Despliega el menú
Deportes

VOLEIBOL

La otra ilusión del Día de Reyes

El CAI Teruel, que mañana juega partido de 'Champions' en Serbia, pide "salud y que las lesiones nos den tregua" en el inicio del nuevo año.

En vísperas de la noche mágica para los más pequeños (y aquellos adultos que todavía se sienten niños), el CAI Teruel apura su carta a los Reyes Magos esperando que llegue rápida a sus manos. La misiva agradece la generosidad de 2009, año en el que el conjunto turolense alcanzó el clímax deportivo con los títulos de la Superliga y la Supercopa, el subcampeonato de la Copa del Rey, el debut europeo en la Challenge Cup, ratificado esta temporada con su estreno en la máxima competición continental, la Champions League. Pero a la hora de redactar las nuevas peticiones, en las que se incluye repetir (si se puede) los éxitos pasados, hay un deseo que sobresale por encima de todos: "Salud y que las lesiones nos den una tregua". El presidente del club naranja, José Luis Torán, escribe su plegaria nada más comenzar el año, y justo cuando su equipo retoma la competición oficial con un duelo decisivo para su futuro en Europa. Mañana, el CAI Teruel juega en la localidad serbia de Kragujevac (18.00) con la necesidad de sumar un triunfo si quiere mantener la segunda plaza del Grupo D, que le abre las puertas a seguir en la Liga de Campeones.

 

El CAI Teruel viaja hoy con destino a Kragujevac esperando que los Reyes sean espléndidos. Una victoria sería un magnífico regalo, aunque el encargo de Torán precisa urgencia, más si se mira al grupo que ayer por la noche tomó el autobús rumbo a Barcelona, desde donde hoy parte el avión de la Swiss que llevará a la expedición a tierras serbias. Del equipo de doce jugadores se caen dos piezas: el central José Torres y el receptor Juan Carlos Vega. Ambos, por motivos médicos. "Y esperemos que la mala suerte o el gafe se terminen", pide Torán.

 

Nunca un balonazo ha dolido tanto en el seno del club aragonés como el recibido por Torres en el último partido del campeonato doméstico, el pasado 19 de diciembre, y que el CAI perdió ante Unicaja. El venezolano fue alcanzado en el ojo izquierdo por un balón procedente del área del conjunto almeriense, un terrible impacto que le dejó aturdido. Al principio, el percance no revestía excesiva gravedad. Pero el club decidió llevarlo al servicio de Oftalmología del Hospital Obispo Polanco para someterlo a una exploración que descubrió, pasados quince días de reposo para que bajara la inflamación, una "lesión de la mácula (pequeña área en la parte posterior del ojo que permite ver con claridad los detalles pequeños y finos)", explica el médico del CAI, Fernando Tomás. La seriedad de la lesión reveló, además, que la visión de Torres en el ojo izquierdo se reducía un 70%. "Me asusté muchísimo", recuerda el central, obligado, hasta ahora, a no hacer ningún esfuerzo físico.

 

El jugador se lamenta de su "mala suerte", con un año complejo por múltiples lesiones. "He tenido de todo: problemas en el tobillo, rodilla, mano, espalda, una gripe que me dejó fatal y, ahora, el ojo. La verdad es que 2009 ha sido muy malo. He podido jugar cuatro partidos bien, casi al cien por cien, los demás solo han sido participaciones puntuales. Ahora que agarraba un momento de tranquilidad, de seguridad, llega esto", señala Vega, que ayer pasó una nueva revisión que le trajo una buena noticia. "La inflamación de la zona ha disminuido; la lesión de la mácula está estabilizada, sin riesgo en otras zonas, y va cicatrizando poco a poco. Además, tiene autorización para entrenar con protección a partir de la próxima semana", detalla Fernando Tomás. Aunque el doctor se mantiene prudente sobre la posibilidad de recuperar la visión. "Poco a poco, y despacio. Hay que seguir haciéndole exploraciones", reitera.

 

Un regalo de Reyes anticipado que calma el disgusto del jugador, de sus compañeros y el cuerpo técnico. Óscar Novillo pierde un valioso central, una posición en la que Julián García-Torres debe explotar. Aunque el entrenador ha lidiado desde el principio de la campaña con una enfermería que ocupó, por primera vez, el internacional sevillano, baja en el duelo de la Supercopa. El receptor Suela tiene el alta médica, pero finalizó 2009 sin vestirse de corto "por una pequeña rotura de la fascia que le afectó a los gemelos", aunque ha jugado unos minutos en 2010 en los dos amistosos que el CAI disputó el pasado fin de semana en Los Planos contra el Tarragona. Su concurso es vital en Kragujevac. Otro hombre en su puesto, 'El Negro' Vega presenta un "cuadro de lumbalgia" que le ha llevado a quedarse en Teruel. Aunque, paralelamente, el jugador negocia su salida con conocimiento del club.

 

Los que sí que festejan los Reyes Magos son los juveniles turolenses Jorge Górriz Lozano y Fernando Mengod Bautista, que debutaron con el primer equipo el fin de semana recibiendo un caluroso aplauso de la afición. Desde hoy vivirán su primera experiencia internacional, la ilusión de la competición más mágica.

Etiquetas