Despliega el menú
Deportes
Suscríbete

FÓRMULA 1

Hamilton pierde la victoria en los despachos

Spa nunca defrauda. El trazado belga, con sus subidas, sus bajadas y las curvas ciegas es un espectáculo que este año tampoco defraudó. Todo iba con cierta normalidad, con Raikkonen líder y Hamilton apretando por detrás. Hasta que la lluvia apareció y todo se fue al garete a falta de tres vueltas. Los pilotos eran incapaces de controlar sus monoplazas, calzados con neumáticos secos. El finlandés acabó contra el muro, mientras el inglés ganaba a paso de tortuga. Segundo terminaba Felipe Massa, tercero Hedfield y cuarto Fernando Alonso, que se mantuvo en esa posición desde el inicio gracias a una magistral salida.

Estos dos últimos fueron los más listos de la clase. Entraron a boxes y pusieron neumáticos de agua. Ambos usaron la última vuelta para adelantar al resto de pilotos, aunque más pillo fue el alemán, que cambió de 'zapatos' una vuelta antes que el español. Alonso se lamentó de esta situación, aunque reconoció que el cuarto puesto (ganado por 20 centímetros sobre Vettel) era una gran alegría antes de llegar a Monza.

Sin embargo, la carrera no había terminado. Los jueces estudiaron un adelantamiento de Hamilton a Raikkonen en la 'parada del autobús', la última chicane del circuito, en la vuelta 42.

Castigaron al inglés con 25 segundos de penalización que le relegaron a la tercera plaza. Sin comerlo ni beberlo, Massa se hacía con la victoria.

El equipo McLaren-Mercedes apeló, enfadado por esta sanción. En la curva entraron los dos coches paralelos, y en la recta el británico, consciente de que había cortado la chicane, dejó pasar a Raikkonen. Incluso McLaren en su apelación esgrime un argumento importante: Hamilton no sacó ventaja porque el británico pasó por la línea de meta 6km/h más lento que el nórdico.

Paseo del finlandés

A pocas vueltas del final, Raikkonen rodaba, como en prácticamente toda la carrera, a la cabeza del grupo y con poca ventaja sobre Hamilton, que siempre se mantuvo a menos de dos segundos del finlandés. En la vuelta 38, Alonso avisó por radio al box que llovía en las curvas 13 y 14 y esa lluvia hizo que los neumáticos de Raikkonen se enfriasen mucho. En cambio, los de Hamilton se enfriaron bastante menos, debido a las diferencias estructurales y de suspensiones entre el McLaren y el Ferrari. Esto hizo que Kimi pareciese más torpe en el diluvio. Los dos pilotos llevaron a cabo una lucha muy limpia y es que a ninguno le convenía terminar esta carrera sin puntos.

Hamilton adelantó a Raikkonen en La Source, la primera curva, justo después de la polémica; el finlandés intentó rebasar al inglés en Les Combes y poco después el piloto de McLaren se salió en la bajada hacia Pouhon por la hierba. Kimi recuperó el liderato unos instantes, pero se salió. Justo después, Raikkonen y Hamilton se ven inmersos en una lucha con dos doblados y el piloto de Ferrari hace un trompo en Stavelot. Hamilton le imitó poco después y cuando ambos se acercaban a la chicane, el británico controló un derrape de su monoplaza, mientras que Raikkonen, con las ruedas más frías se estrelló contra las protecciones entre Blanchimont y Bus Stop, la última curva del circuito.

Toda la carrera cuarto

Fernando Alonso se tuvo que conformar con la cuarta plaza, puesto que ocupó desde que el semáforo se puso verde. "La salida fue muy buena, ya que conseguí subir dos posiciones, de la sexta a la cuarta, y luego me mantuve ahí durante toda la carrera", comentó Fernando. Se mantuvo en ese lugar durante las 44 vueltas, a pesar de que tuvo que aguantar la presión de pilotos que tenía por detrás, como Bourdais con su Toro Rosso. Al igual que sus rivales, Fernando entró dos veces a cambiar ruedas y repostar, y siguió conservando su cuarto lugar. "El coche ha ido muy bien durante toda la carrera. Nos ha permitido estar por delante de los BMW y los Toyota", dijo el asturiano.

Cuando los pilotos tomaron la salida, la pista estaba algo mojada en esa zona, debido a la lluvia caída con anterioridad. "La primera vuelta fue complicada, ya que la primera curva estaba muy mojada y todos íbamos con neumáticos de seco". Así continuó Fernando abordando el resto de la carrera, hasta que llegó a las últimas vueltas. Por la radio no paraba de preguntar cuándo iba a llover. "Teníamos previsto poner neumáticos de lluvia en las últimas vueltas", dijo.

La escudería tenía información sobre el momento en el que llovería, y parecía que iba a ser durante los últimos minutos de carrera. "Llovía mucho al final. Me salí hasta cinco veces y entonces entré a cambiar los neumáticos. La decisión de entrar en boxes en la última vuelta fue conjunta, había que hacerlo como fuera, pero tendría que haber sido una vuelta antes, como hizo Heidfeld. Él lo hizo una antes que yo y acertó. Aseguramos el cuarto puesto, eso fue todo, y creo que acertamos, porque igual podía haber acabado fuera de la pista", comentó Alonso que entró en meta con 20 centímetros de ventaja sobre el Toro Rosso de Vettel, al que adelantó a la salida de la chicane. Alonso se reincorporó noveno a la pista tras su último cambio de ruedas y acabó cuarto finalmente. De esta forma igualó sus mejores resultados de la temporada logrados en Australia y Francia.

La quinta victoria de la temporada de Massa, aunque fuese a posteriori y sujeta de un hilo, dependiendo de la decisión del tribunal de apelación, deja al brasileño con 74 puntos a 2 de Hamilton, mientras que Kubica, que fue sexto, supera a Raikkonen y se coloca tercero con 58, uno más que el finlandés. Fernando continúa siendo octavo (23) aunque más cerca de Trulli (26). En el mundial de marcas, McLaren sigue detrás de Ferrari, que se aleja con 12 de ventaja. La escudería británica tiene 119 y la italiana 131. BMW es tercero con 107, y por detrás están Toyota con 41 y Renault con 36, que ha recuperado cinco puntos a los japoneses en esta carrera.

Etiquetas