Despliega el menú
Deportes

CAI BM ARAGÓN

Juego de copas

El CAI Aragón dijo adiós a su sueño europeo y el día a día de la Asobal muestra la línea negativa por la que el conjunto naranja camina desde hace un mes. Mañana, sin tiempo de olvidar la EHF, se convierte en el anfitrión de la Copa del Rey

La realidad terminó con el sueño. O mejor dicho, la derrota del domingo ante los alemanes del Nordhorn dictó condena y descubrió la dura realidad que vive el CAI Aragón. Esa que no se quería ver y que el conjunto naranja ya había mostrado en la Liga Asobal desde mediados de marzo, incluso desde el inicio de la la segunda vuelta. Atrás quedó la Copa EHF, el proyecto más solido del CAI Aragón y la conexión que les abría las puertas del Viejo Continente, y como dijo el técnico Veroljub Kosovac "es un golpe muy duro". No se pudo repetir la final del año pasado frente al Magdeburgo. Sin embargo, la temporada no ha terminado y ahora, con más fuerzas que nunca, debe olvidar el entorno europeo y hacer frente mañana a otra Copa y a otro escenario: el de la XXXIII edición de la Copa del Rey.

Llegar a una semifinal de la competición europea debería ser juzgado como un mérito. Al fin y al cabo, se trataba de un partido complicado, fuera de casa, y que significaba rozar una final. Suficiente para hablar de triunfo. Pero, no es el caso porque todos los esfuerzos del conjunto que prepara Veroljub Kosovac han estado orientados para rendir al máximo en la Copa EHF y a un lado se ha quedado la competición de casa. Ahora que se ha dicho adiós al sueño europeo, la derrota ante el Nordhorn se ha convertido en la gota que ha erosionado los ánimos del equipo y que además, refleja su mala racha.

El rendimiento en el último mes en la Liga Asobal ha sufrido un brusco descenso. Los datos son la prueba más transparente de la falta de juego y el calendario de la Asobal habla por sí solo. Los hombres de Kosovac han sumado los dos puntos de la victoria en cinco ocasiones, si se tiene en cuenta las diez últimas jornadas de la Liga Nacional. Y aunque en uno de esos encuentros hizo historia ante el Portland San Antonio, la cifra final da negativo porque confirma que el CAI Aragón ha jugado al cincuenta por ciento de sus posibilidades y ha sido víctima de sus propios errores, sobre todo en defensa.

Al CAI Aragón todavía le queda una segunda oportunidad para concluir la temporada ofreciendo la imagen que dio en el arranque de la competición nacional. En la primera vuelta alcanzó la tercera plaza de la tabla y logró emocionar a la afición con su juego ganador, quizá como anfitrión de la Copa del Rey se vuelva a disfrutar de ese CAI Aragón.

Un trofeo a destiempo.

El Ciudad Real, el FC Barcelona, el Portland San Antonio, el Ademar León, el Valladolid, el Arrate y el Antequera disputan desde mañana la Copa del Rey. Este año se organiza en Zaragoza y viene un tanto a destiempo, en medio de un calendario saturado de fechas pintadas de rojo. Abril está siendo especialmente duro. Los días lectivos han aumentado en número y en cercanía, sin tiempo de descasar. Al final esa locura de trabajo pasa factura y se nota el cansancio físico y psicológico afecta a los equipos de la elite del balonmano español.

El CAI Aragón completa la lista de los ocho mejores equipos de la primera vuelta que se verán las caras en la capital aragonesa hasta el domingo 20, cuando se juegue la final. El equipo anfitrión comienza ante uno de los candidatos al título, el FC Barcelona, el jueves. Será cuestión de ver el duelo en la pista del pabellón Príncipe Felipe para averiguar, entre el calor del hogar, si sigue intacta la ilusión del CAI Aragón.

Etiquetas