Despliega el menú
Deportes
Suscríbete

BALONMANO

La cooperativa naranja

Gabor Grebenar, máximo goleador del CAI Aragón.
La cooperativa naranja
oliver duch

Nunca apareció Mariano Ortega en la nómina de máximos goleadores de la Liga Asobal. Sin embargo, en sus más de tres lustros en la elite, siempre representó una referencia en la categoría. Además, los clubes de Ortega habitualmente habitaron en posiciones altas de la clasificación. Una y otra característica ha logrado trasladarlas el técnico a su equipo, el CAI Aragón, revelación en el arranque de la temporada.

 

Los datos significan la plasmación numérica del juego. El conjunto naranja tocó el cielo la pasada semana a pesar de ser el peor goleador de entre los ocho primeros clasificados. Apenas 171 goles ha facturado en las seis primeras jornadas. Solo en el encuentro ante el colista, el Cangas Frigoríficos del Morrazo, se impuso por un margen superior a los dos goles.

 

Más datos a subrayar. El mejor goleador del conjunto aragonés, el húngaro Gabor Grebenar, aparece en el número 27 de la lista de anotadores de la Asobal, con 24 goles. Sin duda, es Grebenar el hombre que más se asemeja al Ortega jugador. Y el que mejor se ha empapado de las doctrinas del Ortega entrenador. Comprometido en defensa y solidario en ataque. Grebenar parte y reparte durante 50 minutos, y en los 10 finales, cuando nadie se atreve, decide él los partidos. La estadística de los minutos finales en Éibar, Logroño y Valladolid lo desvela todo.

 

El espíritu cooperativo que ha sabido inculcar Ortega eleva al colectivo sobre las individualidades. A pesar de este hecho, el progreso de Robert Arrhenius también aparece en los registros, con 22 goles. O la aparición de Larsson, con 21. Una pena que en las estadísticas de la Asobal no figuren más datos, como en las de la ACB. Con valores como recuperaciones o asistencias, Larsson habría que ubicarlo mucho más arriba. Ivan Stankovic también se encuentra en ese mismo espacio, aunque su capacidad sea superior. Su repunte quizás significaría la explosición definitiva del CAI Aragón.

 

Una de las notas más positivas del inicio del curso la ha apadrinado Amadeo Sorli, junto con la solidez de la portería. En un conjunto en el que los extremos todavía no han ofrecido sus mejores prestaciones, Sorli ha brillado en todas las obligaciones propias del exterior, e incluso cumplió con nota alta cuando fue requerido como central. Su aporte ha sido fundamental en el espectacular arranque de la cooperativa naranja.

Etiquetas