Despliega el menú
SD Huesca
Suscríbete

La alegría está de vuelta para la SD Huesca

El primer entrenamiento tras la victoria con el Betis contó con más de 200 aficionados.

Rivera firma unos autógrafos a los muchos niños presentes en el entrenamiento.
Rivera firma unos autógrafos a los muchos niños presentes en el entrenamiento.
Rafael Gobantes

Enzo tiene cinco años, su hermano Adrían, tres, y su hermana Gabriela, uno. Los tres vestían la camiseta de la SD Huesca y entre ellos el mayor, además, lucía el número de su jugador favorito, el 19 de Chimy Ávila. Al igual que los Lample Sanagustín, fueron más de 200 los aficionados, muchos de ellos niños, que no se quisieron perder este domingo el entrenamiento de la SD Huesca en el IES Pirámide. Era la mañana del Día de Reyes y apenas unas horas antes su equipo había logrado superar al Betis con un 2-1 que supuso su primera victoria en Primera División en El Alcoraz. La ocasión para conocer a sus ídolos e insuflarles ánimo de cerca era inmejorable y, además, estos lo agradecieron firmando un sinfín de autógrafos en las fotos que el club regaló a los presentes.

Como si de cromos se tratasen, los jóvenes, y no tan jóvenes, fans fueron a la caza de las firmas tratando de conseguir la de cada uno en su tarjetón correspondiente. A Jorge, de ocho años, solo le faltaba la de Akapo para terminar su colección y la acabó atrapando.

"Melchor nos había dicho que iban a ganar y marcar dos goles", afirmaba Ana Sánchez, una de las aficionadas que había acudido junto a su hijo Dario. "En un día como hoy para los niños ver entrenar al Huesca es algo muy especial porque ellos siempre creen en el equipo", resaltó, añadiendo que "por supuesto que se va a lograr la salvación".

La ola de optimismo se hizo extensible a todos los presentes. "La temporada no estaba yendo muy bien, pero con la victoria todo se ve mucho mejor", reconoció Javier Ballarín, de 10 años, y que también considera que el conjunto azulgrana seguirá en Primera División aunque apunta que "será muy difícil".

Iñaki Larrea fue otro de los que no se quisieron perder la sesión de trabajo. Este hincha considera que al equipo "le falta gol y le sobra mala suerte". "La afición ha estado animando desde el primer día y junto al equipo", valoró. Adrián Alonso, de 14 años, era de la opinión de que "se podrían llevar más partidos ganados". Analizando la plantilla considera que "las alineaciones son perfectas con la defensa fuerte y el centro del campo y la delantera también". "Está faltando fortuna, pero también algo más de resistencia", apuntaba, y se aventuraba a pronosticar una futura racha positiva de "hasta cinco o seis partidos".

Sobre el césped, una de las buenas noticias del entrenamiento la dio Aguilera, de vuelta al trabajo con el equipo después de que se perdiese el final de año y de que no pudiese jugar contra el Betis. Quienes no estuvieron presentes junto al grupo fueron Musto y Gürler. El argentino tuvo que ser descartado el sábado a última hora debido a un proceso febril mientras que el turco continúa siendo baja.

Las sonrisas y el tono distendido fueron la tónica dominante revelando que el buen resultado sobre los andaluces ha quitado un peso de encima a la plantilla. Hubo muestras de cariño de unos con otros y en este sentido una de las más destacadas fue el abrazo que protagonizaron el técnico Francisco Rodríguez y el centrocampista Moi Gómez.

Jornada de puertas abiertas de la SD Huesca

Toca ahora comenzar a pensar en el próximo compromiso. Será el sábado a las 13.00 en Butarque frente al Leganés, un rival que se ha acercado a la zona de descenso tras tres empates consecutivos.

Antes, lo importante en el Pirámide, como resumió Marta Carilla, una de los aficionados, es que "la victoria contra el Betis ha supuesto una alegría para toda la ciudad".

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión