Despliega el menú
Deportes

SD HUESCA

Objetivo, 21 de julio

Mikel Rico y Roberto confían en iniciar la pretemporada con el Huesca, el primero con el beneplácito del Poli Ejido, al que pertenece todavía. Adrián Ripa y Sastre dependen de la decisión del Real Zaragoza

Uno de los primeros objetivos de la Sociedad Deportiva Huesca en Segunda División era perfilar el grueso de la plantilla antes de entrar en el capítulo de las incorporaciones. Y, a falta de unos retazos, se tiene casi cerrada la lista de renovaciones y bajas. Las incógnitas ahora residen en los tres cedidos, Mikel Rico (Poli Ejido) y Ripa y Sastre (Real Zaragoza), y en el goleador Roberto García. Este cuenta ya los días para que el 21 de julio arranque la pretemporada sin otras ofertas en firme mientras que el resto depende de los clubes de origen. Rico desea desatarse de esa correa mientras que los zaragocistas querrían convencer a Marcelino o, en su defecto, retornar a la capital oscense. Lo que sea excepto engordar las filas del filial en Tercera.

El vasco Mikel Rico se encuentra en su tierra muy pendiente de su futuro, que espera teñido de azulgrana. De hecho, ha previsto sus vacaciones con la idea de dirigirse al Alcoraz junto con sus compañeros. No será fácil. El Ejido, con el que tiene contrato en vigor, no está por la labor de deshacerse de él pese a los intentos del jugador y su representante, que mantienen continuas conversaciones con los andaluces. "Va a haber que pelear. Tengo opciones de marcharme y les he expuesto que mi ilusión es jugar en el Huesca. Ellos no me quisieron el año pasado y ahora, con su descenso a Segunda B, sí", comentaba el vizcaíno, pieza clave esta campaña.

Tampoco el Poli ha mostrado una postura clara. El centrocampista aguarda en breve un "sí o no" de un club "que no me ha llamado en todo el año, ni para felicitarme las Navidades ni por el ascenso". El Huesca no va a negociar con el cuadro almeriense y espera a que todo vaya bien "para ofrecerme un contrato de larga duración, eso me dijeron", continúa Rico. El jugador ya ha probado las mieles de la categoría de plata y sostiene que es "otro mundo. No te das cuenta hasta que lo vives. Salí en la última foto de la temporada en Segunda B y quiero salir en la primera de Segunda A".

Otro que espera hacerlo, contra pronóstico, es el delantero Roberto García. A pesar de que se habían rumoreado ofertas importantes como la del Numancia, ninguna de ellas es firme a día de hoy y el 'pichichi' de la Segunda B (22 tantos) piensa en arrancar los entrenamientos con su actual equipo. Es más, estos días se encuentra en la capital oscense después de un breve periodo vacacional por tierras tarraconenses. "Mi meta es cumplir en el Huesca el año de contrato que me queda y estoy tranquilo. Si llega una oferta, la estudiaré", señaló. Como Rico, Roberto aguarda con expectativas al nuevo entrenador, el gaditano Antonio Calderón: "Conoce la categoría y es un hombre de confianza para el club".

Entre dos tierras están Ripa y Lluís Sastre. Como sus compañeros, titulares habituales esta campaña y deseosos de actuar en la Segunda División. El matiz, si lo harán con la camiseta del Huesca o con la del Real Zaragoza. Ambos aguardan a que Marcelino García Toral les vea durante la pretemporada que se inicia el 14 de julio y, si le convencen, ocuparían una cotizada plaza en la primera plantilla. "Los dos tenemos contrato por una temporada con el Zaragoza. Si no nos quedamos, lo ideal que es nos cedan otra vez al Huesca. Lo que no queremos es jugar en Tercera con el filial", sostiene Ripa en representación de los dos. En su caso, el cuadro aragonés cuenta para el lateral izquierdo con Paredes y un Juanfran al que se le quiere buscar una salida. "Si no contratan a nadie más, tendré mis posibilidades...", acaba.

Etiquetas