Deportes

LUIS CARLOS MAUREL

"Me gustaría haber corrido un Mundial en mi tierra"

Luis Carlos Maurel es el único piloto aragonés que ha corrido en el Mundial (1993-1994-1995). En 1992 se proclamó campeón de Europa de 250 cc.

Maurel, cabeza visible del Circuito Internacional de Zuera, repasa su historia motociclista.
"Me gustaría haber corrido un Mundial en mi tierra"
JOSé MIGUEL MARCO

¿Algún día se imaginaba que iba a ver una prueba del Mundial de motociclismo en Aragón?

Cuando empecé sólo estaba en España el circuito de Jarama y Calafat. Luego surgió Jerez, después vino Montmeló, Albacete, Valencia y, ahora, Motorland. Es increíble. La multiplicación de circuitos y de pilotos españoles: el dominio de hoy es alucinante.

Hace 25 años empezó a escribir su palmarés deportivo sobre las dos ruedas.

Siempre deseé ser piloto de motos y para ello me preparé. Los títulos nacionales en velocidad, las superbikes, la corona europea en 1992 en 250 cc -ocupando todos los puestos del podio en las distintas carreras-, los tres Campeonatos del Mundo... Tenía un equipo excelente en el aspecto técnico y en el plano humano. Patrocinadores, como el Gobierno de Aragón, el Ayuntamiento e Ibercaja. Era una vida de sacrificio, pero disfrutaba tanto?

¿Soñaba que iba a llegar tan alto?

Tenía proyección para hacerlo bien y lo conseguí. Ahora tendría que ser más fácil porque, de entrada, hay un 'circuitazo' que es Motorland, que para mí, y no es por ser patriota, es uno de los mejores del mundo a nivel de trazado y de instalaciones. Pero habría que trabajar la base. Nosotros también echamos una mano en el Circuito Internacional de Zuera, haciendo pruebas de motociclismo; pero tiene que haber apoyo de todos, con dinero detrás, para que surjan pilotos. Si el Gobierno de Aragón se vuelca con Motorland es porque está apostando por el mundo del motor, y esto abre las puertas a muchos patrocinadores.

¿Ha cambiado mucho la competición respecto a su debut mundialista en 1993?

Sigo yendo al Mundial por mi trabajo en la empresa de frenos Galfer -trabajamos con Marc Márquez, y lo hemos hecho con Lorenzo y el americano Ben Spies-. Y veo que todo lo que rodea a la competición no ha cambiado mucho: los equipos de antes también eran muy profesionales, había un gran 'paddock'? Quizás la mayor diferencia que veo es que los pilotos ahora son jovencísimos. Empecé con 18 años; gané el Europeo de 250 cc con 25 y pasé al Mundial con 26. Ahora empiezan el campeonato con 17. Los chavales, desde los ocho años, ya están corriendo todos los fines de semana. Pedrosa, Lorenzo, llevan carreras lo que no nos podemos imaginar y son jovencísimos...

¿Qué recuerdos le trae su estreno en el Mundial de 250 cc?

Quería progresar, dar el salto al Mundial era muy importante, pero fue una temporada muy dura. Corrí con las máquinas 'standard' del Europeo que se encontraban con demasiadas batallas encima. Sin presupuesto... Fue duro. Lo hice un poco mejor en 1994, con el respaldo de las instituciones, de Honda España que me proporcionó unas Kit A? Había casi una parrilla como la de Moto 2 porque éramos unos cuarenta pilotos: quince motos oficiales, otras tantas de Kit y las privadas. Tuve una época muy difícil a nivel de competencia: Biaggi, Capirossi, Romboni, Roberts, Harada, Jean Michelle Bayle, Okada? Pero conseguí estar en alguna carrera entre los diez primeros. Y terminar con una moto oficial (Honda) y con Kanemoto, uno de los más brillantes mecánicos.

La cilindrada que le encumbró ya no existe.

Todo sufre una evolución. Ahora se orienta a las motos de cuatro tiempos, en vez de las de dos, son tecnológicamente más sofisticadas, con controles de tracción...

¿Y la seguridad?

Lo peligroso antes era correr como yo lo hacía en circuitos urbanos. Pero los trazados del Mundial eran fiables, y todavía se construyen más seguros como Sepang o el más actual de Motorland en Alcañiz. Esto es un deporte de riesgo. Lo que ha pasado con Shoya Tomizawa es un lance horrible, pero si corres en moto no se puede evitar que ocurra.

¿Le gustaría retroceder en el tiempo y descubrirse dentro de siete días en la línea de salida del Gran Premio de Aragón en Alcañiz?

No querría decir vuelvo a empezar porque lo que he hecho me ha encantado. Pero tengo que reconocer que me encantaría haber podido correr en mi tierra, porque a los pilotos nos gusta que nos animen allá donde estemos. Cuando estaba en Jerez, con mi casco y sentado en la moto, oía que la gente gritaba mi nombre. Eso es muy bonito. Y sí que me hubiera gustado correr en Aragón si hubiera habido un circuito como hay ahora.

¿Qué destaca del circuito de velocidad de Motorland?

He estado en la pista en los últimos test, trabajando en el tema de los frenos, y me parece alucinante. Es moderno, seguro y, sobre todo. He hablado con muchos pilotos y todos coinciden en las valoraciones: están encantados y el trazado les parece muy divertido. Los pilotos valoramos que sea técnico, que no sea facilón, que tenga subidas, bajadas, curvas ciegas, curvas lentas, rápidas, y Motorland es una mezcla de todo esto.

Etiquetas