Despliega el menú
Deportes

LA QUEBRANTAHUESOS

La edición de la ciclogénesis

Más de 1.200 participantes abandonaron la Quebrantahuesos antes de subir el Marie Blanque. Miravalles consiguió la primera plaza, mientras que el segundo fue el aragonés Sergio Pérez.

Los corredores de la Quebrantahuesos a su paso por la subida al Portalet, por delante aún les quedaban 19 kilómetros para coronar el tercer puerto de la marcha
La edición de la ciclogénesis
R. G.

"Dicen de las esposas de los toreros, pero yo aquí seguro que sufro más que ellas", comentaba una las mujeres que esperaba en la línea de meta a que llegara un familiar después de haber recorrido los 205 kilómetros de la marcha altoaragonesa. Y no le faltaba razón ya que la vigésima edición de la Quebrantahuesos será recordada como una de las más duras debido que los participantes tuvieron que enfrentarse desde primeras horas al viento, la lluvia e incluso al granizo. El clima provocó el abandono de gran parte de los cicloturistas, de hecho, 1.200 corredores decidieron aparcar las bicicletas antes de llegar a la subida del Marie Blanque. Como detalle, el dato de que Protección Civil tuvo que socorrer a varios cicloturistas por hipotermia.

Al final, se presentaron en línea de salida a las 7.30, 6.976 corredores que tardaron alrededor de media hora en tomar salida. Casi seis horas después, entraba en meta el primer clasificado, Rafael Miravalles, vestido con el maillot rojigualdo que lo identifica como campeón de España, puesto que el valenciano ostenta el título nacional en categoría senior. El corredor, en su debut en la prueba, entraba en solitario por la línea de llegada. Con una crono de 5.47:12 llegaba el segundo clasificado, el montisonense Sergio Pérez, quien estuvo a la cabeza de la carrera gran parte de la prueba junto a Milton Ramos. Sin embargo, a mitad del Portalet fueron alcanzados por un grupo que iba por detrás entre los que iba Miravalles. El aragonés aguantó el ritmo y con un pequeño tirón final, obtenía el segundo cajón de la marcha.

En tercera posición, un viejo conocido, el ganador de la Quebrantahuesos del año pasado, Ángel Vázquez. El guipuzcoano se repuso de un pinchazo en el Marie Blanque. "Fue un momento en el que temía descolgarme, pero al final no ha salido del todo mal", aseguraba el ciclista una vez terminada la carrera. En categoría femenina, la primera en llegar a Sabiñánigo fue la italiana Fabiana Luperini que se había puesto como reto entrar al mismo tiempo que sus compañeros masculinos. Luperini logró una crono de 6.16:33 en la posición 21. Una vez terminó sus kilómetros, salió rápido hacia el avión para regresar a su país, por lo que no estuvo presente en la entrega de trofeos.

Quien no abandonó a pesar del tiempo, fueron los más de 1.000 voluntarios que ocuparon sus lugares soportando las temperaturas. "Estamos muy orgullosos de ellos que han aguantado por la Quebrantahuesos", indicaban desde la organización de la prueba.

Con nombres aragoneses

En la Treparriscos, los 1.551 participantes tuvieron más suerte y no sufrieron las penurias de sus compañeros de la marcha grande. Los tres primeros puestos fueron a parar a manos aragonesas. El ganador fue el barbastrense Daniel Arnal con 2.17:14, seguido del también barbastrense y amigo, Óscar Pardenilla, mientras que tercero fue el zaragozano Daniel Jarod.

Etiquetas