Despliega el menú
Deportes
Suscríbete

REAL ZARAGOZA

“Hay que lavar la imagen que dimos en Vigo en el último viaje”

Marcelino alabó ayer la positiva actitud de la plantilla zaragocista tras el parón navideño y se mostró confiado en iniciar el año con un triunfo en Albacete.

Marcelino coloca unas señales de plástico sobre el césped de la Ciudad Deportiva
“Hay que lavar la imagen que dimos en Vigo en el último viaje”
ELENA MUÑOZ

Marcelino fue ayer el primer inquilino de la sala de prensa de la Ciudad Deportiva en 2009. En la tarde de Año Nuevo, con la noche cerrada sobre Zaragoza, el técnico abordó los detalles previos al partido de mañana en Albacete. Y, sin duda alguna, observando su talante y analizando su discurso, el asturiano arranca el nuevo año natural con el optimismo por bandera. “La disposición del equipo es muy buena, sensacional. Llevamos una semana de trabajo magnífica. Si seguimos por esta línea, estaremos en el camino indicado para lograr el éxito”, dijo en una inicial concatenación de frases con mensaje positivo para sus jugadores.

“La capacidad de trabajo y la concentración que estoy observando estos días en la plantilla es inmejorable, por lo que me parece que vamos a hacer un buen partido en Albacete”, prosiguió.

Marcelino no ha olvidado lo ocurrido en el último choque fuera de La Romareda antes del parón navideño. “Venimos de una malísima experiencia en Vigo en el anterior desplazamiento y tenemos que lavar esa imagen tan mala que dejamos aquel día. Lo ocurrido ante el Celta es una historia muy reciente, lo que me hace pensar que es difícil que se pueda repetir. Si estuviera más lejos en el tiempo, quizá habría más riesgos. Por eso, en Albacete, creo que vamos a ver otra historia bien diferente”, auguró.

No obstante, Marcelino también es de los que tiene cierto respeto a estos partidos posteriores a las fiestas navideñas y al parón de la liga. “Está claro que estas semanas son cada año complicadas. Hay mucha fiesta, vienes de varios días de descanso, donde se encadenan muchas celebraciones a mitad de semana... Hay una mezcla de lo que es la profesión y la diversión y hay que tener cuidado. Los que más inteligentes y más concentrados estén en diferenciar lo que es una cosa y la otra, son los que sacarán provecho de estas circunstancias”, reconoció. Incluso dentro de este resquemor, el astur retomó la bandera del optimismo de cara al duelo de mañana en el estadio Carlos Belmonte: “Me da la sensación, por lo visto esta semana, de que el Zaragoza está en un nivel muy bueno para encarar con éxito el partido de Albacete”, advirtió antes de insistir en las buenas vibraciones que le dejó la aplicación que mostró el equipo el último día contra el Alicante: “Si jugamos como en ese partido, ganaremos seguro en Albacete y volveremos con tres puntos”, vaticinó.

El máximo responsable del vestuario zaragocista también ha hecho sus números durante estas fiestas. Su aserto relativo a la tarea que le queda por hacer al equipo en la clasificación de aquí a junio así lo demuestra: “Nos faltan 15 pasos de 3 puntos para ser equipo de Primera División. Para ello, necesitamos ganar partidos fuera de casa y, en Albacete, podemos empezar a descontar ese camino que tenemos marcado”, indicó.

El Albacete, similar al Tenerife

Marcelino definió en media docena de trazos las características del rival que aguarda mañana al Real Zaragoza en el primer lance del año recién nacido. El preparador zaragocista considera que el Albacete es un equipo “muy dinámico, con un juego muy similar al del Tenerife, por poner un ejemplo cercano, que en su casa está demostrando con sus resultados que es bastante solvente, aunque muchas veces no logre grandes diferencias en sus victorias”.

García Toral describió más detalles del adversario manchego. “Estamos ante un rival al que debemos respetar porque juega bien al fútbol y despliega mucho esfuerzo a lo largo de los partidos”.

A pesar de estos datos, que auguran serias dificultades a priori para el Zaragoza, Marcelino considera que hay flancos por donde los blanquillos pueden acabar logrando un triunfo de mucho peso específico (como hicieron hace poco en Tenerife). “El campo es grande, con un césped en perfectas condiciones y con unas dimensiones correctas; y, además, no hay una gran presión ambiental”, reseñó.

Etiquetas