Deportes
Suscríbete por 1€

FÚTBOL

La hora del Príncipe

Zaragoza. La última visita de Diego Milito al Camp Nou data del 26 de septiembre de 2007. Estuvo marcada por el reencuentro con su hermano Gaby, esta vez como rivales. El partido no tuvo historia. El 4-1 con el que se alcanzó el intermedio fue el resultado terminal. Dos años y dos meses después, el Príncipe comparece en el mismo coliseo en la cumbre de su carrera, preparado para ejercer junto a Samuel Eto'o de verdugo del campeón de Europa.

Hace menos de una temporada y media que Diego salió de un Zaragoza en Segunda para enrolarse en el Genoa por diez millones de euros. Una ganga en manos de Enrico Preziosi. El delantero anotó 24 goles (sólo superado en el Scudetto por Zlatan Ibrahimovic), clasificó a su equipo para la Liga Europa tras caerse en el último instante de los puestos de Champions. Una proeza. En la Ciudad Deportiva del Genoa todavía se ven varias pintadas con la leyenda 'Militico'. Pese a cumplir 30 años el pasado 12 de junio, Massimo Moratti abonó unos 22 millones de euros para reforzar el Inter. Una confianza que el bonaerense ha retribuido con su especialidad: los goles.

Los números gritan la influencia de Diego en una escuadra que transita plácidamente hasta su quinto título liguero consecutivo (aventajan en siete puntos al segundo clasificado, el Milan). Ocho dianas en once encuentros en el constreñido Scudetto y una en dos duelos de Champions delatan el instinto asesino del ex zaragocista.

Precisamente la competición continental es la obsesión de la entidad 'neroazzurra'. Su última conquista en el torneo de torneos se remonta a 1965, con Luis Suárez como ejecutor y Helenio Herrera como mago y entrenador. Son más de cuatro décadas de frustración.

En el Camp Nou se presenta una triple oportunidad: cazar el liderato del grupo, apartar al gran favorito y lanzar un mensaje autoritario al resto de rivales. El Inter de Mourinho no se conforma con premios menores.

La más que probable ausencia de Leo Messi y un Ibrahimovic renqueante sonríen las aspiraciones de este ejército liderado por un Príncipe.

Etiquetas