquetas