Despliega el menú
SD Huesca

sd huesca

La SD Huesca apela a “la unidad y el espíritu de sacrificio”

Los azulgranas han completado este miércoles el penúltimo entrenamiento antes del desplazamiento a Málaga para el regreso a la competición.

Datkovic y Pedro López, durante el entrenamiento del martes en El Alcoraz.
Datkovic y Pedro López, durante el entrenamiento del martes en El Alcoraz.
La Liga

El fútbol acelera hacia su regreso en España y la SD Huesca agota los plazos para preparar su reestreno. La plantilla azulgrana ha completado este miércoles su penúltimo entrenamiento antes de viajar a Málaga y jugar contra los locales el viernes en La Rosaleda (19.30, #Vamos). Han vuelto a pisar la hierba del IES Pirámide después de su paso por El Alcoraz en una jornada más distendida, preludio de una nueva sesión el jueves en el estadio azulgrana antes de volar a la Costa del Sol. Tras los ejercicios ha hablado otro de los veteranos, Luisinho Correia, que persigue al igual que el club su segundo ascenso a la élite.

El primero lo alcanzó en 2014 en las filas de un Deportivo de La Coruña al que también pertenecían Pablo Insua y Juan Carlos Real. El lateral zurdo, de 35 años, ha valorado que “la vuelta del fútbol es una buena noticia para todo el mundo. Estamos empezando a volver a la normalidad, que es lo que más queremos. Tenemos muchas ganas de que empiece el partido; y si se consiguen los tres puntos, mejor”. Una voz autorizada para analizar los recovecos de este deporte espera que la actividad permita “que la gente se olvide un poquito de la pandemia. Fueron tres meses muy difíciles”.

Del mismo modo, Luisinho anticipa un regreso “bastante complicado” a una inercia marcada de manera inevitable por la urgencia del calendario. “Desde el inicio sabíamos que era una liga muy larga e intensa. Con este parón, también. El objetivo es el mismo, peleamos por el ascenso y conocemos las dificultades. Las ganas de la plantilla y la afición son grandes y creo que vamos a lograrlo”, ha valorado el portugués.

A su juicio, los azulgranas están haciendo “una gran temporada”, más cerca “del objetivo que tanto queremos”. Se presentan once partidos “vitales” y “hemos de sumar el mayor número de puntos. Tenemos un estilo y no lo vamos a cambiar, la idea es la misma y contamos con futbolistas para ello. La dificultad tampoco ha cambiado”. El análisis que realiza la entidad se fija en el hecho de que “quien tenga una plantilla amplia y equilibrada puede salir adelante, es un arma que debemos aprovechar. Es un dolor de cabeza para el entrenador y una ventaja, da soluciones para cada partido y hay que aprovecharlas al máximo”.

Por todo ello, Luisinho apela a “la unidad y el espíritu de sacrificio. No basta solo con tener un gran plantel pero hemos de demostrarlo sobre el campo. El Málaga también juega bien y tiene las ideas claras. El que antes se adapte a condiciones no acostumbradas sacará ventaja. Mejor sería jugar con aficionados pero hay que hacerlo en estas circunstancias”. Revolotea también la cuestión del desequilibrio como local y visitante frente a la posible respuesta en estadios vacíos: “En casa somos muy fuertes pero fuera nos ha costado encontrar el equilibrio. Es una cuestión pendiente”.

El acento en la estrategia

A las 9.30 ha comenzado la actividad en las instalaciones de la capital altoaragonesa, donde en primer lugar se ha llevado a cabo el ensayo de jugadas de estrategia. Se han servido al área, sobre todo, envíos laterales a balón parado desde los costados. De este modo, tanto los principales especialistas en el golpeo, como los rematadores y también los defensas han podido ir ajustando distancias y posicionamiento para tratar de aprovechar ya en Málaga este factor del juego tan relevante en una categoría de plata de suma igualdad.

Tras ello, un grupo de futbolistas se ha dirigido al gimnasio, mientras el resto, divididos en varios equipos e incluyendo al técnico Míchel Sánchez, se han divertido practicando el fútbol-tenis en la divisoria de los dos campos del Pirámide.

La hora de la verdad se acerca para la SD Huesca. Porque a la escuadra oscense tan solo le resta por acometer un último entrenamiento, que tendrá lugar este jueves a las 9.30 en el estadio de El Alcoraz bajo el sello de puerta cerrada. Por la tarde, desplazamiento en avión hasta Málaga desde el aeropuerto Huesca-Pirineos y llegada en torno a las 19.45, con aterrizaje de vuelta tras el partido en La Rosaleda. La semana de trabajo para los aragoneseses se clausurará este sábado con entrenamiento en el Pirámide, teniendo jornada de descanso este domingo.

Etiquetas
Comentarios