Despliega el menú
Deportes

GOLF

Jiménez puso el espectáculo y la alegría en la jornada final del Masters

A ritmo de palmas sevillanas, animadas con un cantarín 'oléeeee', coreado por los seguidores americanos sentados alrededor del 'green' del 18, Miguel Ángel Jiménez se ganó el corazón de los expertos aficionados de Augusta al embocar un 'birdie' en el último hoyo, con un prodigioso 'chip' desde la loma inferior del 'green' que rodó directo a la bandera. El malagueño levantó de nuevo los brazos por segunda vez en el día, se dirigió a sus seguidores y les hizo una reverencia. "`Ha sido maravilloso! `Qué 68 ha hecho Miguel!", comentó su mujer Montse emocionada. Y no era para menos. El día no era fácil. El viento, más las banderas ocultas en los 'greenes', dificultaron la última ronda del Masters de Augusta, primer torneo de 'Grand Slam' de la temporada.

Jiménez sabía que necesitaba una buena vuelta para entrar entre los 16 primeros de la tabla y asegurarse la plaza para el año que viene. "Después de pasar el corte, ese era el objetivo. El 'eagle' del 7 me dio mucha confianza (hierro 7, 154 metros), así como los 'birdies' de 13 y 14, pero sabía que con un 'birdie' más no iba tener problemas. Lo intenté con fuerza en los últimos cuatro hoyos, pero no estaba fácil el campo. El viento soplaba a rachas y era difícil mantener la concentración", dijo el jugador de Churriana.

Una jornada muy especial para los malagueños que año tras año viajan al Masters de Augusta para ver a su ídolo. Los 68 golpes de hoy (-1 en el total) le han garantizado estar entre los 16º primeros que volverán el año que viene, donde tendrá otra oportunidad de intentar vestirse de verde.

"Siempre que uno llega a Augusta viene con esa ilusión, `por supuesto!, si no, no vendríamos, ¿no?. Soy un buen jugador de 'Tee' a 'green', que es el juego que demanda Augusta. No he pateado mal esta semana, pero la bola se ha quedado muy cerca de los agujeros o no ha querido entrar. La mejor manera de afrontar este campo es olvidarse de las banderas",dijo el malagueño que sumó con este 68 su mejor vuelta en un Masters de Augusta. "Toda vuelta bajo el par del campo es un buen resultado aquí". Al cierre de esta edición, el surafricano Trevor Immelman seguía al frente del torneo con un parcial de -11, seguido de los americanos Steve Flesch (-8) y de la joven estrella Brandt Snedeker (-7).

El gran favorito de los apostantes, Tiger Woods, veía impotente como pasaban los hoyos sin poder hacer nada más que un 'bogey' y un 'birdie' a los nueve primeros hoyos del recorrido. Con -5 ocupaba la cuarta posición, empatado con su compañero de partido Stewart Cink, a seis golpes de la cabeza. Sólo un desastre del surafricano, nervioso en algunos momentos, permitiría a Woods alzarse con su quinta 'chaqueta verde'.

Etiquetas