Despliega el menú
Deportes
Suscríbete
última HORA horaAragón confirma 51 contagios, veinte más que hace siete días antesUna concatenación de averías en la línea del AVE causa retrasos a miles de viajeros

FÚTBOL

La crisis también golpea al mercado de fichajes

Hace un año los equipos de primera división batían un record de gasto en fichajes: 540 millones de euros. Casi doce meses después, la crisis económica se deja notar en el mercado veraniego. Hasta la fecha, han 'invertido' 240 millones, es decir, 300 menos que en 2007. Lejos quedan los 450 millones del año 2002 o los 350 del 2006. Aunque todavía queda un mes para poder realizar compras (hasta el 1 de septiembre), la austeridad impuesta en algunos clubes parece la única forma de superar un bache que amenaza con prolongarse.

La reducción del gasto parece algo generalizado. Encabezan este grupo asceta cuatro equipos que no han invertido ni un euro en nuevos futbolistas: Numancia, Osasuna, Racing de Santander y Sporting de Gijón. Eso no significa que hayan descuidado la preparación de la temporada. El equipo soriano incorpora ocho caras nuevas por cero euros, gracias a las cesiones y a la llegada de jugadores con carta de libertad. Sporting y Osasuna también cuentan con cuatro futbolistas para mejorar la plantilla. Contrasta con los 12 millones que se gastó el equipo rojillo la campaña anterior en un ejemplo nítido de la delicada situación actual. Conjuntos como Athletic, Málaga o Valladolid no han superado el millón de euros.

Cifra que ha desembolsado el Valencia al Getafe por Pablo Hernández, único fichaje del conjunto 'che´, por el momento. Nadie recuerda los 32 millones del año anterior, cuando todo parecía sonreír en la ciudad del Turia y nada hacía presagiar el calvario que afrontarían meses después.

Sólo parece ignorar el periodo de vacas flacas el Barcelona, con una inversión cercana a los 85 millones de euros. No en vano, el equipo culé ha protagonizado el fichaje más caro. Los 32 millones pagados al Sevilla por Dani Alves le convierten en el traspaso más costoso. Las ventas de Ronaldinho, Deco y Zambrotta aliviaron un poco las arcas azulgranas, además del vestuario. Es uno de los pocos equipos que ha incrementado su inversión respecto al año anterior.

Sevilla, el más rentable

El equipo más rentable, quien más dinero ha obtenido, es el Sevilla. Con un beneficio aproximado de 21 millones de euros gracias a las exorbitadas cifras percibidas por las ventas de sus figuras, se sitúa a la cabeza de la eficacia económica. Nadie ha podido sanear las cuentas con unos números tan imponentes. Todo ello sin olvidar las nuevas incorporaciones. Porque el club hispalense ha invertido 35 millones en nuevos jugadores para reforzar la plantilla. La diferencia radica en la rentabilidad de sus traspasos, con 56 millones recaudados. Mucho le deben al Barça, su principal cliente. Las ventas de Keita y Alves al equipo catalán supusieron 45 millones de euros.

Sorprende la escasez de movimientos en el Real Madrid, sobre todo porque el club blanco fue el máximo animador el año anterior con 120 millones de gastos. Tras frustrarse la incorporación de Cristiano Ronaldo, el Madrid sólo ha fichado a Rafael van der Vaart y repescado a Rubén de la Red y Javi García. En total 21 millones.

Todavía hay tiempo para que lleguen nuevos fichajes para paliar el plantón del astro portugués, lo que podría catapultar al equipo 'merengue´ a lo más alto del despilfarro veraniego.

El Atlético es otro clásico de los fichajes estivales

Aunque este año afronta la Liga de Campeones como principal atractivo, ha reducido su gasto de forma considerable: 28 millones frente a los 78 de la temporada pasada. Además, se suma a la larga lista de equipos que no han podido sacar rédito de sus bajas, como el Málaga o el Athletic. Aparte del Sevilla, sólo el Barça ha logrado recuperar algo de lo invertido haciendo una caja aproximada de 50 millones de euros.

El Villarreal, otrora comprador infatigable de grandes jugadores que le han llevado a alzarse con el subcampeonato, parece apretarse el cinturón con los 15 millones invertidos. La llegada del estadounidense Jozy Altidore, la estrella del campeonato norteamericano, es la principal novedad del "submarino amarillo" para intentar emular el éxito de la temporada anterior.

Pero también hay excepciones. El Almería ha realizado una de las mayores inversiones de la Liga, con 15 millones. La mitad del dinero por un solo jugador, el joven argentino Pablo Daniel Piatti.

Hay que tener en cuenta que el conjunto andaluz empieza su segunda campaña en primera.

A todo esto hay que sumar las 233 denuncias por impago presentadas este año por los futbolistas a sus clubes. Todo un nuevo record negativo. Aunque en su mayoría se subsanaron, son un claro síntoma de que la crisis económica no es ajena al mundo del fútbol. El ejemplo del Levante (dos años sin cobrar) está muy reciente. Muchos equipos se ven forzados a desprenderse de sus figuras para poder afrontar con garantías su futuro. Antaño le tocó al Atlético con Fernando Torres. El Valencia parece ver en esta opción la única salida para reducir su desproporcional deuda: Villa o Silva están en el mercado.

La falta de liquidez, cuando no los números rojos, caracterizan el estado de las cuentas corrientes de los clubes españoles. Los traspasos se retrasan y languidecen en múltiples negociaciones a la espera de una reducción de su coste. Parece casi imposible llegar a los números de temporadas anteriores. Pero esto es fútbol. Nunca se sabe.

Etiquetas