Despliega el menú
Deportes

La olla a presión zaragocista

La situación crítica por la que pasa la entidad aragonesa ha llevado a diferentes estamentos del tejido social blanquillo a manifestarse a lo largo de esta semana.

Entrenamiento del Real Zaragoza tras la derrota de Granada
La parábola zaragocista
GUILLERMO MESTRE

Colista y sometido a ley concursal. Probablemente, la situación del Real Zaragoza no pueda ser más crítica. La amplia paciencia de la que lleva haciendo gala el zaragocismo durante los que probablemente sean los años más duros de la entidad, con remarcables muestras de apoyo como los 10.000 desplazados a Valencia la pasada temporada, parece ir tocando fin con la nueva clasificación del equipo y, tras uno tiempo de relativa calma, todo parece ir acelerándose hacia un juicio sumario el próximo domingo.

A lo largo de la semana previa al choque ante el Mallorca, vital en lo deportivo para no descolgarse del resto de competidores en la lucha por la salvación, diferentes estamentos del tejido social blanquillo han ido pronunciándose respecto a la actualidad en la que vive inmerso la entidad zaragocista.

De manera cronológica, los primeros en manifestarse fueron la Federación de Peñas del Real Zaragoza. Mediante un comunicado, la asociación que preside Arnaldo Félix llamaba a la unidad total "para sacar esto adelante”. El texto, sin embargo, se desmarcaba de cualquier posición crítica e, incluso, afirmaba la necesidad de "mirar mucho más allá de los actuales gestores”. "Todos oímos en el último partido en La Romareda '¡directiva dimisión!' Esa no es la solución porque actualmente el club está gestionado por un Consejo de Administración, no por unos directivos elegidos por votación”, aclaraba el comunicado, que usaba la desaparición de la élite del CB Zaragoza como ejemplo para ilustrar la importancia del momento histórico en el que, a su juicio, se encuentra el club.

Sin embargo, esa invitación a la actuación común no parece haber calado en el total de la masa social blanquilla. Por ejemplo, el Movimiento Avispa, conocido por realizar acciones de protesta identificándose con el gualda y negro del antiguo Iberia, hizo público un manifiesto en busca de una queja pública durante el próximo encuentro. "Queremos hacer un llamamiento a la afición zaragocista para que el próximo domingo manifieste en el estadio municipal de La Romareda su disconformidad frente a todos los hechos aquí relatados y su reprobación a la actuación de don Agapito Iglesias al frente de nuestro querido Real Zaragoza; todo ello sin menoscabo del apoyo incondicional a la plantilla y al cuerpo técnico”, concluían su misiva.

Un espíritu que, de algún modo, llevaron a cabo unos 70 miembros del Ligallo Fondo Norte que decidieron acudir al entrenamiento que la plantilla llevó a cabo este viernes en la Ciudad Deportiva. Los miembros de la peña 'ultra' desplegaron tres pancartas con los lemas: "79 años de historia en vuestras manos, el Real Zaragoza no debe morir", "Tenéis nuestro apoyo, queremos vuestra entrega" y "Hacia Agapito desprecio y hostilidad, hacia vosotros aliento y fidelidad". Preludio de sus intenciones de cara al domingo.

Junta de accionistas

Sin embargo, no todo acaba en el terreno de juego. Para el lunes 12 de diciembre, a las 12.00, está prevista la Junta General de Accionistas del Real Zaragoza. Un acto en el que el propietario del club, Agapito Iglesias, deberá rendir cuentas sobre la gestión realizada al resto de socios de la entidad.

Para poder participar en el evento, cada interesado debe poseer, al menos, 320 títulos de la institución o, en su defecto, sindicarse con otros accionistas hasta conseguir dicha cantidad. Desde la Asociación de Pequeños Accionistas del Real Zaragoza (APARZ), que han logrado personarse en el concurso de acreedores del club aragonés, ya han hecho público su malestar por la situación actual llegando, incluso, a pedir la inhabilitación del presidente soriano.

Etiquetas