Despliega el menú
Deportes
Suscríbete

FÚTBOL

Javi Martínez pide paso con fuerza

El extremo sevillano está brillando en la pretemporada por su clase y su casta. Huye del elogio en pos de la humildad.

Javi Martínez, en uno de los entrenamientos de la pretemporada en Benasque.
Javi Martínez pide paso con fuerza
JAVIER BLASCO

Javi Martínez se está convirtiendo en una de las sorpresas agradables de la pretemporada del Huesca. Se hace notar desde la humildad y eso gusta en este club. Se ve que ha estado bien aconsejado por su paisano Corona. El caso es que el extremo rubiales de la mecha blanca ya ha dejado constancia de que tiene tanta clase como carácter y ganas de triunfar.

Contra Osasuna, el pasado jueves, el interior andaluz realizó un primer tiempo muy completo. Generoso en el esfuerzo defensivo y siempre dispuesto para el ataque, su fútbol tiene un ritmo alto, cualidad muy ventajosa. La pelota no le quema y eso es meritorio cuando se tiene cansancio acumulado y un equipo de Primera enfrente como ocurrió en el San Francisco de Tafalla.

«Me estoy encontrando cada vez mejor personalmente y también a nivel de grupo con el trabajo que estamos realizando. Tenemos muchas ganas de que empiece la competición de verdad», comentó ayer el futbolista azulgrana de 23 años, una de las incorporaciones para el cuarto proyecto en Segunda.

La imagen de equipo sólido que se dio durante gran parte del enfrentamiento con el cuadro navarro convenció a Martínez. «Quizá contra el Mirandés no estuvimos muy bien pero pienso que frente a Osasuna ya se vio otra cosa», aseguró el ex del Sevilla Atlético.

Javi cree que la combinación de veteranía y juventud que vuelve a caracterizar al bloque oscense está bien proporcionada. «La gente con más experiencia te aporta conocimientos muy útiles. A nivel personal aprendo mucho cada entrenamiento y cada partido. Nos ayudan. Se ha hecho una muy buena mezcla».

Por cansino que resulte escribirlo o leerlo, en el espíritu del vestuario residen las principales claves para superar una Liga con rivales de parecido potencial y otros muy superior. «Cuando habían pasado cuatro o cinco días de mi llegada me parecía que llevaba aquí toda la vida». La declaración de Javi Martínez es rotunda y muy habitual entre quienes han de acoplarse a la escuadra azulgrana. «Esto es lo más positivo que me he encontrado en mucho tiempo. Y nos ayudará a salir de los momentos malos, que seguro que los habrá».

Corona fue su 'padre' adoptivo en sus primeros días en la capital altoaragonesa. «Llegué un poco perdido, aunque la ciudad no sea muy grande. Me dejó quedarme unos días en su casa y me aconsejó cómo organizarme», confesó el fino y a la vez corajudo centrocampista, al que ya empiezan a reconocer por la calle, gracias en parte a su 'look' algo especial. «Ya me han dicho alguna cosa cuando he salido a comer con los compañeros. He notado que en Huesca la gente es muy entregada, muy cercana. También lo vimos en el partido de presentación».

El nuevo fichaje no es muy amigo de los elogios a estas alturas, ya que sostiene una teoría parecida a la que defiende el capitán Sorribas en cuanto a que estos despistan del objetivo principal: «Está claro que gusta que te reconozcan que estás haciendo las cosas bien, pero yo prefiero centrarme en el trabajo diario con la máxima humildad. La temporada es muy larga y hay que estar muy metido para hacer un buen año y ayudar al equipo».

Etiquetas