SD Huesca

Moi Gómez, veteranía desde la juventud

El centrocampista alicantino acumula 100 partidos en Primera, categoría que alumbrará este curso el debut del Huesca. Asume su responsabilidad como experto pese a sus 24 años y muestra total seguridad en que los azulgranas atarán la permanencia.

Moi Gómez conduciendo el balón durante un entrenamiento del Huesca en su concentración en Benasque.
Moi Gómez conduciendo el balón durante un entrenamiento del Huesca en su concentración en Benasque.
Rafael Gobantes

Pese a que cumplió 24 años el pasado mes de junio, el centrocampista Moi Gómez es un perfecto conocedor del escenario en el que debutará la Sociedad Deportiva Huesca: ese teatro futbolístico de alcance internacional que es la Primera División ha contado ya entre sus actores con el centrocampista alicantino. Hasta cien funciones han tenido al ex del Villarreal o Sporting de Gijón como uno de sus figurantes, interpretando papeles de todo tipo. Comenzó con un pequeño diálogo y portando un atuendo amarillo con solo 17 primaveras, pasando poco a poco a cobrar mayor relevancia en el club que le abrió el telón del profesionalismo. De ahí salió cedido por la productora villarrealense en dirección a los estudios del Getafe, aventura que fue el paso previo a fichar por el conjunto asturiano. Es el Sporting el origen de la etapa de Moi Gómez en el Huesca, ya que en el mercado invernal de este año se produjo la cesión del jugador. El director entonces de la obra azulgrana, Joan Francesc Ferrer ‘Rubi’, fue la llave que desbloqueó la cerradura de su incorporación. Lo había dirigido el curso anterior en Primera con los rojiblancos e insistió e insistió en su fichaje. Al final se terminó demostrando con elocuencia en el campo el porqué de tanto empecinamiento en el medio de Rojales. En la última fase del campeonato liguero que aupó al Huesca hacia la Primera División acaparó muchos focos, algo que pretende seguir haciendo Moi Gómez pese al salto de categoría. El salto del Huesca. Porque para él no es un hábitat desconocido.

Ha asumido este verano Moi Gómez que por su currículum, por ser centenario en el piso superior del fútbol español debe atribuirse más responsabilidad que otros futbolistas que van a estrenarse en Primera o cuyo paso ha sido hasta la fecha efímero.“Puede ser que sea uno de los jugadores con más partidos en Primera (el segundo exactamente tras los 111 de Luisinho) e intentaré aportar mi experiencia al equipo para ayudar. Eso es lo primordial”, ha explicado este martes en Benasque sobre sus intenciones para la temporada que se acerca a pasos agigantados.

Por ende, el cosquilleo de la emoción crece en el vestuario oscense, en donde Moi es uno de los que más interrogantes recibe por parte de los compañeros menos expertos. “Me preguntan cómo es la Primera y yo les digo que hay mucha calidad, que están los mejores jugadores del mundo, que va a ser muy difícil pero que somos un equipo de personas que se tratan muy bien y que lo vamos a conseguir seguro”, ha indicado.

“Tenemos un reto muy bonito. Lo que hicimos el año pasado ya lo fue; esta temporada va a ser muy difícil pero estamos con unas ganas y una ilusión que no las tienen otros equipos”, ha asegurado el centrocampista que este pasado sábado lució un nuevo dorsal en su camiseta: ha escogido el 6 después de haber lucido el 2 en las 17 apariciones que acumula con el Huesca.

Extramotivado se halla ante semejante desafío. “Por ilusión y por ganas no nos va a ganar nadie y vamos a darlo todo para lograr el objetivo de la permanencia”, ha certificado Moi Gómez, quien ha desvelado que “no fue fácil” prolongar su préstamo desde el Sporting por una campaña más.

En Benasque, al medio alicantino se le nota veloz y especialmente fino. De hecho, en la sesión de cuestas de este pasado jueves incluso superó a los velocistas de la plantilla y fue el primero en llegar en la última serie, la que corrieron todos juntos. “Es verdad que me he preparado bien. Antes de venir a la pretemporada intento estar otras tres semanas haciendo cosas mientras estoy de vacaciones y físicamente me encuentro muy bien”, ha confirmado. Y eso que “están siendo días muy duros. Por la mañana el Profe nos está metiendo mucha caña y por la tarde ya nos gusta más, que es con balón. Pero esto lo agradeceremos con el tiempo porque significará que estaremos muy bien”.

Se espera mucho en el Huesca de la aportación de Moi Gómez, cuyas características, por su calidad en el manejo de la pelota con ambas piernas, por su control o por su golpeo a balón parado, se ajustan más a la categoría reina. “Puede ser que por mi forma de jugar esté mejor en la Primera División. Hay más calidad y con el balón es más rápida”, ha reconocido este martes el futbolista, que ha hablado de lo que requiere de él el técnico Leo Franco: “Me pide que esa experiencia que tenga la aporte al grupo y de lo mejor de mí mismo por el equipo”. De momento no hay muchas pistas acerca del modelo de juego que propondrá el Huesca en la máxima instancia nacional. “Ya veremos conforme vayan viniendo los nuevos jugadores”, se ha limitado a reseñar Moi Gómez.

Sobre las sensaciones que le despiertan los nuevos fichajes, ha manifestado el alicantino que intentan “adaptarles al equipo. Los recibimos con los brazos abiertos. Los que vengan ahora son de los nuestros y vamos a intentar ser una piña como éramos la temporada pasada. Es lo más importante”.

La plantilla, ante las obras que se están llevando a cabo en El Alcoraz se muestra expectante y “con ganas de verlo ya y jugar. Que sea como la temporada pasada que estuvieron siempre a muerte con nosotros”.

Estadios a visitar con solera por parte del Huesca van a ser unos cuantos en el histórico ejercicio 2018-19. Bernabéu, Camp Nou, Mestalla, el Pizjuán…. Pero Moi Gómez tiene otro deseo por su pasado. “El campo más especial para mí es el estadio de la Cerámica, en Villarreal. Pasé muchos como futbolista, crecí ahí y le tengo un especial cariño”, ha señalado.

Etiquetas
Comentarios