Despliega el menú
Deportes
Suscríbete

JUEGO LIMPIO

La UEFA alaba la "humildad de Xavi, Iniesta Casillas y compañía"

El director técnico del organismo europeo, Andy Roxburgh, señaló además que la selección campeona también ganó el premio al juego limpio.

El director técnico de la UEFA, Andy Roxburgh, alaba en un artículo publicado en la revista oficial del organismo que "Xavi, Iniesta, Casillas y compañía han dado una preciosa lección de humildad a la próxima generación".

"España también se ha llevado el trofeo al juego limpio durante el pasado Mundial", recuerda Roxburgh, quien señala que el adjetivo de humilde puede aplicarse asimismo a numerosos futbolistas del combinado nacional y juveniles durante el último decenio y medio.

"Xavi, Iniesta, Casillas y compañía lo han ganado todo", subraya, y, "sin embargo, también dan una preciosa lección de humildad a la próxima generación".

El director técnico de la UEFA ensalza "la dirección impregnada de sabiduría de Vicente del Bosque, la brillante orquestación del juego de Xavi, las incisivas carreras con balón de Iniesta, la habilidad ante la portería de Villa, y las hazañas de Casillas"

"Pero no es sólo la habilidad de los jugadores españoles, sino sus cualidades humanas, en particular la humildad de varios de ellos", insiste Roxburgh en su artículo, publicado en el número de noviembre de la revista de la UEFA.

"Del Bosque se ha llevado dos Copas de Europa y un Mundial con su estilo de dirección respetuoso, paciente y sin pretensiones", elogia el responsable técnico del organismo continental del fútbol en su artículo, titulado: "Una lección de humildad".

Además, destaca el papel de la federación española de fútbol (RFEF), que "pone el acento sobre la enseñanza de valores, tales como el compromiso, la camaradería, la naturalidad y la modestia. Busca producir jugadores de elite y con buen carácter".

De acuerdo con Roxburgh, en el equipo técnico de la RFEF "no hay sitio para la arrogancia, la vanidad o el sentimiento de superioridad", al tiempo que "Del Bosque lucha contra la autosatisfacción y la fiereza mal enfocada".

"Con seguridad, los jugadores tienen necesidad de ego, de querer ser lo mejor posibles, pero ello no debe confundirse con el lado negativo de la egolatría. Cuando los jugadores o entrenadores conocen el éxito, no es necesario que se vanaglorien", concluye.

Etiquetas