Despliega el menú
Deportes

REAL ZARAGOZA

Objetivo: Sudáfrica

Carrizo comparte dos sueños absolutamente compatibles: salvarse sin agobios en el Real Zaragoza y ser convocado por Maradona para el Mundial en tierras africanas.

Javi López Vallejo cede el testigo de la portería a Juan Pablo Carrizo
Objetivo: Sudáfrica
JOSÉ MIGUEL MARC0

La pésima salud clasificatoria del Real Zaragoza no le permite proclamar abiertamente su sueño. Las prioridades son más mundanas, esquivar el descenso. Pero en el cajón de metas de Juan Pablo Carrizo los males zaragocistas conviven con el deseo de formar parte de la terna de arqueros que Diego Armando Maradona convoque para el Mundial de Sudáfrica. De hecho, ambos objetivos congenian y se abrazan. Del éxito del primero depende la consecución del segundo. Una cadena de favores de la que todos saldrían ganando.

 

El 'set' que el Barça le propinó al conjunto aragonés en octubre significó la salida del santafesino. Siete jornadas seguidas en el banquillo desactivaban cualquier posibilidad de presencia en la cita mundialista. Un túnel del que comenzó a escapar el pasado domingo: "Cuando me vi en la lista de los once que jugaban, para mí eso ya fue importantísimo. Tenía muchas ganas de jugar. Acumulaba mucha bronca porque a nadie le gusta que le quiten de la alineación. Pero el fútbol tiene estas cosas. Para mí era una prueba. Si las cosas no me hubieran salido bien, se hubiera hablado de muchas cosas. Espero que el domingo pueda seguir con ese tono, ayudando al grupo".

 

Un paréntesis en el que mantuvo intacto el depósito de la confianza: "La confianza la he tenido siempre. Dejé la portería contra el Barcelona y tardé varias semanas en volver. Era consciente de que iba a ser observado. Es lógico. Me había quitado un entrenador y un entrenador nuevo me volvía a poner. Estás en los ojos de toda la gente. Lo tomé con tranquilidad. Creo que se vio así. Resolví las pocas situaciones de peligro que se dieron. Quiero que se compruebe lo que valgo como persona y como portero".

 

Contra el Deportivo colaboró en que el equipo más goleado de Primera mantuviera la portería a cero. Como curiosidad, Carrizo ha jugado en los cuatro encuentros en los que el Zaragoza ha terminado imbatido (Tenerife, Getafe y Deportivo en Liga y Málaga en Copa). Un hecho que aplaude: "Eso genera confianza en lo personal y en lo colectivo. A nivel defensivo el equipo se siente más seguro. Es un buen parámetro en el que nos tenemos que basar. Tenemos que acostumbrarnos a ser golpeados en algunas ocasiones porque hay equipos que te exigen mucho. Lo importante es levantarte tras ese golpe y seguir jugando. Los partidos duran 90 minutos y no puedes desmoronarte tras recibir el primer gol. Hay que afianzar esa seguridad de que se puede voltear un resultado. Ojalá que mantengamos el arco a cero y que el equipo se parezca al del domingo pasado".

 

Si hilvana más actuaciones así, la puerta de la albiceleste se volverá a abrir: "Jugar me permite volver a pensar en la selección. Y para jugar tengo que darle seguridad a mi entrenador. Lo que venga será secundario. Hoy mi misión es asentarme en la portería del Real Zaragoza. Me quitaron la portería y me la han devuelto. No quiero volver a perderla. Depende exclusivamente de mí, de cómo me comporte y juegue. Si la selección me convoca, me alegraré y estaré agradecido al Zaragoza".

 

El 'Gato' Romero (AZ Alkmaar) y Mariano Andújar (Catania) le ganan por varias cabezas en la carrera. Pero la tercera plaza se antoja a su alcance si mantiene un nivel aceptable. Diego Pozo (Colón) y Cristian Campestrini (Arsenal de Sarandí) no deberían ser un escollo.

 

Tan confiado se muestra Carrizo en sus posibilidades, que tampoco teme que el Real Zaragoza engorde su nómina de guardametas en el mercado invernal: "Eso le dará prestigio a la portería. La competencia sana es buenísima. Ni Javi ni yo tenemos temor de que venga otro portero. No me preocupa. Es una decisión del club. Si así lo creen, bienvenido sea. Eso sí, se lo pondré difícil".

Etiquetas