Despliega el menú
Deportes
Suscríbete

REAL ZARAGOZA

Marcelino, sin equipo a cinco días del inicio

El entrenador llega atado de pies y manos por parte de la secretaría técnica al primer partido de liga el próximo sábado. No sabe todavía cuántos ni quiénes se van a marchar ni los fichajes que restan por venir.

Tarde, contrarreloj y, ahora, a base de fichajes súbitos del mercado de hombres libres. Al final, no han sido suficientes más de cien días de vacaciones veraniegas para que el Real Zaragoza haya recompuesto su plantilla de cara a la andadura por la Segunda División y el arduo trabajo de salidas y entradas de futbolistas en el vestuario aragonés se tendrá que completar, en un importante porcentaje superior al deseable, en las últimas cinco fechas de mercado estival.

La Secretaría Técnica del club, encabezada por el clásico Pedro Herrera como mano derecha del accionista Agapito Iglesias, no ha sido capaz de ejecutar los mandatos mínimos que hizo Marcelino nada más llegar al Zaragoza el 28 de mayo, apenas diez días después de haberse consumado la desastrosa pérdida de categoría. El entrenador asturiano fue muy claro en sus primeras declaraciones al aterrizar en la sede de La Romareda: "Tengo claro que el 24 de agosto, una semana antes del inicio de la liga, debemos estar ya todos centrados y con la plantilla prácticamente cerrada", dijo a HERALDO en una entrevista publicada el 7 de junio. Hoy se cumple esa fecha y la realidad es bastante distante de los deseos que tenía el preparador hace ya más de dos meses y medio.

"Tengo que amoldar a los futbolistas a un estilo que queremos aplicar de manera muy concreta y eso necesita tiempo. Así que, cuanto más tiempo dispongamos para trabajar con estos jugadores día a día, será mejor para todos. La gente con la que vamos a competir durante el próximo año tiene que conocerse lo antes posible", anunció Marcelino a modo de advertencia para intentar evitar lo que ha acabado ocurriendo: todo lo contrario a lo que dicta el sentido común desde el punto de vista deportivo.

Marcelino sobrelleva su incómoda posición al frente de su provisional equipo de manera callada y moderada. En público, esboza mínimos detalles de queja, pero no lanza ninguna señal de alarma que pueda desestabilizar a un entorno que viene muy tocado del año pasado. De momento, sufre en silencio y en la intimidad mientras Herrera comienza a derivar hacia opciones B o C en los listados de preferencias para los puestos que pide el técnico. Las prisas son así y los fichajes exprés de Pignol y Pulido este fin de semana son dos buenas pruebas de lo que está aconteciendo en la jurisdicción del secretario técnico.

Más que en la llegada de refuerzos, en su primeras horas como zaragocista el técnico astur se centró sobre todo en la conveniencia de definir cuanto antes las necesarias salidas del vestuario: "Habrá que trabajar de inmediato para ir dejando huecos libres. Lo importante es que todos estemos a gusto en todo momento. Y para eso tengo claro que, cuanto más rápido actuemos, será más positivo para todo el mundo. Hay una serie de futbolistas que, con total seguridad, tienen que salir de la plantilla por diferentes motivos", indicó. Tampoco por este lado sus deseos han sido complacidos, en este caso con mayor responsabilidad por parte del administrador del dinero de la entidad, Agapito Iglesias. Aquí siguen aún los Diego Milito, Luccin, Sergio García, Ayala o Ewerthon, jugadores que desde el inicio del plan estaban en la rampa de salida y que, a estas tardías alturas de agosto, todavía no se sabe a ciencia cierta cuál va a ser su final.

Marcelino ha utilizado hasta nueve jugadores del filial en los 40 días de pretemporada. Valero, Goni, Adriá y Zaparain estuvieron este mismo sábado en Soria, algunos con un papel relevante. El caso de Ripa puede resultar sangrante: de contar de inicio con él y darle incluso un dorsal -el 17- en la primera plantilla, va a pasar en las próximas horas a salir rebotado de nuevo hacia el Huesca. Todo es muy voluble. De Oliveira, Ewerthon y Pablo de Barros, los tres extracomunitarios, sobra uno. Que serán dos si, como está previsto, el club ficha a otro brasileño, el punta Nilmar... Y la liga, ahí mismo ya.

Etiquetas